Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Creer que Frank Underwood  es el político más corrupto y mañoso del mundo, es no creer en el talento nacional. Underwood (interpretado por Kevin Spacey) es el presidente de los Estados Unidos en la serie House of Cards de Netflix  y ha construido su carrera política desde el Congreso gracias a la trampa y las triquiñuelas. Sin embargo y sin caer en falsos nacionalismos, Underwood no tiene nada que enseñarnos porque su maldad y su malicia no llegan a la categoría de las de cualquier edil de junta de acción local colombiana.

Aunque existen excepciones, no hay que olvidar que todo hombre nace bueno hasta que la política lo corrompe. El prototipo del político colombiano mezcla elementos comunes a los de cualquier político del mundo, con características propias de nuestra raza. En este mundo de nadies, ellos se creen con derecho a ser llamados “ don nadie”. Son trepadores, zalameros, oportunistas, descarados, embaucadores, marrulleros, lamedores, aprovechados y simpáticos. La gran mayoría de ellos ha estudiado en buenas universidades lo que lejos de ser un atenuante es un agravante, porque de alguna manera han tenido oportunidades que la gran mayoría de colombianos ni han soñado. Para ellos, la ideología no existe porque  en la política como en la vida, ni los amores ni los odios son eternos y las ideas en torno al estado y al gobierno no son más que antifaces que se quitan y se ponen de acuerdo con las circunstancias. Llevan doble vida, bien sea porque hacen en privado lo que critican  en público, porque no han salido del clóset, porque tienen doble agenda o simplemente porque siempre tendrán la oportunidad  de acomodarse. Lo de ellos no es el equilibrio sino el equilibrismo. Son como el jenga o el tetris, siempre a punto de caer, siempre a punto de rebotar, pero al final logran sostenerse y cuando caen, caen parados. Oxidan un tubo, tuercen un riel, se roban un hueco, venden un ventarrón y espantan una nube y aunque lo aparentan bien, son casi, casi, la mejor expresión del crimen organizado. Son como una bacteria estreptococo que se traga de a pocos todo lo que toca y al mejor estilo de la caja negra de un avión, son incombustibles y casi indestructibles.

Si el Papa los conociera, correría horrorizado porque se reproducen como conejos.  En las personerías estudiantiles o en los consejos de administración de los edificios empiezan  a sentir los primeros llamados del destino. Pasan luego a las juntas de acción comunal, donde afilan las uñas para posteriormente saltar a las JAL donde empiezan a sacar las garras. De ahí al  Concejo  municipal solamente hay cinco promesas incumplidas. Allí ya son pequeños tigrillos, rottweiler cachorritos, que no sueltan la presa. Saltan  al Congreso, empezando por la Cámara con la mira puesta en el Senado. Allí pueden morar eternamente o saltar a la burocracia nacional e incluso algunos se arriesgan  a las votaciones populares para volver como el Cid campeador, convertidos en exalcaldes, exgobernadores o mejor aún, en expresidentes.

Los políticos colombianos son la mayor expresión de la materia que no muere sino que se transforma. Son los reyes de la reinvención, de las mil caras porque lo que hoy los condena mañana los salva.

Señor Underwood, bájese de la nube. Usted es apenas un principiante y en nuestro Congreso no duraría una semana. Nuestros políticos son demasiado bruscos para usted…

 

@malievan

www.circobits.com

(Visited 106 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar