Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Dicen que el purgatorio no existe, pero tal vez lo que pasa es que  no han  tenido que sortear la maraña burocrática que implica ser proveedor de una empresa pública o privada en  Colombia.

El nuestro es  un  mundo lleno de funcionarios. Empresas, despachos, oficinas, grandes, pequeñas y medianas son movidas a diario por el trabajo y el esfuerzo de personas, competentes (unas no tanto) profesionales (unas no  tanto) imaginativas (unos no tanto) comprometidas (unos no tanto).

Afuera, sin embargo, existe también un ejército de profesionales que con sus empresas o su talento  contribuyen al movimiento de ese gran engranaje. Y por supuesto, en ese ejército encontramos personas competentes (unas no tanto) profesionales (unas no  tanto) imaginativas (unas no tanto), comprometidas (unos no tanto).

Y aunque  parezcan diferentes, no lo son tanto. Como en la puerta de un ascensor en hora pico, se confunden, unos intentado entrar y otros intentando salir. Y es que el funcionario hoy, bien podría estar del otro lado de la mesa, mañana. Y viceversa. Por eso, lo mejor es no escupir al cielo.

En nuestro país, ser proveedor no es una tarea fácil y aunque como es apenas natural no se podría generalizar, establecer un contacto, una relación duradera o simplemente ser recibido para darse a conocer, es una tarea de titanes,primero porque los amigos de ayer son los que le sacarán el cuerpo hoy y los que no lo conocen no lo creen merecedor de cinco minutos  en  su agenda.Por alguna razón que desconozco, muchos funcionarios de los que se sientan de ese lado del escritorio, tienden a ver al que está del otro lado, como una molestia, un lagarto o simplemente un tipo que le puede estar haciendo perder el tiempo.

La cosa funciona más o menos de la siguiente forma: Al llamar a solicitar una cita usted se encuentra con la primera barrera; la niña del conmutador que dependiendo del genio con que amanezca lo comunicará (o no) con la segunda barrera que generalmente es una secretaria o asistente que hace las veces de feroz guardián de su jefe. “El doctor(a) no está, cómo para qué sería, déjeme sus números y nosotros lo llamamos” (llamada que obviamente y por lo general, nunca se materializa). Luego de la insistencia, y con suerte, la cita se concreta. Así y luego de una espera, corta o larga según sea el caso, lo reciben. La calidez o el interés del interlocutor es variopinta.Luego, en el mejor de los casos viene  el proceso de cotización, rebajas, discusión de formas de pagos (discusión es un decir porque las condiciones siempre las pone  el cliente) y por último, el trabajo o la compra del producto o el servicio, producto o servicio que por lo general sufren miles de modificaciones, antes de ser  recibido a satisfacción.

Posteriormente, viene el crítico proceso de facturar. Papel aquí, sello allá, la factura o cuenta de cobro ingresa a  un oscuro laberinto en el que inefablemente se traspapela en algún momento, lo que inevitablemente hará que la luz del túnel se vea dos o tres semanas después de la fecha acordada.

Para completar, nuestro año se ha ido achicando como abrigo en lavandería de barrio y ya no tiene 12 meses sino diez, porque al fin y al cabo, empresa y organización que se respete se deja inundar del ambiente festivo que trae diciembre y la modorra que ofrece enero. Así, lo que no se haya hecho hasta el 30 de noviembre ya es mejor dejarlo para el 20 de enero del próximo año. La facturación se cierra a mediados de diciembre, por lo que proveedor que no se avispe queda colgado de la brocha. El presupuesto a pesar de que  las áreas de planeación respectivas lo piden desde septiembre, solamente se puede empezar a ejecutar en Febrero. Los proyectos se  archivan para ver “el próximo año cómo está la cosa”. En diciembre entonces, se trabaja  con el ánimo de empleado oficial a punto de jubilación.

Esta es pues casi una relación de amor y odio porque desde la otra orilla la situación podría pintarse de otra forma igual de crítica. Proveedores que nunca cumplen, para quienes la fecha de entrega de lo prometido suele ser de  caucho, trabajos a medias, peleas interminables, acuerdos incumplidos, mala calidad, etc,etc,etc.

Como puede verse, la cosa no es fácil, en este purgatorio no siempre depende de las credenciales del penitente, sino de quién tiene las llaves del infierno o el paraíso…

@malievan

 

(Visited 129 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar