Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 A Cleo

Anticipándome un poco al matoneo digital que se me viene, creo firmemente que una opción en la vida es no gustar de las mascotas, aunque tengo que aclarar que creo que los animales son seres vivos con derechos  ( no con deberes), que  estoy en contra de cualquier tipo de maltrato animal, las corridas de toros, aparte de aburridas se me hacen crueles, que por aburrimiento he visto algunas veces Animal Planet, y que – hay que reconocerlo- hay perros y gatos que me parecen tiernos y  simpáticos.

Sin embargo, tengo que decirlo: me maman las mascotas y más que las mascotas, me mama la actitud de algunos  dueños de mascotas ( y digo algunos y no todos porque quiero ser cuidadoso en generalizar, tan cuidadoso como cuando salgo al parque a hacer deporte y  me toca caminar con precaución para no pisar la mierda que dejan los dueños de las mascotas).  Muchos de ellos – no todos- suelen convertir a perros, gatos, loros y canarios en extensiones de hijos que se emanciparon, parejas que se largaron, hijos que no tuvieron o no quisieron tener, o parejas que no les dirigen la palabra.

Las mascotas, son, en muchos casos, la herencia en vida que los hijos les regalan a sus padres. Los bautizan con nombres de hombres o mujeres y entre más sonoro y expresivo sea, mejor. Los visten, o peor, en algunos casos, les tejen. Les hablan, los excusan, los pasean, los peinan, los defienden, les crean páginas en Facebook, les celebran los cumpleaños, los mandan al colegio, les tienen plan funerario, y en muchos casos, hacen todo lo que no hicieron o no pudieron hacer con las personas que tuvieron a su lado.  Y qué decir de los dueños de perros, que pasean a sus perros. Son  verdaderas hordas de personas somnolientas, de mujeres enruladas, de adolescentes malencarados, de hombres enfundados en una vieja sudadera, que caminan muy temprano, casi en piloto automático,  con una diminuta bolsa plástica  en la mano para recoger las fechorías de sus canes, mientras los ven correr por el parque oliéndole el rabo a cualquiera de sus otros congéneres que deambulan por el césped.

En las mascotas hay de todo. Desde los ruidosos french poodle que le ladran a todo lo que se mueva hasta el inane pececito bailarina que vegeta, en el sentido estricto de la palabra, en medio de un acuario multicolor. Están también los canarios y turpiales que despiertan al vecindario o los hámster que se escapan de sus jaulas para poner en cuatro a papá, mamá, abuelas y niños a buscarlos por la casa. Eso para no nombrar a pollitos, patos y tortugas que regalan en las fiestas y que mueren a los pocos días para la tristeza infinita de los niños. Los conejos son caso aparte, porque del felpudo y rosadito espécimen que llega a la casa, se convierte a los pocos días es un mastodonte tragatodo, que devora sin misericordia, espuma de cojines, cordones de zapato, mesas de silla y cuanto adminiculo esté a su alcance.

Los gatos merecen capítulo especial. Independientes y marrulleros, los manipuladores manejan  a su antojo a sus amos, que no son más que un proveedor de agua y de comida y en un paciente limpiador de su caja de arena. Los dueños creen que sus gatos los adoran. Vaya falacia. Si acaso se dejan consentir, si acaso se dejan cortar las uñas. Y pare de contar.

Por todo eso es que aspiro y sueño en no convertirme en dueño de mascota. Como las suegras y las deudas, mejor de lejos y de otros.

 

@malievan

 

(Visited 356 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El doctor Shaun Murphy regresó a Sony Channel con la cuarta(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El repudio al varón que cobra por dinero es milenario. Aunque(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Como su escrito es su concepto y nada mas, mi escrito es mi concepto y nada mas; Comprendo que a ud. no le gusten las mascotas, pero no comprendo porqué agrede a quienes gustamos de ellas, es una ofensa , por decir lo menos, barata, tonta y no fundamentada en algo específico; piense un poquito y podrá concluir que son mejores personas quienes tratan a los animales como a humanos, que quienes tratan a los humanos como animales; Porqué no aprovecha este espacio para censurar a tanto “animal” humano que gesta hijos al por mayor para en poco tiempo tener en estos hijos a los adultos que nos atracan, violan y destruyen todo lo que encuentran ??; Es menester, críticos objetivos y no críticos silvestres y eunuco-céfalos

    • caminandoelmundo

      que artículo tan maluco y sin objetividad. por favor, periodico el tiempo tan leido por sus noticias y buena opinión, no permita que estos articulos dañen su buena imagen.

    • Muy de acuerdo con todo lo que escribe estimado Mauricio Lievano. Me hago eco de los sentires de Omar Ospina. La gente defiende tanto su espacio que se dan por aludidos y hasta agredidos por un CONCEPTO que es muy claro y correcto al menos para los que pensamos igual. Lástima por los que quieren que pensemos distinto, de un tiempo a esta parte exigen sus derechos las minorías de toda laya, y parece que pretenden imponernos sus formas de vida, criterios y verdades, como una obligación aberrante.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar