Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Por: Marco Emilio Hincapié

Luego de casi dos años de convivencia con un enemigo silencioso, miserable y mortal, comienzan a rondar por mi cabeza miles de preguntas que van y vienen de manera constante.

Hemos visto partir a millones con dolor e impotencia, hemos visto al ser humano actuar de formas que nunca imaginamos, ignorando virtudes tan importantes como la solidaridad y la empatía en momentos donde, tal vez, solo esperábamos un poco de humanidad.

Logramos ser más sensibles y perspicaces con el análisis de nuestro entorno. Pudimos obtener una perspectiva más amplia, hasta el punto de llegar a ver cosas que siempre estaban ahí pero que ignorábamos.

Un sistema de salud totalmente demacrado, una economía nacional ligeramente solidaria y unos mandatarios totalmente desconectados con la realidad del día a día del colombiano.

Internacionalmente, el panorama es bastante análogo: la concentración de la riqueza en unas pocas naciones no ha sido ajena a la distribución inequitativa de las vacunas. Tan solo 10 naciones manejan el 70 % de la producción de las vacunas a nivel global, a pesar de que solo representan el 14 % de la población mundial. El resto de países, como nosotros, tienen que conformarse con vacunar parte de su población, o peor aún, como le sucederá a los 69 países más pobres del mundo, en donde solo una de cada diez personas será vacunada.

En Colombia, el recrudecimiento de la violencia y el aumento de la impunidad en épocas de pandemia ha sido deprimente. La falta de cumplimiento por parte del Gobierno Nacional al acuerdo de paz más importante del continente; con la guerrilla mas vieja del mundo, ha recrudecido el aumento de violencia en las regiones más apartadas. Las masacres se volvieron noticia de todos los días, anestesiando nuestro sentir ciudadano y reviviendo recuerdos de las épocas más violentas de esta humilde y olvidada patria.

Escuchar decir y repetir a los encargados de la comandancia de la fuerza pública, día tras día, que todas las masacres son hechos aislados y no repetitivos, nos hacen sentir a los ciudadanos con rabia e impotencia.

Esta pandemia nos ha dejado claro que sí había plata para la salud y educación, lo que no existía era la voluntad política de algunos gobernantes para destinar los recursos públicos en el acceso universal a la educación y el fortalecimiento de un sistema de salud demacrado y atracado.

Twitter: @marcoemiliohr

(Visited 145 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Se nos acabó el año y para cerrarlo las plataformas de(...)

2

"A partir de este momento, el municipio de Soyapango, está totalmente(...)

3

Este cinco de diciembre, el Ministerio de Trabajo instaló la mesa(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar