Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Desde hace rato quería escribir una entrada analizando el por qué los taxistas son tan poco educados con sus pasajeros, y buscando proponer una solución.

Empecemos por tratar de entender por qué hemos llegado a esta batalla campal entre taxistas y pasajeros: somos egoístas. Creo que la causa de todos nuestros males como sociedad colombiana es el egoísmo. Todo sería más fácil si hiciéramos el ejercicio mental de ponernos en el lugar del otro: los taxistas viven mamados y peleando con el tráfico tan agresivo que hay en Bogotá. Cualquiera termina con ganas de agarrar a bate al que se le cruce. Si como pasajeros, peatones, o conductores de particular o público nos pusiéramos en el lugar del otro, seríamos una mejor sociedad en las vías.

Y claro, los taxistas también deben ponerse en el lugar de sus pasajeros. Si soy taxista es porque estoy dispuesto a ofrecer un servicio y para ello debo tratar de ser el mejor: ser amable, llevar vueltas (no todos me van a pagar con moneditas), ir a donde mis pasajeros necesiten, parar, esperar, etc. De eso se trata el oficio de ser taxista. Si me va a dar mal genio cada vez que tengo que dar vueltas de un billete de 20 mil, o cada vez que me toca meterme en un trancón, creo que mejor me cambio de gremio. Es como si un profesor alegara con el rector cada vez que le toca hacer exámenes a los alumnos: “¿calificar exámenes? Nooooo, yo a eso no le jalo”. ¿Se imaginan a un bombero diciendo “ah no. Yo no apago incendios más arriba del piso 3. Yo por allá tan alto no voy”? Entonces, señores taxistas, sean consecuentes y acepten los pormenores de su trabajo. Todos los trabajos requieren sacrificio. Yo creo que al Papa le dará mamera madrugar todos los días, pero no se pone a alegar por eso, ni enciende a crucifijo al que se le cruce por el camino.

Fuente: mundoaftermarket.com

Fuente: mundoaftermarket.com

Ahora, ¿por qué los taxistas siguen siendo tan desconsiderados y no les importa? Porque nunca les falta el trabajo. Si un pasajero “no les sirve” porque va lejos y les da mamera, en la siguiente esquina consiguen otro. Y si llueve, pues más trabajo les sale, y más en una ciudad como Bogotá donde parece que tenemos nube propia. No importa que algunos nos indignemos y prefiramos no subirnos a un taxi cuando desde el carro nos hacen señas de “voy para allá, si le sirve lo llevo”. Siempre habrá alguien muy necesitado, que no se pueda dar el lujo de decirle a un taxista que no. Es que, en serio, hay días en que uno se sube a un taxi y siente que desde los cielos llega una luz y suena “AAAALELUYAAA”. Termina uno sintiendo que de verdad le están haciendo un favor.

Donde uno de empleado le diga al jefe que no hace un trabajo lo van echando, simple. A un taxista no lo echan. Tiene que pasar algo extraordinario, como que dos abogados lo graben en un video siendo guache o agrediendo a mamás con niños en brazos y que lo compartan en El Tiempo, Semana o El Espectador. De lo contrario, no pasa un carajo. Estos señores taxistas están afiliados a tres o cuatro empresas. Tienen 2 radioteléfonos y ahora celular con cualquier App. ¿Que don Uldarico me sanciona? ¿qué importa?, alguien me sacará la mano en la calle, cargado de paquetes decembrinos. O por Tappsi algún servicio me sale. No hay pierde. No importa cuántos esfuerzos hagan los amigos de Tappsi, aunque sancionen ejemplarmente al taxista, igual tiene mil maneras más de conseguir carreras.

Algo que definitivamente falta es una capacitación por parte de las empresas de taxis. Sean de Uldarico o de otro. Yo creo que en Bogotá para ser taxista solo se necesita plata para el carro y para el cupo, pero la plata no es educación. Que aprendan a usar una direccional, que sepan que los PARE significan “pare”. Que entiendan que el de adelante no necesariamente lleva el mismo afán que ellos.


Hablando varios en la casa de mi amigo Juan David, comentábamos que sería bueno “marcar” a los taxistas. Que uno desde lejos sepa si es bueno o malo y así saber si se sube uno no mejor lo deja pasar.  En una App es fácil, porque si está sancionado, no le dan trabajo. Así como uno sabe si un hotel o un restaurante son buenos gracias a tripadvisor.com. Pero en la calle con los taxistas, ¿cómo hace uno? Debe haber un mecanismo directo y rápido para saber si alguien es buen o mal taxista. Hace un tiempo propuse en mi blog personal que usáramos calcomanías con caritas felices y tristes. Entonces… si veo un taxi con carita triste no me le subo. El lío es que debe ser un mecanismo que no sea fácil de quitar, pero tampoco imposible (no se trata de hacerle el daño al taxista).

En la charla surgieron algunas ideas, como usar espuma de esta que usan cada vez que la Selección gana un partido. Le echa uno al taxi que cobró de más o se negó a llevarnos. Para quitar la espuma les toca bajarse a lavar. También pensamos en las pistolas de paintball, pero claramente estas pueden ser peligrosas así que se desechó.

Pues, señores, ayer vi en Facebook una discusión sobre el tema, donde mi amiga Darling hablaba de una agresión de la que fue víctima y, en un comentario, Juan Carlos Pachón propuso algo que me pareció muy bueno: Pararnos en los semáforos con un cartel que diga algo como “SEÑOR TAXISTA: GRACIAS POR LLEVARNOS SEGUROS A CASA – GRACIAS POR SER AMABLE – GRACIAS POR ESTAR 10 HORAS SENTADO EN EL TRANCÓN – GRACIAS POR LLEVAR VUELTAS” y luego pegarles una calcomanía con una carita feliz o algo así.

La idea aún está en elaboración, pero sería bonito que muchos nos juntemos y enviemos este mensaje positivo. En vez de pelear con los taxistas a los que no les gusta trabajar, les agradecemos a los que son amables y tienen un gran sentido del servicio. Sería bonito que todos nos sensibilicemos frente al problema y entre todos busquemos una solución: taxistas y pasajeros. ¿No creen?


Les dejo esta entrada de Nestor Saenz, que me pareció un buen análisis sobre el tema. “¿Qué hacemos con los taxistas?”

Entradas anteriores: “Denunciar taxistas: la Secretaría de Movilidad nos da contentillo“, “Le pasó a un amigo: La cocinera“, “Le pasó a un amigo: Un día Juliana llegó



También estoy en Estoy en Facebook, Linkedin e Instagram. Les recomiendo darle like a “Colombian English”.

Aquí empezaron los Marmotazos y acá encuentran los Premios Twitter Colombia.

(Visited 1.502 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy un consultor apasionado por el Social Media y los contenidos digitales. Trabajo mejorando la Reputación Digital de marcas y personas. Conferencista y profesor universitario. Director de los Premios TW, a lo mejor de las Redes Sociales en Colombia, emprendedor en los ratos ocupados, melómano y escritor en los ratos libres. Bogotano por nacimiento, ingeniero de sistemas por educación (Universidad Nacional) y tuitero por gusto.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Me quedé tres noches seguidas donde mi novia. Cuando regresé a(...)

2

"Hace seis años celebré la boda con la mujer de mis(...)

3

La oscura excentricidad del director de El Joven Manos de Tijera(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No solo los taxistas, los conductores, en general, de Bogotá se han vuelto terribles personas. Si de pronto un peatón está cruzando una calle y tiene la desgracia de que el semáforo cambió justo a verde mientras iba por la mitad de la cebra, tiene que correr porque a nadie le importa: le van tirando el carro encima. Los ciclistas se creen por encima del bien y del mal y eso incluye a los bicitaxistas: no paran en los semáforos, no respetan las contravías ni los puentes, todos debemos abrirles campo y alzar las manos para que pasen los reyes en dos ruedas y ni hablar de los motociclistas que todos se creen Evel knievel, haciendo maromas y metiéndose por todos los corredorcitos.

    Aunque no me hagan empezar con los policías o los conductores de ambulancia, o debería decir “servicio express para ejecutivos”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar