Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

sebastian-zapataPor: Sebastián Zapata Callejas

No es de extrañar que Colombia se haya estremecido ampliamente estos últimos días por un asunto lamentable como lo son las masacres de varios connacionales, pero hay que ser francos y recordar que la violencia no ha sido más que el común denominador en las últimas décadas. Una violencia que nunca se ha ido y que simplemente ha mutado, ya que por lo menos desde hace ochenta años se ha consolidado más bien en una espiral de la violencia.

Es que solo basta con recordar la violencia, fruto del frenesí bipartidista, de la época de ‘La Violencia’ en la mitad del siglo XX; esa que se decantó al nacimiento del conflicto armado en la década de 1960; la que surgió de la guerra del narcotráfico a finales de 1980; la que se ha desprendido de los actores disidentes de los procesos de paz y desarme que se desarrollaron en los años recientes; y las múltiples violencias urbanas que son características de algunas grandes ciudades gracias a la segregación social, la inequidad, la cultura del dinero fácil, la ausencia estatal y demás.

A pesar de todo, no se pueden menospreciar los esfuerzos estatales por salir de esta espiral de la violencia. Las acciones que se han adelantado han estado orientadas, unas más y otras menos eficientes, hacia la búsqueda de acuerdos para la salida pacífica y las estrategias de “mano dura” enmarcadas en el fomento de las capacidades estatales, en materia de seguridad y defensa del Estado.

La lucha contra el Cartel de Medellín y la aplicación del acuerdo del Plan Colombia son dos ejemplos de las acciones concretas de los esfuerzos de “mano dura”. Pero están también los intentos y materializaciones de diálogos y procesos de paz, como los que se llevaron a cabo en las presidencias de Virgilio Barco (con el M-19), de Cesar Gaviria (con el Epl, Quintín Lame, etc.), Álvaro Uribe (con las AUC) y Juan Manuel Santos (con las FARC-EP).

Ahora bien, si se analiza el escenario contemporáneo de la violencia, no es un panorama muy alentador, ya que hay una reconfiguración de esta, que es apenas obvia. Al país han llegado actores extranjeros del narcotráfico -los carteles mexicanos han desplazado a los colombianos en varias zonas del país-, las filas del Eln crecen a diario y ocupan territorios que eran dominados por otros grupos insurgentes, las disidencias de las FARC-EP se organizan rápidamente, algunas bandas criminales que surgieron de la desmovilización de las AUC hace más de una década aún existen; además, la violencia ciudadana y urbana tiene una curva expansiva que no para hace años (que seguramente va seguir creciendo en el marco del post covid, gracias a las problemáticas sociales que se desencadenarán).

Y son estos últimos asuntos los que obligan a sentarse a pensar en qué se está fallando, pero para dictaminar recetarios eficientes y no estrategias politiqueras y populistas. Muchos no han querido ser conscientes aún que la lucha contra las drogas no ha sido exitosa, esto lo aprenden muy bien los presidentes solamente cuando salen de los cargos; se continúan cometiendo errores en escenarios de posconflictos, pasó con las AUC y ahora se está viviendo con las FARC-EP; no se ha superado el falso dilema del binomio de seguridad y desarrollo, algunos políticos de extrema izquierda creen que a los bandidos se les gana con girasoles mientras que los de extrema derecha no piensan más allá que en las opciones seguritarias de “mano dura”, y otros tantos disfrazados de centro quieren acabar la violencia con likes; solo por mencionar algunos asuntos que algunos sectores académicos, de la sociedad civil y tomadores de decisiones no han querido ver objetivamente.

En resumidas cuentas, en medio de este panorama, no queda más que invitar a los hacedores y ejecutores de políticas a que piensen y desarrollen estrategias concretas para combatir de manera eficaz la reconfiguración de la violencia que se está gestando, ya que esta puede llegar a unos picos altamente preocupantes en todo el país.

Además, ojalá que muchos sean sensatos y piensen en que éste no es el momento de hacer proselitismo con las víctimas, ya que algunos irresponsables plantean acciones colectivas en plena pandemia y estigmatizaciones institucionales extremas. Pero, a su vez, tampoco es tiempo de evadir responsabilidades gubernamentales; es cuestionable, por ejemplo, que un Fiscal pueda irse un puente festivo a San Andrés, pero no viaje de inmediato a Samaniego a investigar una masacre de jóvenes.

@sebastianzc

(Visited 284 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. raskolnikov

    Por la foto, eres muy jóven y ello, aunado a tu interés en la violencia del país,me permite decir que debes saber qie no son 80 años, desde que nacimos como república ( 1810) o antes, hemos estado dedicados a la violencia, nos adormeció y aletargó el alma. La radiografía de causas está hecha hace años, las causas van de la mano con la desigualdad. Ejemplo: Los ingenios azucareros están sembrados sobre las tumbas de miles de esclavos, aparceros, campesinos desalojados a fuego y plomo. Hoy? bueno, ¿ qué película buena dan? Abrazos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar