Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Juan David TorresPor: Juan David Torres

El viejo adagio reza que los extremos terminan juntándose. En efecto, si algo une a la derecha y a la izquierda es que ambas reclaman representar a la gente buena del país. “Los colombianos de bien” y “la gente decente” son frases presentes en muchos de los discursos de los dirigentes de ambos extremos del espectro político (ver acá y acá). Ante esta paradoja, más allá del limbo moral en el que nos encontramos quienes no profesamos ningún credo político, urge reflexionar detenidamente sobre la tendencia de los dirigentesy sus seguidoresa autoproclamarse como poseedores de toda bondad y las implicaciones de este maniqueísmo para la democracia.

Creer que el mundo se divide entre buenos y malos y, peor aún, creer que se pertenece, por seguir ciertas ideas o líderes, al primer bando, además de ser un ejercicio de vil pedantería reduce los incentivos a vivir en democracia. Válgase aclarar que la vida en democracia no solo supone el ir a votar cada cuatro años, sino que requiere de una constante disposición frente a la deliberación con ánimos de, no tanto imponer las ideas, sino de intentar alcanzar consensos. Ahora bien, ¿qué discusión querrá llevar a cabo alguien que cree que su interlocutor es una mala persona? El maniqueísmo político supone adoptar una posición en la que unos se proclaman virtuosos y, por ende, superiores a los demás por el simple hecho de seguir unas u otras ideas y líderes.

En este sentido, lo máximo que se puede esperar -en términos deliberativos- de alguno de estos “poseedores” de la bondad es que intente hacer caer en cuenta a su oponente de su maldad y su indecencia mediante el uso de la falacia, la calumnia y el insulto. De esta manera, lo llamará “neoliberal”, “oligarca”, “comunista”, “guerrerista”, “enmermelado”, “terrorista”, entre otros eufemismos de la maldad, hasta el punto en el que solo bastará con mencionar la militancia del contrincante en uno u otro partido para reflejarla. Así, la modorra democrática nos aboca a las semillas del totalitarismo.

Ahora bien, a medida que se impone la desidia ante la deliberación democrática no sorprende que se reduzca la calidad tanto de la política como de los políticos. Esto se hace patente en los medios de comunicación. Lo que vende no es la búsqueda de consensos sino el sentar a los representantes de ambos extremos para que se lancen todo tipo de dardos cargados de inquina. De esta manera, los ciudadanos nos fijamos más en qué le espetó el uno al otro que en lo que se concluyó. De hecho, lo más común es que no se concluya nada y que en la intervención final de cada interlocutor este resuma por qué es poseedor de la bondad y por qué el resto no. Es el circo de la democracia ante los micrófonos, una oda a la mediocridad.

Así, la calidad de la deliberación se deteriora hasta el punto de extinguirse. No se exige rigurosidad ni argumentación; lo único que importa es demostrar que se es superior. Esto es bastante rentable para los políticos, a quienes les basta con polarizarartificialmentecada vez más a la sociedad para aferrarse al poder. Cada quien seguirá creyendo que se encuentra del lado correcto de la historia sin percatarse de que esta es la peor manera de escribir -o no escribir, pues nada cambia- la historia.

Es muy fácil dividir al mundo entre buenos y malos. Si queremos vivir en democracia debemos entender que la virtud no está en seguir a cierto líder o conjunto de ideas a imponer, cual torneo electoral, sino en nuestra capacidad de alcanzar consensos mediante la deliberación, el respeto y la empatía.

Twitter:@TorresJD96

 

(Visited 377 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Houston, tenemos un problema

    Por: Jorge Iván Cárdenas La frase célebre que se popularizó por el accidentado viaje del Apolo 13 no es(...)

  • Opinión

    Manos que construyen paz

    Por: Carla Fernández Abril A la par de que Álvaro Uribe y sus amigos quieren destrozar lo poco que(...)

  • Opinión

    La inversión como motor de desarrollo nacional

    Por: Erasmo Zuleta Bechara En las décadas de los años 80 y 90 el mundo entero se sorprendió por(...)

  • Entretenimiento

    Víctor Quintero presenta ‘Hola’

    Por: Daniela Niño Víctor Alejandro Quintero, más conocido en la industria como Víctor Quintero, es una joven promesa musical, quien se ha abierto camino desde los 15 años y ha logrado posicionarse en el género urbano, logrando las 200 mil reproducciones en YouTube y los 3,055 oyentes mensuales en Spotify. A pesar de haber nacido en Valledupar y de criarse entre el sabor Vallenato, Víctor sintió una gran atracción por el género urbano. Con tan solo 12 años, dejó su tierra natal y se radicó en Cúcuta donde tuvo la fortuna de tomar clases de música, estuvo en la conocida banda de guerra donde interpretaba el redoblante y confirmó que su vocación era y será la música. A sus 15 años tomó la decisión de emprender un camino profesional en este mundo. Pero, la industria siempre es difícil y para un adolescente el apoyo es muy poco. “Escribí mis primeras canciones, mi mejor amigo las escuchó y le parecieron brutales, él me motivo. Un día me senté y dije: ‘tomo la decisión ya o nunca’ y desde ahí empezó todo”. Su familia lo apoyó y siempre lo motivaron a que tuviera un plan 'b' e hiciera una carrera universitaria. Es por ello que fue estudiante fallido de Arquitectura y hoy en día está estudiando Administración Financiera. La tarea fue larga, el tocar puertas y conseguir el apoyo de las discográficas le duró varios días, lo veían como un joven inexperto, como un niño que tomaba la música como un hobby y no como algo serio. “Un día conecté con 24Hstudios, ellos me brindaron la oportunidad, empecé a trabajar y a sacar mi música adelante.” Junto a este estudio de producción musical, Víctor lanzó su primer álbum llamado The Lab. “En un principio la idea era hacer un EP, pero me inspiré mucho y saqué 9 canciones, todas valían la pena así que decidimos lanzar el álbum”. Al ser su primer trabajo, Víctor reconoce que es un esfuerzo de todos los días, que la disciplina es la clave para abrirse espacio en este mundo. De este trabajo discográfico se desprenden temas como Driver, Motel y Sígueme. Luego de presentarse al mundo, decide lanzar una nueva canción llamada Hola, que se caracteriza por fusionar elementos sonoros de los inicios del reggaetón junto con beats característicos de la nueva ola del género urbano. Fue escrita por Víctor y producida por Bulla Beatz y Willside en la ciudad de Cúcuta. Hola nació luego de que conocí a una mujer una noche y solamente bailé con ella. Yo creo que a todo el mundo le ha pasado que van a una fiesta y conocen a alguien, como lo que llaman vulgarmente 'ir de cacería'.”  La mitad del videoclip fue grabado al aire libre, antes de empezar el confinamiento, y la otra mitad en cuarentena, con la intención de transmitir a las personas la energía de ‘Hola’ y siempre llevar un gran mensaje a quien lo escucha. Finalizando nuestro encuentro, Víctor envía un mensaje a quienes tienen el sueño de ser músicos. "Todo es de trabajo, de disciplina y estar claros que, aunque no haya muchas ayudas, las cosas se pueden lograr. Las ganas que tú tienes al cumplir tus sueños solamente son tuyas".

    Si quieres conocer más de esta entrevista visita mi Instagram @ninodaniela

    Te invito a revivir la Entrevista Completa con Kevvo

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Indignadísimos - Palabras Mass | Blogs El Tiempo

    […] y en la democracia deliberativa. No hay debate, solo gritos de un lado a otro. Se afincan el maniqueísmo -“los buenos somos nosotros”- y las generalizaciones triviales -“la corrupción es el […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar