Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se hundió la reforma a la salud y me quedé con las ganas de escuchar por parte de los grandes medios de comunicación, del tecnócrata Alejandro Gaviria y de los demás defensores del actual sistema de salud, un argumento sesudo, sustentado y distinto a: esta reforma es inviable, nefasta, polémica, controvertida. De lo que sí me hastié fue de escuchar sus contradicciones e incoherencias.

La primera de ellas: tachar de adoctrinados e ideologizados a quienes defienden la salud como un derecho. Según ellos, quien critica lo privado odia lo privado, pero quien crítica lo público y califica a la corrupción e ineficiencia como exclusivo de este sector no odia lo público. Llaman dogmáticos a los radicalizados en un sentido, y técnicos a los radicalizados y adoctrinados en el otro.

“La reforma no es necesaria porque el sistema funciona bien, tan bien que está catalogado como el quinto mejor del mundo”. No obstante, cuando les demostraron con cifras que el sistema estaba en una crisis sistémica y estructural, primero lo negaron, luego lo admitieron pero culparon al gobierno por no girar el dinero suficiente. Si estaba desfinanciado ¿cómo iba a ser el quinto mejor del mundo?

Siguiente: Argumentar que el sistema es la panacea porque la atención que le brindó al ex presidente Santos o a Alejandro Gaviria fue de lujo. Si vamos a calificar el servicio de salud por cómo atienden a los presidentes, ministros y demás figuras políticas, califiquemos entonces los salarios de los colombianos por lo que ganan los directivos de las 5 empresas más grandes del país, y concluyamos que son una maravilla.

Pero, por sobre todo, lamentable el papel que jugó la gran prensa. Y es que si bien al activista de izquierda le llaman activista, al activista de derecha y a favor del gran capital le llaman periodista.

No entiendo por qué, y aun cuando dicen estar del lado de la gente, se dedicaron a sabotearla y a calificarla de polémica y nefasta si, por lo menos desde la teoría, propendía por la salud como un derecho para la mayoría y no como un negocio para unos pocos. Ahora, si no creían que tanta dicha fuera cierta, perfecto, califíquenlas de mentirosas, de idealistas o utópicas, controviértalas en ese aspecto, exíjanles a sus ponentes que se las aterricen, que les demuestren su viabilidad. Conclusión, den el debate en el terreno que corresponde, en el terreno técnico.

Pero, a falta de argumentos y de un conocimiento profundo del sector, se dedicaron a malinterpretar, tergiversar y a sacar de contexto toda declaración. “Si no se cambia el sistema, las EPS chun, chun, chun, van a caer como dominós una tras otra”. El titular al día siguiente: “Petro dijo que pum pum, pum, que iba a bombardear el sistema y a quebrar a todas las EPS”. Y pese a que les explicaron más de mil veces lo mismo, se dedicaron a preguntar mil veces lo mismo. Una y otra vez les aclararon qué proponía el nuevo modelo, cómo se iba a financiar, que no lo iban a estatizar, que los recursos no los iban a manejar gobernadores y alcaldes sino que los iban a girar directamente a clínicas y hospitales… Ante ellos, desvelaron la inconveniencia de la integración vertical y demás falencias del actual sistema, les recordaron que iban más de 130 EPS quebradas y liquidadas, todas durante los anteriores gobiernos, que el resto estaban endeudadas, etc. etc.

Sin embargo y a los 5 segundos: ¿es cierto que van a estatizar la salud, que la plata la van a manejar gobernadores y alcaldes, que usted quiere acabar con el actual sistema porque está ideologizada y porque odia el sector privado y la libre empresa? Y, la pregunta más absurda que se puede plantear ante un panorama tan desolador: “ ¿por qué entonces acabar con un sistema que funciona?”
¿Funciona? En serio, o los periodistas de los grandes medios de este país son sordos, un “tanto” cortos de entendimiento o actúan con una mala fe tremenda. Un argumento a favor de su intelecto y que me permite decantarme por la segunda opción es que sólo les pasa con Petro. Ante los llamados de Duque a vacunarse so pena de aumentar el número de muertos, jamás vi a un gran medio titular: o nos vacunamos o Duque nos mata, a todos. Carlos F. Galán se bebió el agua de las represas.

Nadie dice que estén obligados a creerles. Controviertan las cifras, rebatan las acusaciones o las, que consideren, imprecisiones, pero prefirieron no hacerlo. Renunciaron al debate serio, los contradijeron, no respecto a lo consignado en el proyecto, los pusieron a responder, no por declaraciones propias, sino por las calumnias, chismes y rumores promovidos por sus opositores, a los que, sin vergüenza con la imparcialidad periodística, se sumaron. Se dedicaron al descrédito infundado y al ataque personal.

Jamás escuché a un periodista de un gran medio preguntar reforma en mano. “Señora ministra, en el artículo tal, parágrafo tal … dice que… ¿a qué se refiere con eso?” Eso sí, la cizaña no la expresaban en primera persona sino que la ponían en boca de terceros, e iba precedida por las muletillas cobardes: “¿ es cierto?”, “como dicen por ahí”, y “¿qué decirles a los que?” ¿Qué decirles a los que dicen que vamos a volver al seguro social? ¿Qué decirles a los que dicen que la plata la van a manejar gobernadores y alcaldes? ¿Es cierto, como dicen por ahí, que una vez se apruebe la reforma van a desconectar a los pacientes y a cerrar las clínicas?

Su desespero por proteger el negocio de las EPS -lo único que realmente les importó- ha sido tal que se la han pasado haciéndoles propaganda, y los llevó no sólo a repetir como loros: ningún sistema es perfecto, y no por eso hay que acabarlo, tenemos que construir sobre lo construido – ¿por qué no construyeron sobre lo construido en el seguro social? -, sino a ser indolentes y a despreciar la vida de los pacientes. Bien lo dijo Paloma Valencia “por dios, ¿qué son 100 mil tutelas – súplicas de vida, reclamos por operaciones vitales-, frente a 2 millones de atenciones – turnos expedidos- diarias?”

Deberían enviarla ya a Palestina en representación del gobierno Israelí. “Por dios, ¿qué son 30 mil civiles masacrados frente a los casi 5 millones que aún continúan vivos, el sistema militar no es infalible, ningún sistema lo es, los radares fallan”. “Destruyamos sobre lo destruido”. O contratarla para aplacar los ánimos durante una protesta en contra de la violencia contra la mujer, “por dios, ¿ qué son 600 feminicidios anuales frente a las 26 millones de mujeres a las que sus parejas aún no han matado, que siguen vivitas y coleando?

Se cansaron de esgrimir incoherencias, un sencillo ejemplo: ¿o estaban quebradas, o Petro las intervino de puro rabón, como retaliación por no haber sido aprobada la reforma, y pese a estar divinamente?, pero las dos cosas al tiempo no se puede. Ahora, ¿qué pensaba hacer si, una vez quebradas, le aprobaban la reforma? ¿Des quebrarlas? De raro nada, según sus contradictores para ese man no hay nada imposible. Lo odian pero el poder que le atribuyen es inmenso. Si, según ellos, fue capaz de quebrar en cuestión de días o de horas 2 empresas que manejaban recursos billonarios y de incluir en sus balances contables, y de forma retroactiva, deudas, déficit de reservas técnicas, desvío de recursos, y malos manejos… ese vergajo es capaz de lo que sea.

Pero, por sobre todo, me quedé con las ganas de escuchar a Vicky Dávila encarar a la ex ministra, pero no desde el chisme, el descalificativo, la pregunta malintencionada, el titular escandaloso y el irrespeto, llamándola Tarzana, Lagarta, Peluda, Archibalda, como acostumbra; sino debatiendo con altura intelectual, contrargumentando, desbaratando desde la lógica, la estadística, y la ciencia cada una de sus tesis. “vea, señora ministra, yo sí creo que la salud debe ser un negocio por esto y por aquello”.

Pero reconozco que era mucho pedir. Su único reclamo y el de muchos otros periodistas fue: sigamos bajo el mismo modelo y dejen funcionar a las EPS que “funcionan”, con este último término se referían a las que aún no han quebrado. ¡Por dios!, como diría la senadora Valencia ¿qué razonamiento tan ilógico? Es como si ante un juego en el que, por brusco y violento, de 150 niños que empezaron jugándolo solamente quedan 20, los otros 130 salieron porque terminaron descalabrados -, el reclamo no sea:  ¡paren!, ¡detengan ya ese maldito juego!, sino: permitan a los 20 niños que aún no se han descalabrado seguir jugando.

(Visited 753 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jorge Amado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Economía

    El da Vinci de los negocios

    Si lo más importante en el mundo de los grandes negocios es el talento, el mérito y la experiencia,(...)

  • Mundo

    Galán sí sabe gobernar

    No puedo dejar pasar este tema del agua sin preguntarme: ¿y si hubiera sido Petro el que como alcalde(...)

  • Sin categoría

    Reforma a la salud

    Se hundió la reforma a la salud y me quedé con las ganas de escuchar por parte de los(...)

  • Opinión

    “Nayib Bukele sí tiene huevos”

    Si un político aspira a ser endiosado por “su pueblo”, y por más de medio mundo, todo lo que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Chile se ha convertido uno de los principales países en el(...)

2

No merecemos esta suerte. Un pueblo como el de la costa(...)

3

Cuando despedimos a personalidades que de una forma u otra han(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El problema de su planteamiento, es que usted pretende descalificar a quienes no quieren la reforma de Petro, exigiendo que se refieran concretamente a lo malo de ella. Y asi no funciona la cosa. El actual sistema de salud, si tiene un bondad innegable: Cobertura universal, al menos en teoria, toda persona independiente de su condicion social o economica, puede acceder al sistema. De hecho, precisamente ahi surge el problema, un sistema que pretende cubrir todo a todo el mundo es inviable financieramente. Cualquiera cree que es su derecho exigir que le den hasta elementos de aseo y limpieza intima, que le den la alimentacion especial que requiere alguien en su casa, que lo operen en Suiza o Houston con recursos del estado. Un estado que pretende ser demasiado garantista, es la causa del problema. Seguro que hay corrupcion de algunos agentes, pero es mas que el estado retarda los pagos a las EPS e IPS, como forma de presionarlos. En realidad , el problema es muy sencillo. NO HAY PLATA. El pais no puede pagar salud de calidad para todos , con nuestra productividad actual, somos 50 millones de personas y el PIB no da para tanto. Y el presidente y su cohorte de secuaces quieren cooptar el sistema para convertirlo en otra fuente de financiaacion de su clientelismo.

  2. Todo el mundo reconoce que el sistema no estaba bien y se estaba desplomado poco a poco. Pero el odio por el presidente les pudo más y se inventaron mil argumentos mentirosos contra la reforma para tumbarla.

  3. verdad453355

    Y exactamente que quizo probar o demostrar al escribir este panfleto?, si tiene un poquito de auto-crítica y humildad, se dará cuenta que cayó exactamente en lo mismo que está criticando.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar