Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No me gustan muchas cosas. Ni Uribe, ni Duque, ni Marta Lucía, ni Carlos Holmes. No me gusta el Centro Democrático, no me gusta Trump, no me gusta la godarria, ni mucho menos el abuso policial. No me gusta lo que significan las jerarquías de la iglesia, de la milicia, de la  intelectualidad. Me maman los fantoches, los beatos, los influenciadores, los sabiondos, los pisapasito, los tramposos, los ruidosos.

Me aburre Vicky, los Vélez, María Camila Díaz en la W, el Gol Caracol, el Pulso del Fútbol de Londoño y Rentería y Win. Hasta ahí podría ser la descripción de un tipo que anda contra el mundo. Y sí.

Dicho esto, creo que representan una posición ante la vida, una forma de entenderla, tan válida como la mía o la de cualquiera y, entre otras muchas cosas, porque no creo ser mejor que nadie.

Que no me gusten muchas cosas no quiere decir que no reconozca su derecho a ver la vida como mejor les parezca.

El tema en discusión viene siendo lo tolerantes que somos ante la opinión ajena y lo intolerables que son algunas posiciones y actuaciones. Ante lo primero creo y concuerdo con Carolina Sanín, quien dice que parte de lo que nos falta es escuchar al otro, tratar de entender su vida y entender la vida de todos con los que él se ha relacionado, porque así lograríamos entender bien a la humanidad, que es la forma de entendernos a nosotros mismos. En cuanto a lo segundo, sí creo que hay cosas intolerables como el abuso, la muerte, la desigualdad, la discriminación, pero eso es una posición moral. La mía.

Es tal vez por esa razón que no he terminado de entender el alboroto que ha generado el cambio de perspectiva frente al manejo de la revista Semana. Creo, incluso, que se habían demorado. La historia de los grandes medios en Colombia es la historia de su casi unánime gobiernismo y de su apego por el establecimiento. Quien lo niegue desconoce la historia de nuestro país o por lo menos la historia de nuestros medios de comunicación, aunque, como es apenas natural, siempre hubo – y habrá- gente independiente que ha buscado la forma de decir lo que otros no. Sin embargo, al final se acaban yendo por voluntad propia o la de otros, para seguir haciéndolo en otro lado. Y eso ocurre acá y en todo lado.

No termino de entender el alboroto con el cambio de rumbo de Semana. Es más, creo que se habían demorado.

Pensar que Semana ahora se dedicará a lavar y a alabar la imagen de Duque, o del presidente de turno, no es ningún descubrimiento. Es lo que ha hecho siempre, desde su primera etapa con Lleras Camargo. Que Semana se va a volver un medio de derecha tampoco es claro, porque de alguna manera siempre lo ha sido, al igual que los demás. También es muy ingenuo pensar que Vicky Dávila sea la nueva ideóloga de la derecha colombiana, si eso existe, porque acá la derecha es Uribe y pare de contar. Ella encarna una manera especial de ejercer el periodismo más cercana a Laura en América que a Rupert Murdoch. Le gustan los likes, el bochinche, la algarabía, el escándalo, porque en la sociedad en la que vivimos eso se convierte en plata, que es en últimas para lo que la pusieron los Gilinsky, que tienen la boca redonda de decir oro y sus muecas son de tanto decir plata. Por eso, a Vicky le da lo mismo entrevistar a Petro que a Yina Calderón, a Uribe que a Fajardo, a Jorge Cárdenas que al Tino Asprilla, a Esperanza Gómez que a James Rodríguez. Lo único que le interesa es el alboroto y el jaleo, que son los que le dan vigencia. Cuando eso cambie (es decir, cuando la sociedad cambie) ella será un fusible al que echarán sin reato alguno. Al fin y al cabo, no es tan importante como cree, ni mucho menos, tanto, como el alboroto que le gusta levantar.

Tengo la convicción que a los nuevos dueños de Semana les interesa más las finanzas que la ideología. Igual que a los Santo Domingo en Caracol, Blu y El Espectador, los Ardila en RCN y la República, Sarmiento en este diario o los Char en Olímpica. El problema es que a unos se les nota más que a otros, pero ese es otro tema.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

(Visited 232 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar