Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

🎵 Si del cielo te caen limones, aprende hacer limonada 🎵, dice la canción que me hace recordar cómo pasé de vender limonadas a ser la CEO de Immiland, Tierra de Inmigrantes ¡Bienvenidos! 

 

Hace 7 años dejé Venezuela, empaqué mi vida dentro de una maleta de 23 kg y emprendí esta aventura. Una aventura llena de sacrificios y momentos muy duros, pero, definitivamente, la experiencia más maravillosa. 

Hice esa maleta sin saber que no volvería a mi país, no me despedí como hubiera deseado de personas que quiero, pensando que las iba a volver a ver. Sin saberlo, llegaría a un nuevo país, que se convertiría en mi nuevo hogar y en el que escribiría mi historia y la de muchas más personas. 

Todo este recorrido ha estado lleno de altibajos, sin duda alguna, los bajos, han forjado la mujer que soy. 

Repasar mi historia, me hace ver las cosas que he logrado, y cómo mi vida ha cambiado. Como ser humano, profesional y jefa, estoy logrando lo que alguna vez soñé: ser inspiración para muchos, ser fuente de ingreso para decenas de familias y crear mi propia versión de feminismo apoyando a mujeres talentosas a que tengan su propia luz. 

 

Pero, ¿cuáles han sido esos altibajos? 

En uno de mis primeros trabajos, no me querían contratar por falta de experiencia. Contra todo pronóstico logré entrar como mesera, cocinera y haciendo limpieza. Al cabo de los días, le propuse a la dueña del restaurante, que vendiéramos agua panela con limón. Si la conocen, ¡saben lo deliciosa y refrescante que es!, así que estarán de acuerdo conmigo, de que era una gran idea. 

A pesar de que me dejó intentarlo sin estar muy convencida, fui a Walmart, compré una hermosa jarra de cristal, puse en marcha mi idea y, ¿qué creen? ¡FUE TODO UN ÉXITO! 

Con este nuevo producto; apetecido por los clientes y muy rentable para su negocio, llegó el día de recibir el pago y un golpe bajo. Hizo, lo que un jefe jamás debería hacer; me cobró cada vaso de agua panela que tomé para acompañar mi almuerzo (vigilados y contados a través de una cámara) y créanme, 30 dólares en la situación que vivía en ese momento, lo eran todo para mí y por supuesto mi dignidad lo es. Renuncié y ella se quedó con la idea.

 

 

Tras ese golpe y después de un tiempo, me preparé para uno de mis mayores deseos: ir a la universidad de McGill para convertirme en abogada en Canadá. Pero, como se los dije antes: ‘’una cosa es lo que uno cree que va a vivir y otra la realidad’’: apliqué dos veces y la respuesta en ambas ocasiones fue negativa. 

En medio de esa frustración, siguiendo con mi carrera en otra institución y aceptando mi destino, la vida tenía un mensaje para mí. Sin esperarlo e imaginarlo, Mcgill y yo teníamos que encontrarnos de alguna manera. Esa universidad, tan anhelada por mí, fue el lugar que me asignaron para hacer mis exámenes de homologación a la carrera que hice en Venezuela. Lo logré, sonreí al cielo y entendí que a veces tiene que ser así. 

Buscando trabajo, nadie me quería contratar, ni en mi campo, ni como mesera, niñera, bar tender, en nada. Ningún jefe me quería, por falta de experiencia. Esto hacía que me preguntará una y otra vez: ‘’entonces, ¿para qué soy buena?’’

Graduada de consultora de migración, apliqué a varias firmas de abogados, no se imaginan la cantidad de aplicaciones que realicé, pero desafortunadamente ningún consultor, ni canadiense, ni latino, ni chino, me contrató. Todos dejaban de responder y no me daban razón de lo sucedido.

 

 

Sin darme cuenta, fue gracias a esto que me vi en la necesidad de abrir mi propia empresa, la que tengo hoy en día, y la que me permite ayudar a tantas personas de todo el mundo a venir a Canadá de forma legal, como tiene que ser. 

Con la convicción de que conseguiría mis sueños e Immiland sería todo lo que un día soñé; decidí basada en mis propios tropiezos, que siempre que tuviera la oportunidad de contratar a alguien sin experiencia para trabajar conmigo, lo iba a hacer.

Y, ¿qué es Immiland? Immiland, es la Tierra de Inmigrantes donde cabemos todos, independientemente de cómo somos y de dónde venimos. Es el lugar, donde trabajamos como equipo, para hacer realidad los sueños de muchas personas, sueños que algún día nosotros también tuvimos. 

Por Laura Urrego de Immiland

 

Si te perdiste la primera y segunda parte de esta historia, dale en ”leer más” y no te pierdas ningún detalle de esta aventura.

¿Cómo emigré a Canadá y terminé quedándome?

Estudiar una maestría en Canadá siendo mesera es posible ¡Mi historia!

(Visited 2.088 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Madre, esposa, empresaria, youtuber, consultora migratoria, abogada, amiga, hija pero sobre todo, soñadora. Por eso, comparto con el mundo mi experiencia de cómo es el sueño de vivir en Canadá y su realidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La continuación del artículo que escribí hace un tiempo sobre la(...)

2

La innovación tecnológica está desempeñando un papel fundamental en la transformación(...)

3

Por: Diego Laserna @DgLaserna En Bogotá por estos días el azul(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar