Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todos somos hijos de alguien pero hay algunos que son más hijos que los otros. Esa es la diferencia entre los nadie y los don nadie.

No hay duda que todos los que somos padres queremos lo mejor para nuestros hijos, pero es que hay unos que abusan, porque quieren vivir la vida por ellos o, en el mejor de los casos, allanarles el camino sin importar que para eso tengan que hacer gravilla de los otros. No quieren que sufran, no quieren que suden, no quieren que padezcan, no quieren siquiera que mastiquen y por eso, todo se lo aplauden, todo se lo disculpan, todo se lo celebran, para terminar siendo alcahuetas de bandidos y truhanes, de fantoches y bribones, de rufianes y bellacos, de niñatos que confunden el heliocentrismo con el egocentrismo y que van por la vida haciendo y deshaciendo.

Todos somos hijos de alguien pero hay algunos que son más hijos que los otros.

En países como el nuestro, transferir poderes y prestigio o heredar cargos e influencia no es un ensayo innovador y se viene haciendo desde antes de Colón. Políticos, periodistas, comerciantes, artistas, deportistas, curas, científicos, militares, traquetos, malandros o granujas, todos, han tenido un retoño al cual salvaguardar y proteger. Es nuestra propia historia, porque para ser delfín solamente se necesita ser hijo de un tiburón y por eso estamos llenos de vástagos e hijuelos, de pimpollos y rebrotes que gatearon en tapete, de esos de jardín donde dicen “papitos y mamitas”, que tuvieron nana y guardaespaldas de uñas brillantes y esmaltadas, mesada y acciones en un club, que creen que el mundo les debe y les pertenece por derecho propio y que basta el apellido para convertirse en figuritas del álbum de Panini.

Estamos llenos de vástagos e hijuelos, de pimpollos y rebrotes que gatearon en tapete

Obviamente, toda regla tiene su excepción, porque hasta Dios tuvo su prole. Muchos tienen claro que ser hijo de alguien es apenas un detalle, una circunstancia, un incidente que no obliga a ser un avivato o un avión y por eso se dedican a arar su propia tierra, sin importar las veces que se caigan.

El delfinazgo también tiene su tufillo de clase y arribismo, porque muchos han tenido que cargar con la cruz de ser lo que no quieren o con la fama de malandros de sus padres, pero eso generalmente aplica de clase media para abajo, porque para arriba se maquilla.

En resumen, ser hijo no es fácil, pero hay algunos para los cuales serlo es mucho más fácil que para todos los demás. Los don nadie, que llaman…

 

Sigámonos leyendo:

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

(Visited 730 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Cuando la virgen suelta al niño

    Yo no recuerdo haber salido a marchar nunca en esta vida porque ejerzo mi derecho a disentir de maneras(...)

  • Vida

    Cuando un rico habla

    Los ricos poco hablan. Ellos ordenan, establecen, pontifican, dictaminan y disponen. Si un rico le habla, desconfíe y, en(...)

  • Vida

    De dioses y mesías

    Los seres humanos nos pasamos la vida buscando explicaciones, porque lo que no sabemos o no entendemos nos talla(...)

  • Política

    Los hijos de nadie

    Todos somos hijos de alguien pero hay algunos que son más hijos que los otros. Esa es la diferencia(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. edgar505842

    ¿Alguien dijo Tomás Uribe? “Hijo de tigre nace pintado…” y para delfín malandro poco falta. A propósito, ¿quien es Tomás Uribe para hablarle al presidente, y por ende al país, de asuntos tributarios. Un don nadie a quien “papito” y “duquito” quieren impulsar para que herede de finca, no el Ubérrimo, sino la republiqueta de papá.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar