Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El 1o de mayo es el cumpleaños de mi abuelita, nacida por allá en 1913. Hoy habría cumplido 102 años y dejó una familia unida, hermosa y llena de amor. Hoy, como un pequeño homenaje para ella y para mi familia amada, les comparto un poquito de lo que es para mí este combo, tan parecido a muchos otros en Colombia y quizás alrededor del mundo.

Les voy a contar un poquito de mi familia. Pero no es porque mi familia sea diferente a todas sino todo lo contrario; es probable que más de uno diga “mi familia es igual”. Ojalá porque si no, qué oso.

En toda familia, sobretodo si los abuelos tuvieron muchos hijos, hay un hijo favorito. Aquel que se lleva las mejores porciones en los almuerzos, ese que aparece media hora después de acabado el asado con un pedazo de carne jugosito y la mazorca más tierna. Obvio, la abuela lo estuvo guardando con mucho amor “por si mijito queda con hambre“.

En toda familia está el tío alegre. No hay fiesta en que no le pidan que cante “esa que me hace llorar” y, aunque no quiera, termina con guitarra en mano dándonos gusto a todos. Es el que canta siempre el “japiberdi” a todo pulmón, y sabe que no se puede negar, tenga gripa, depresión o se haya machucado un dedo, a tocar guitarra se dijo. También está aquel otro que nunca aprendió a tocar guitarra pero es “graciosísimo” y se hace una fonomímica digna de “Yo me llamo” y canta “To be with you” con la lágrima en el ojo. Conmovedor.

Mi abue con mi sobri horrorosa

Mi abue con mi sobri horrorosa

Ahora… si no tienen tía loca no están en nada. Claro… uno no le dice a la tía que está loca, a menos que ella misma lo diga. En el caso de mi familia fue gracias a una sobrinita que la presentó así en un almacén: “Ella es mi tía loca” dijo como si nada. Obvio, mi tía tuvo la reacción que se temía: luego de unos segundos de silencio incómodo se atacó de la risa. Aún hoy, después de varios años, nos sigue contando la historia. Para más señas, la tía loca es esa que nos cambia los nombres a todos. “Oiga Fab… Miguelit… Dan….” y ahí sigue patinando hasta que le digo “Omar Darío, tía. Omar Darío“. Un día me dijo “Catalina”. Quiero creer que fue porque extrañaba a mi prima que vivía en París.

Pero donde uno se da cuenta, de verdad de verdad, de la familia que tiene… es en los velorios. En los velorios es cuando uno se encuentra a a esos primos lejaaaaanos lejanos, de saludar cada 5 años. Los recuerda uno gateando en pañales, hasta que aparecen encorbatados, con barba y diciendo “primo, le presento a mi esposa y a mi hija”. ¡Carajo, cómo les rinde!

O está uno tranquilo conversando cuando escucha “¡¡Omar Darío!! ¡Venga! Le presento a la señora Zoraida… Mire doña Zoraida, él es Omar Darío, sí, el menor de Berta.” Y ella responde “Aaaay sí, igualitico al papá, véalo, tan buen mozo que está” (sí, me dicen eso, aunque no lo crean. Debe ser cortesía de señora-amiga-de-mi-mamá), “yo a usté lo alzaba cuando era bebé, yo lo vi empeloto“, como si fuera la gran anécdota para incluir en la biografía. ¿Y ahí uno que dice? Esa todavía no la he superado. He optado por reírme mientras saco el celular y contesto una llamada falsa.

Fuente: http://weheartit.com/

Fuente: http://weheartit.com/

La última vez me dijeron “¡Quiubo Ivancito! ¿Cómo va todo?”. Sólo se me ocurrió responder como lo haría Iván, mi primo: “Bieeeen Marthica, muchas gracias. Ahí los niños creciendo, mi mujer de viaje, sí señora. Qué manera de trabajar, ¿no?“. Esta es la hora en que no sé si Marthica se comió el cuento o pensó que le estaba mamando gallo, pero todavía no me dirige la palabra. Eso sí, Iván puede estar tranquilo porque dije que nuestros hijos son una pilera en el colegio. Sobretodo Juli, la mayorcita. Hijos míos tenían que ser.

Aquí entre nos, mi familia era la dueña del pueblo (todos venimos de una familia que fue dueña de algún pueblo). Uno va de visita a la tierrita de los ancestros y empiezan las historias: “Venga, ¿si ve esa montaña? Hasta allá era la finca de su tía Elbita. Y mire hacia el norte… alláaaaa donde ve esa casa al fonnnnndo, todo eso era de su mamá. Aquí en la plaza central, frente a la alcaldía, esa casa era de su abuelita, y la de al lado era de la tía Berenice. ¿Ese conjunto residencial? Todo eso era de su tía Lucy”.

Queda uno sano pensando qué pasó con toda esa plata, propiedades, terreno y demás. Y no me pregunten porque me les deprimo y qué jartera un marmotazo con lágrima. En algún lugar intergeneracional todo eso desaparecíó. Igual, cuando pienso en eso me digo “pues al cabo que ni quería, ¡y qué!”.

Yo amo mi familia. Creo que es la bendición más grande que tengo en la vida. Amo los chocolates calientes cada sábado en la casa de mi abuelita, alma bendita. Amo los chistes pendejos de mi tío, (son peores que los míos). Amo las tertulias, historias, risas, compradas comunitarias del baloto, cumpleaños cantados por mi tío, bailadas de mi sobrinita horrorosa. Amo a mis primos exportados y reimportados, amo a los que siguen aquí. Gracias a (o por culpa de) mi familia soy lo que soy, y no salí tan mal.

Y lo mejor de todo esto es que la que se enamore de mí, no lo hará por mis millones. Ja.


Mi abuelita era el centro de mi familia, era la excusa que teníamos para vernos cada sábado en su casa a tomar chocolatico, y de paso vernos y reírnos todos un rato. De esas reuniones vienen muchos de mis temas para blog, gracias a Fabri, Luisi, Adriana… todos. Lo bonito de todo es que hoy, aunque mi abue ya no esté con nosotros, mi familia se sigue reuniendo cada ocho días en esa casa que nos vio crecer, en donde pasé mi infancia y jugué con carritos por toda la sala, junto al parque donde hice mis primeros goles de barrio, donde aprendí a jugar escondidas, donde tuve que aprender a jugar “al papá y a la mamá” con mis primas, donde me organizaba para hacer tareas luego de llegar al colegio con Dianita. Allá siguen la tienda de la esquina, sigue el chocolate de cada sábado, sigue el queso que trae mi tío Julito, siguen los chistes pendejos de Miguel, las carcajadas de Cata, donde ahora corren los hijos de Patty, Iván, Diana… donde Ana María ya es toda una señorita, pila y hermosa… donde mis padrinos siguen recibiéndonos… en fin. No se alcanzan a imaginar el amor que siento por mi familia, sobretodo en estos momentos que ando al otro lado del mundo y donde se puede extrañar y ver todo eso a la distancia. Solo nos faltan mis primos “gringos”: mis compadres y mi ahijado, mi primo Daniel que está abriéndose camino por allá solo. Y obvio, mi abue y mi hermanito. Este carretazo final es solo para expresarles a todos ellos mi amor, admiración y sobretodo agradecimiento. Si los nombro a todos no acabo, pero ellos saben quiénes son y espero que estén sonriendo un poquito cuando lean esto. Los amo, los amo con todo el corazón.


Varios me han pedido una tercera parte de La Tenista. Prometo escribirla. Gracias a todos por sus comentarios, por leer, por estar acá cada semana. Mientras tanto, ahora que ando de viaje, publico otras cositas. Abrazo para todos y cada uno.


Entradas anteriores: “Sal con alguien valiente“, “Le pasó a un amigo: La tenista“, “Si a Bogotá no hubiera llegado Petro“.


También estoy en Facebook, Linkedin e Instagram.

Aquí empezaron los Marmotazos y acá encuentran Colombian English.

(Visited 682 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy un consultor apasionado por el Social Media y los contenidos digitales. Trabajo mejorando la Reputación Digital de marcas y personas. Conferencista y profesor universitario. Director de los Premios TW, a lo mejor de las Redes Sociales en Colombia, emprendedor en los ratos ocupados, melómano y escritor en los ratos libres. Bogotano por nacimiento, ingeniero de sistemas por educación (Universidad Nacional) y tuitero por gusto.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A propósito de los noventa años del pintor antioqueño, su relación(...)

2

Por: Claudia Milena González Bernal Perdí a un bebé hace unos(...)

3

Los proyectos ambientales en las organizaciones son una prioridad para la(...)

20 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. sonoserenereverissima

    Felicitaciones por tener una bonita familia, la mía, aunque es bonita, es pequeña (muy pequeña) y no tan cercana…. en esta ciudad sólo somos 4…. y yo soy la única que es familiar biológica de todos … qué chévere me parece tener una familia grande.

  2. raulfranco0720

    muy muy muy bueno, no es que tenga una familia asi de igual pero si parecida creo que todas las familias colombianas tienen su parecido. y vuelvo y lo digo muy bueno muy bueno

  3. Que recuerdos tan gratos se me vienen a la mente leyendo este marmotazo, sobre todo la parte de la familia que antes era dueña del pueblo me senti muy familiarizado jajajaja, ojalá usted sacara un libro (de lo que sea) de seguro lo leería, como siempre que buen relato!

  4. dianaacosta0523

    Mi familia es hermosa… pero hay dos bandos, uno que peleo la sucesión de la abuela y el otro que defendió los bienes de todos… hay un tío medio “turbio”, una tía “demasiado alegre”, la tía monja, las tías que viven en las extranjas, los justos y los no tan justos, los primos estrato 20, la tía chicanera… pero al fin y al cabo familia… nacimos con ellos y aprendimos de ellos y gracias a Dios están en nuestras vidas.

    Gracias por tomarte el tiempo de compartir tu vida con nosotros.

  5. viviana498802

    No podía irme a dormir sin leer tu historia de la semana. Lo más importante en la vida… La familia… Y que bonito como recuerdas a tu abuela. Yo recuerdo a mi abuelo como mi inspiración y ejemplo a seguir.
    Me encanta lo que sea que escribas! Es muy chevere leerlo.
    Éxitos! Un abrazo.
    Pdta: si eso es mientras tanto porque andas de viaje, ya imagino cuando regreses 🙂

  6. Que bonita familia, me transporté a la mía, bien numerosa por cierto 11 hijos, otro tanto de tios y los primos se me perdió la cuenta pero lo más bonito son esas reuniones donde nos podemos reunir la mayoría porque la verdad es muy dificil reunirlos a todos y tiene toda la razón siempre está el tío chistoso, la tía loca, la tía llorona (esa soy yo), el amargado, el borrachito, el sabelotodo, la chismosa, en fin en mi familia hay de todo pero lo más importante AMOR y mucha SOLIDARIDAD, cuando alguno tiene un problema lo solucionamos entre todos, que viva la FAMILIA

  7. loemgrigomez0731

    Que delicia es presentar a la familia, así, sin tapujos, incluso con la pena que da la tía loca (ella tendrá su propia versión de la familia), lo mejor en contar con ella , ya que serán ellos LA FAMILIA, los que, si te falta, te darán un plato de comida. Uno cree que la familia propia es la única con ciertas singularidades, pero vea, con algunas diferencias pero en el fondo el mismo sentimiento. Un saludo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar