Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Uno solamente debería tener en Facebook como amigo a alguien a quien estuviera dispuesto a prestarle plata o a ayudarle  en un trasteo un sábado en la mañana. En Twitter, uno solamente debería seguir a alguien con el que le gustaría tomarse un café. Pero no, en las redes sociales ofrecemos amistades y fidelidades como si fuera sexo casual.

Y es que algo va del hecho de amanecer con una cara desconocida en nuestra almohada al tener que soportar soles que salen por la ventana de alguien que apenas distinguimos, selfies de sonrisas que poco nos importan, fotos de vacaciones en Melgar o en las islas griegas con gente de la que sabemos menos. También hay un largo trecho entre una charla casual en una fila de banco al tener que padecer menciones a cólicos menstruales, menús de lo que comen o lo que no comen, odios y pasiones a favor de Uribe, odios y pasiones en contra de Uribe, discursos librepensadores o libros de autoayuda en capsulitas de ciento cuarenta caracteres.

Está bien que tengamos gente con la que compartimos, pero por lo menos no los llamemos amigos. Si acaso conocidos con los que la pasamos rico. Como en esas reuniones de ex alumnos en las que nos reímos, nos acordamos de los viejos tiempos, nos emborrachamos y nos vamos. O  como las parejas que conseguimos en cualquier bar. Puro sexo de “rico hoy pero no te quiero conocer mañana”. Relaciones en las que nos vestimos y nos vamos.

 No voy a caer en el terreno fácil de criticar la vacuidad de muchas redes sociales o el desastre idiomático que vomitan a diario. No. Por el contrario, soy usuario diario de Facebook, Twitter, Skype, Linkedin,Instagram, Whastapp y hasta gerencio una empresa de contenidos digitales. En resumen, me gustan y las uso. Es más, para un tipo tímido como yo, las redes son una especie de bálsamo que me permite decir y hablar sin sonrojarme. Sin embargo, eso tampoco me niega el derecho a  mirarlo diferente. No por mayor cantidad de amigos en Facebook, me siento menos solo, ni por más seguidores en Twitter, soy más inteligente, o por mayor número de contactos en Linkedin hago más negocios, ni por más que me escriban en whastapp me siento más querido. Estoy mamado de amigos de Facebook con los que nunca hablo o de relaciones en whastapp que dependen de un plan de datos, para no hablar de esa oda a la banalidad y al esnobismo que es Foursquare. Me gustan las redes sociales pero nunca nada como cuando a uno le hacían falta las personas que conocía y no las que NO conocía. Me gustan las redes sociales, pero nunca nada como las cosas que se dicen mirándose a los ojos.

En Facebook, por ejemplo, uno no debería agregar ni a la mamá, ni a la esposa ni a los hijos. Para eso son los desayunos familiares. Tampoco a los amigos ni a los hermanos. A esos se les llama o se les visita. O por el contrario.Uno solamente debería a los que uno quisiera invitar a desayunar. O llamar. O visitar. Y ni hablar de Twitter donde pretenciosamente hablamos de seguidores. No nos digamos mentiras, acá no se sabe si es el ego o la barriga.  Leer cotidianamente  a alguien en  nuestra cuenta tuitera debería ser una elección cuidadosa, tranquila y para toda la vida y no como las agüitas aromáticas de las abuelas, que alivian pero no llenan. Por eso, tal vez, prefiero gente que me quiera a gente que me siga.

En resumen, creo que  as relaciones en las redes sociales deberían ser únicamente con aquellas personas con las que nos gustaría encontrarnos en la vida, pero hoy por hoy, y es mi caso, puedo darme cuenta que tengo más amigos de los que conoceré personalmente…

(Visited 144 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

[caption id="attachment_7159" align="aligncenter" width="950"] El Ex-fiscal Néstor Humberto Martínez Neira y(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. nomeacuerdo

    Los amigos que no tengo que bien titulo para tu Blog me hiciste reir porque en algo me identifico contigo aparte de ello veo que las redes sociales nos muestran una realidad cruel, muchas personas no todas, muestran todo lo que desearon ser y no lo pudieron lograr. Apariencias y engaños son el plato fuerte en las redes sociales. La esencia de ser se pierde. Para mi el mundo se esta aislando, la soledad es el plato fuerte del hoy,y es la compañia de muchos. No sabemos manejar el Internet y darle el Lugar que le corresponde. Las familias se han aislado hasta en su propia casa. Me gustan los amigos de Carne y hueso, hablar en persona disfrutar una interesante charla. Si no se esta cerca el Internet, indudablemente. Pero creo que el contacto personal es lo mas importante.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar