Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La base del capitalismo es la divergencia, la desigualdad y la diferencia. Todos somos iguales, es decir, distintos.

En la teoría, es un sistema de oportunidades donde todos podemos crecer según nuestro esfuerzo y nuestro trabajo. A través del manejo que los gobiernos le dan a los impuestos y a los activos de propiedad de todos (como las empresas del estado y los recursos naturales) el estado nos ofrece -debería ofrecer- los mínimos obvios de eso que llaman prosperidad como la educación, la salud, la justicia, los servicios públicos o las vías. Además, regula -debería regular- esas posibilidades para que todos tengamos acceso a ese sistema de oportunidades. Se soporta -se debería soportar- en dos pilares: la democracia y el libre mercado, adobados con otras cosas como el libre desarrollo de la personalidad, la libertad de expresión y de culto. En resumen, lo que busca- debería buscar- es que todos seamos, sin joder a nadie. Eso, en el papel. Como con la religión y los lunares, en países como el nuestro, este es el sistema que hemos heredado y en el que hemos vivido. En principio suena bien. Como la religión y los lunares.

El capitalismo se soporta -se debería soportar- en dos pilares: la democracia y el libre mercado.

Sin embargo, la cosa se pervierte cuando el estado es débil, los gobiernos son ineptos y los individuos se llenan de codicia y ambición. En Colombia, si no es salvaje, no es capitalismo y por eso, nos sobran los políticos ladrones, los ciudadanos indolentes, los mesías de vereda, los curas pervertidos y los líderes sin peso. Nuestro primer producto de exportación es el odio, seguido de la envidia. Nos excede el afán por escalar, por ser lo que no somos, por hablar más de lo que hacemos. Somos arribistas, resentidos, banales, perezosos, avivatos, superfluos, individualistas, criticones, tapados y celosos.

Nuestro primer producto de exportación es el odio, seguido de la envidia.

Pensamos que la solución está en los otros, así como las culpas. Nos gustan las arengas, los memes, las burlas, el matoneo y la indolencia. Somos pesimistas porque creemos que ya tocamos fondo, pero también somos ingenuos, porque soñamos con un país distinto, sin que hagamos nada para merecerlo, solamente porque Dios lo quiere así o porque pronto llegará alguien que nos salve. En resumen y parafraseando a Benedetti, (Mario, no Armandito) “estamos jodidos y radiantes, quizá más lo primero, que lo segundo y también viceversa”.

Sigámonos leyendo:

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

(Visited 1.067 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

  • Política

    Los caudillos

    Napoleón, Bolívar, Emiliano Zapata, Pancho Villa, Hitler, Mussolini, Gandhi, Mao, Fidel, Chávez, Gaitán, Galán, Uribe, Petro. Los nombres cambian,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En 2019, un año antes de la pandemia, Daniel Rodríguez Barrón(...)

2

Pocas veces en la historia de América Latina la región había(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jaimetorres0930

    La base del capitalismo es la democracia. Pero la base de la democracia es la integridad personal, la transparencia y la confianza. Si no hay integridad, transparencia ni confianza, la democracia no funciona y el capitalismo quizás tampoco (ni siquiera en EE.UU.). Cuando el asalto al congreso en EE.UU. el físico Brian Greene lo dijo: “Nos enseñaron desde niños que la democracia se basa en un sistema de pesos y contrapesos, pero si los individuos responsables de controlar eso (Trump) no tienen integridad, lo demás no funciona”

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar