Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay a quien le parece una ridiculez, una bobada, una extravagancia. Hasta una rareza. Sin embargo, como en marcha estudiantil, que tire la primera piedra quien no lo haya hecho o por lo menos, lo haya intentado. Dedicar una canción, un poema, un libro, un trabajo, es una práctica tan vieja como el hombre mismo. Uno lo hace porque quiere decirle a alguien o a algo que de alguna manera ha sido importante y que para bien o para mal ese alguien o ese algo, lo hicieron posible. Por lo menos eso me pasa.

Una cosa es dedicar una canción o un poema que no es de uno y que busca básicamente recrear una situación, expresar algo que uno no puede, decir lo que no se nos ocurre, explicar nuestras razones en palabras de otros, argumentar con las ideas de alguien más. Otra muy distinta, dedicar algo que hemos hecho con nuestras propias manos, con nuestras propias ideas, con nuestro propio esfuerzo, que lo que pretende es hacer una extensión de lo que somos, de lo que creemos, de lo que sentimos. Si es amor, amor. Si es odio, es odio. Pero nunca indiferencia.

Por eso, las dedicatorias, como los yogures, tienen fecha de vencimiento, lo que no significa que uno se pueda desdecir porque luego de saltar al abismo no hay posibilidad de arrepentirse. Puede que lo que uno haya escrito ayer, hoy no tenga significado, pero en su momento lo tuvo. Y fue importante. Y fue especial. Y fue vívido. Y fue revelador. Es como ver el retrato de una persona que ya no está y por eso creer que no existió. Las dedicatorias, los aviones y los espermatozoides, no tienen reversa. O no deberían, porque deben ser un hecho racional, medido, meditado, preconcebido, estudiado, rumiado, masticado y vuelto a masticar. Dedicarle algo a alguien no puede ser un acto de culiprontismo, de falsa diplomacia, de astucia política, de precoz eyaculación mental. Sobra decir que desdecirse de una dedicatoria a favor de otro, es casi un acto de traición pero con uno mismo. Y sobra decir también, que lo que dedicamos ayer, no nos sirve para dedicarlo hoy porque con seguridad significa otra cosa.

La historia de las dedicatorias es un poco la historia de nuestra propia vida. Son fotografías exactas de momentos específicos. Puede que hoy no utilicemos un pantalón botacampana o un copete tipo Alf, pero en su momento nos pareció lo máximo. Todo tiene su tiempo. Todo tiene su espacio.

Sé que esta columna salió un poco rara. Debe ser que no tuve a quién dedicarla…

 

@malievan

www.enmodoquickly.com

(Visited 1.282 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Caminando en la oscuridad entre las veredas de las casas que(...)

2

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

3

Quod scripsi, scripsi*  Juan 19:20-22 Este 23 de abril se celebra(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar