Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida, seguridad y desarrollo económico. Es uno de los destinos más populares y solicitados por los estudiantes internacionales, especialmente latinoamericanos. Pero, ¿todo es color rosa?

7 años atrás, me encontraba en una situación difícil, en la cual no tenía claro cómo iba a terminar todo; en pocas palabras, no hallaba salida a lo que había iniciado. Estaba en Migración Canadá, pidiéndoles que me deportaran lo antes posible a Venezuela. 

Bienvenidos a esta Tierra de Inmigrantes donde relato parte de mi vida, en la cual van a conocer de primera mano el inicio de esta experiencia. Y, además, la realidad de vivir en Canadá con todos sus matices – desde el más claro al más oscuro. Ustedes mismos sacarán sus propias conclusiones. 

Soy Eddy Ramírez, vengo de las montañas de los Andes, nacida en San Cristóbal, Venezuela. Hija única y abogada, como mi mamá. Ella es mi ejemplo a seguir: su honestidad y humildad me enseñaron todo lo que sé, y son la base de mi vocación. 

Un día, decidí que para fortalecer mi carrera necesitaba estudiar inglés, pero mi mamá tenía un proyecto diferente para mí en Francia. Después de pensarlo mucho, encontré una solución estratégica: Montreal, inglés y francés en un solo lugar. 

Empecé como muchos estudiantes con una visa de 6 meses y una maleta cargada de ilusiones. Todo empezó muy bien, el instituto estaba pago por completo y mi mamá cubriría mis gastos. 

Desde el principio, la ciudad me cautivó por completo: su energía, cultura, arquitectura y, aunque no lo crean, el frío de sus largos inviernos. Me empecé a proyectar aquí a largo plazo, a pesar de tener tiquete de regreso. Cerca al final de mi visa de estudios, decidí extender, pero esta vez para enfocarme en el francés y en mi maestría. Sin embargo, una cosa es lo que uno cree que va a vivir, y otra, la realidad

¿Por qué le pedí a Canadá que me deportara?

De la noche a la mañana, el Gobierno de Venezuela, sin ningún sentido de respeto, decidió cerrar el sistema que permitía transformar bolívares a cualquier moneda, impidiendo así, que los padres enviaran dinero a sus hijos en el extranjero. Esto en definitiva lo cambió todo: no importaba cuánto dinero mi mamá tuviese en la cuenta para enviarme a Canadá, este se volvió papel, literalmente papel.

¿Recuerdan el tiquete de regreso? 

Lo primero que hice fue llamar a la aerolínea para cambiarlo, pero esto me costaba 600 dólares, es decir, un tiquete nuevo. La mala noticia: no tenía un solo dólar ahorrado. Me sentí en la calle. 

¿Qué otra opción tenía?

Segundo movimiento, llamé a la escuela de francés que estaba cubierta al cien porciento. No quería la totalidad del rembolso, solo lo suficiente para tomar el primer vuelo y regresar junto a mi mamá, recuperar mi vida, mi tranquilidad y mi comodidad. 

No sé cuántos días pasaron ni cuántas puertas toqué, el tiempo se agotaba y debía pagar la renta. La solución: solicitar deportación. ¿De qué se trata? En resumen, te suben a un avión directo a tu país, dejando una gran deuda y hasta no cancelarla, no puedes volver. 

Buscando desesperadamente la solución, encontré en el lugar menos esperado, el abrazo y consuelo que solo una mamá sabe dar. Quien me recibió en Migración, lo era, estoy segura. Después de contarle toda mi situación, me explicó los tres caminos por los cuales podía solicitar una visa llamada Destitute Student o en español: ‘Estudiante Indigente’. 

Esta visa es otorgada a países en guerra, con desastre natural o cuyos sistemas bancarios hayan sufrido una caída, como pasó en Venezuela. Y gracias a este tipo de visa, pude quedarme en Canadá.  

Una vez entré en ese marco legal, entendí lo grande que es este país, aparentemente gris, frío y lejano, pero lleno de oportunidades. Ese empujón fue lo que le dio inicio a mi verdadera vida de adulta. Por primera vez Eddy Ramírez iba a trabajar. 

Por Laura Urrego de Immiland

Gracias por haber llegado hasta aquí. Los invito a leer la segunda parte de mi historia.

Estudiar una maestría en Canadá siendo mesera es posible ¡Mi historia!

 

Así conquisté Canadá con Immiland

(Visited 4.037 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Madre, esposa, empresaria, youtuber, consultora migratoria, abogada, amiga, hija pero sobre todo, soñadora. Por eso, comparto con el mundo mi experiencia de cómo es el sueño de vivir en Canadá y su realidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde que anunciaron esta continuación han llovido opiniones, muy especialmente en(...)

2

  Depeche Mode (Rock - Electrónico), New Wave y Alt Rock,(...)

3

Servoryam, se complace en anunciar un concierto acústico que cautivará a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Eddy: Todo se puede lograr en un país como ese si estás comprometido y tienes un propósito de vida claro, como lo demuestra tu narrativa inspiradora, que sirve de ejemplo para muchos otros. Pasé 32 años allí, también en Montreal, y me fue bastante bien. Ahora que estoy jubilado, he regresado a Colombia, donde vivo muy cómodamente gracias a la pensión que recibo de esa amable nación. Quiero felicitarte y desearte suerte. Me dirijo allí en abril, así que espero verte allí y poder darte la bienvenida personalmente. basketball stars

  2. Eddy: muy linda historia la tuya y un ejemplo para mucha gente de que cuando se es determinado y se tiene un objetivo claro en la vida, todo es posible en un país como ese. Yo viví allá 32 años, también en Montreal, me fue muy bien y ahora que estoy jubilado me regresé a Colombia en donde vivo muy bien con la pensión que recibo de ese generoso país. Te felicito y te deseo el mejor de los éxitos. En Abril voy para allá y de pronto y con suerte pueda cruzarme contigo y saludarte personalmente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar