Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Juan Camilo FPor: Juan Camilo Parra

Hace mucho se trascendió el debate entre izquierda y derecha y más aún, el debate sectario que no permite un diálogo entre estos dos. El actual debate es entre la república y el populismo, como lo ha expresado mi colega guatemalteca Gloria Álvarez, con quien a pesar de que sostengo algunas diferencias concuerdo en que los populismos buscan cambiar las instituciones políticas a su favor y el de los líderes corruptos, elegidos, incluso, democráticamente; así, los populismos son una de las mayores amenazas que tienen los sistemas democráticos. Asimismo, la politóloga considera que los populismos, ligados al caudillismo, juegan con las pasiones y se aprovechan con la miseria y la necesidad de la gente, finalmente prometiendo lo imposible e imponiendo una dictadura.

Colombia no es la excepción y este es una gran amenaza, no solo para la cultura política misma sino para el cuidado de los recursos públicos. Hay campañas que significan un concierto para delinquir y terminarán siendo, de conquistar el poder, una malversación de los recursos públicos. Los populismos generan esperanza en las sociedades en cuanto un caudillo será la salvación de todas las problemáticas, pues es la encarnación de un mesías, que no importa si es de izquierda o de derecha, pues en últimas, significa dejar atrás la ideología o instrumentalizar en favor del populismo.

El populismo subsidiador genera ciudadanos y empresas dependientes del Estado, en vez de constituir las condiciones de competencia necesarias para que estos desarrollen sus capacidades al máximo, lo cual redunda en mayor equidad. Al fin y al cabo, el populismo socava la dignidad misma de los ciudadanos que hace que estos dependan del Estado para realizarse, es una transacción muy básica, el ciudadano entrega su racionalidad y sus votos para instaurar autoritarismos demagógicos y subsidiarios. En una sociedad en la cual se quiere todo gratis el resultado será la insostenibilidad de la economía, pues nada es gratis, simplemente el Estado asume el costo de una responsabilidad que no le corresponde.

Mi invitación es muy clara, no podemos permitir que el populismo coopte las instituciones políticas regionales y que a partir de estas se catapulte a las instancias nacionales. Colombia necesita debates de altura y racionales, no demagógicos y emocionales. Nuestro país puede desmontar y alejar el populismo a partir del debate crítico y racional, alejado de los grandes demagogos que buscan incautos con amplias necesidades en orden de acrecentarlas y constituirlas como la fuente de su poder. El populismo es y será de los más grandes peligros de cualquier democracia.

 

Twitter: @PJuancamilo

(Visited 2.809 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El actual debate sobre los manuales de convivencia en los colegios(...)

2

En un mundo donde las realidades difíciles a menudo quedan invisibles,(...)

3

Es común escuchar que en los sectores más acomodados de la(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En el caso de la izmierda bogotana el populismo es el mismo ASISTENCIALISMO que humilla al pueblito porque lo obliga a no usar sus capacidades para empoderarse. Mejor dicho: es un Petro que se burla del pueblito para mantenerlo “bajo su manto protector”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar