Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En repetidas ocasiones me llegaron por redes variedad de contenidos sobre el destino gastronómico en el que se estaba convirtiendo de unos años para acá el popular mercado de Bazurto en Cartagena. Aproveché mi cercanía, ahora que estoy viviendo en Santa Marta, para en uno de los viajes de trabajo, pasar por La Heroica y vivir de primera mano la experiencia, y así comprobar si era tan bueno, tan barato y tan placentero almorzar en una plaza de mercado, como en el pasado lo había hecho en Bogotá en sitios como La Perseverancia, el Siete de agosto y la central mayoritaria de Abastos.

Llegué un sábado a eso de las dos de la tarde, y preguntándole al señor taxista me dijo que lo mejor y más seguro era entrar por la parte trasera, teniendo más fácil acceso a la zona donde se encontraban las comidas. Al abrir la puerta del vehículo sentí un olor nauseabundo, pero pensé que era apenas normal en una plaza donde existían muchos desechos de alimentos. En la entrada, unas ventas de pescado callejero con unas condiciones sanitarias lamentables. Trabajadores escamando y sacando las vísceras al pescado, tirándolas en el piso o en la pequeña ciénaga que hay en frente del lugar. Cantidades de pelícanos y otros pájaros volando alrededor para aprovechar la “comida gratis” que se consigue en la zona. Adentrándose ya en lo que era el mercado, unos pasadizos lúgubres que presagiaban una mala experiencia; sin embargo yo no iba a perder el viaje y quería probar cómo estaba mi estómago de gamín al comer en un sitio de estos.

Me decidí por sancocho de pescado, un bocachico frito, arroz de coco, plátano en tentación, yuca frita y una ensalada de pasta con verduras que me costó $18.000; económico por tratarse de un almuerzo con pescado en Cartagena. Al ofrecerme la bebida preferí pedir una gaseosa porque no se con qué tipo de agua preparaban la limonada o los jugos de aquel restaurante. El plato llegó frío pues a esa hora los fogones de leña ya estaban apagados, mucho calor y malos olores mientras consumía los alimentos, mala manipulación entre billetes y comida.

Pero lo que más me incomodó fue ver llegar a grupos de turistas, algunos extranjeros, que tal vez habían visto los videos de Nicolás de Zubiría, Iro Ramírez o Tulio Zuluaga, y que tenían expectativas muy altas sobre el sitio. A medida que se iban adentrando en el lugar se les notaba la incomodidad y la cara de angustia; caminaban hasta el final del pasadizo donde se une con la parte de la venta de las verduras y el líchigo, se daban la vuelta, tomaban un par de fotos y salían despavoridos sin atreverse a probar nada, tal vez por miedo a una intoxicación. Fuimos solo dos los valientes que a pesar de todo decidimos sentarnos en una los comedores improvisados con mesas y sillas Rimax, con manteles plásticos de flores, y con unos ventiladores viejos que más que refrescar, alborotaban más es olor hediondo de la plaza.

Permanecí alrededor de 40 minutos al interior de la plaza, me di cuenta como por ejemplo la cuchara con que servían la ensalada se hundía en la ponchera con agua y verduras, y la cocinera metía sus dedos sucios para volver a sacarla y servir el alimento. Yo que me considero que tengo calle, que comí pelanga en la primero de mayo con 50 a la madrugada cuando fui taxista, que probé el caldo de raíz en la central de abastos, me sentí muy inseguro en el sitio por el tema de salubridad. Al terminar mi almuerzo, llamé al taxista que me había llevado a Bazurto y le dije que cuando llegara se parqueara en el mismo sitio donde me recogió para salir rápidamente de esas calles viejas, sucias y abandonadas.

La reflexión final que me queda es que los influencers, los foodies, y los que en general escribimos o generamos contenido con temas gastronómicos, debemos ser muy responsables sobre lo que le aconsejamos a la gente. No se pueden generar falsas expectativas ni vender humo solamente por promocionar un destino, que, como Bazurto, está bastante alejado de la realidad de lo que cuentan los que han hecho los videos invitando para que lo visiten. ¡Definitivamente, Bazurto no es como lo pintan! y jamás regresaría. Es una lástima que la alcaldía de Cartagena no aproveche ese boom del sitio para hacer mejoras y que realmente sea una agradable experiencia para la ciudad turística por excelencia de Colombia. Pero por lo que yo vi, tendrían que hacer una implosión y empezar desde cero.

(Visited 12.852 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Más de dos meses completan miles de iraníes en la calles.(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

De los peores inventos que ha podido tener Facebook es el(...)

8 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Viví en Cartagena 10 años. Lo único bello que tiene Bazurto es su nombre. Mi padre trabajaba en una empresa reconocida y recibió la visita del gerente general. El gerente quiso almorzar en algo típico de la ciudad. Mi papá le preguntó si era cierto. Lo llevó al mercado y pidieron pescado. Llegó la mesera con dos platos oscuros. Dónde está el pescado, preguntó mi papá. Con las manos la mesera espantó la cantidad de moscas que se posaban. Mejor vamos a algo no tan típico, le dijo el gerente.

  2. leonardo876246

    Bazurto?…..una absoluta porquería!…yo alcancé a poner un pie en el piso, intentando bajarme del incómodo taxi, cuando percibí ese olor pestilente, nauseabundo y podrido. Subí de nuevo mi pie y cerré la puerta del vehículo….solicité al conductor que se alejara velozmente de ahí. Nada bueno le espera a un turista, persona, en ese sitio….es un muladar!

  3. javierarias0514

    Los influencers o los que promocionan sitios como estos deben decirle la verdad a los turistas. No se puede concebir que una ciudad como Cartagena tan publicitada en el mundo turístico presente un espectáculo tan deplorable en estética y salud como el que se describe en este artículo. ¿Dónde está el alcalde?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar