Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Laura MedinaPor: Laura Medina

“La droga es el infierno en la tierra”, exclama un adicto mientras contaba lo que se vivía en la olla conocida como “La Fortaleza” en pleno corazón de Bogotá.

El tema de las drogas, es uno de los más álgidos, polémicos y polarizadores en la actualidad. El narcotráfico ha sido uno de los grandes dolores de nuestro país y en eso creo que la mayoría de los colombianos estamos de acuerdo. La droga ha sido la verdadera gasolina de una guerra que vivimos durante más de 60 años y que lastimosamente seguimos viviendo. Para entender lo que ocurre en las ciudades, debemos entender lo que ocurre en las zonas rurales de nuestro país.

Actualmente, en el territorio nacional, tenemos más de 200.000 hectáreas de coca sembradas, una herencia del gobierno de Juan Manuel Santos,  quien decidió suspender la aspersión aérea de cultivos con glifosato en el marco de los diálogos de paz en La Habana.

El actual ministro de defensa, Guillermo Botero, afirmó que en lo que va corrido del año, se han erradicado 37.000 hectáreas manualmente, con un grupo de 7.680 hombres que pertenecen a la Fuerza Pública. Sin embargo, el uso del glifosato sigue siendo un mecanismo solicitado por el gobierno para la erradicación de los cultivos de coca, ya que en esta tarea manual se han perdido 11 vidas, y han resultado heridos 84 hombres.

Frente al uso del glifosato existe un debate en el país. Algunos afirman que es perjudicial para la salud y que las poblaciones aledañas a estos cultivos correrían riesgo. Sin embargo, debemos saber que es una sustancia utilizada en cultivos agrícolas no solo en Colombia sino alrededor del mundo, así que el verdadero debate no está en la sustancia sino en la aplicación de la misma.

Lo único cierto es que en las zonas rurales de Colombia se vive la violencia asociada al narcotráfico y en las ciudades se vive la inseguridad asociada al microtráfico. Las drogas en cualquiera de sus etapas han causado y siguen causando mucho daño en nuestro país, porque además de ser el país que, según estudios de la ONU, produce el 70% de la cocaína a nivel mundial, también nos hemos convertido en un país de consumidores, no solo de cocaína sino de distintas drogas. De acuerdo con el Informe de Consumo de Sustancias Psicoactivas en población escolar en Colombia, 1 de cada 10 niños en séptimo grado admitió haber consumido alguna sustancia ilícita, mientras que en grado once, 1 de cada 5 admite haber consumido.

La Corte Constitucional recientemente ha tumbado el decreto presidencial que prohibía el porte de la dosis mínima. Además en su sentencia afirma que los ciudadanos pueden consumir alcohol y drogas en los espacios públicos bajo la premisa del libre desarrollo de la personalidad.

En un país que ha sufrido los estragos del narcotráfico en todos los niveles, estas medidas desconciertan y van en contravía de la ciudadanía, de los niños, de los jóvenes, de los deportistas, de los adultos mayores y de las familias quienes usan los parques y los espacios públicos para el sano disfrute y no para el consumo. Debemos entender que tanto en el campo como en las ciudades la droga deja estragos. La lucha contra las drogas debe continuar, pero lo más importante es que desde niños se entienda que las drogas no son el camino, que el Estado refuerce las políticas de prevención, y que, además de eso,que enfoque sus esfuerzos en ofrecer espacios en donde los jóvenes puedan explotar sus cualidades en el deporte, en el arte, en la música, en el emprendimiento y en la tecnología.

 

¡Por una juventud libre de drogas!

@LauraMedinaRuiz

(Visited 805 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

2

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

3

Así como uno puede apasionarse por cualquier cosa, hay a quien(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. josealadino.fonsecaduarte

    Hay que buscar mecanismos para tumbar esas leyes que llevan a la juventud al consumo y hay que crear un banco de datos de los consumidores y al que se coja hacerle la prueba y adjuntarla, está tarea la debe hacer la policía y darles un tiempo para su regeneración y si no lo hacen pues al río

  2. josealadino.fonsecaduarte

    Es una desgracia que un país tenga que soportar la decadencia de la juventud en la parte productiva porque las altas cortes les permiten el consumo de droga para el libre desarrollo de la personalidad, se sabe a ciencia cierta que marihuana y alcohol crean un peligro potencial en el individuo le destruyen células y neuronas,se hacen agresivos

  3. sandra412116

    Tienes razón es importante crear programas de prevención y actividades en la que los jóvenes tengan oportunidades de mejorar su calidad de vida. No a la droga

  4. miguel910822

    La droga no es el infierno, el infierno es de cada uno. Infinidad de jovenes prueban y consumen droga sin trascendencia alguna, otros caen en el vicio, y otros se pierden en el mismo. Entonces, el problema es de cada uno y lo que se necesita es educación y responsabilidad.

  5. fernando262553

    pena de muerte para los expendedores de drogas en todos los niveles, es triste ver como nuestros niños, jovenes estudiantes universitarios de todos los niveles sociales y aun adultos se pierden en este maldito infierno que es la droga

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar