Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La sonrisa brilló en el rostro de José Pékerman, justo en el momento en que James Rodríguez estaba llegando a su lado en el banco venezolano. Luego se transformó en un rostro de felicidad cuando se saludaron y cuando Daniel Ospina también llegó a darle un buen abrazo a ese viejo querido que nos llevó a un mundial y nos hizo soñar y vivir la grandeza.

Después llegó otro, y otro, y otro jugador de nuestra tricolor, hasta completar ocho, entre quienes estaban unos que iban a jugar y otros que iban a estar en la banca, en el partido contra Venezuela.

No soy un experto en deportes, pero nunca había visto a los jugadores de un equipo ir a abrazar al técnico contrario antes de iniciar el partido.

Y mucho menos hacerlo con ese cariño tan inmenso que demostraron por ese hombre, padre de muchos de ellos, líder de una selección Colombia triunfadora y verdadero estratega, quien primero se gana el corazón de sus hombres, su respeto, para luego llevarlos por el camino del triunfo.

Ese era el Pékerman que teníamos. El filósofo, el sabio, el que reunía a sus chicos y les hablaba con sabiduría, les llegaba al alma, los llenaba de energía para salir al campo a triunfar.

Los colombianos no hemos olvidado aquel día de 2014 en el que fuimos tan, tan felices, al entrar a los cuartos de final en Brasil; cuando vimos a James recibir el balón con el pecho, bajarlo y sin que tocara la grama, darle un zurdazo que dejó sin aliento a los uruguayos y que hizo explotar de alegría a todo un país. Nuestro amado país.

Gritamos “goooooool” con el alma. Pékerman saltaba de la alegría y al finalizar el partido vimos que, a la entrada del camerino, fundió su cuerpo al de James en un inmenso abrazo. Uno de esos en los que se pone el alma entera y se le entrega a los demás.

Ese es nuestro Pékerman. No olvidaremos tampoco aquel día de septiembre de 2018 cuando James metió otro gol y sus compañeros se le abalanzaron para celebrar, pero él les señaló que no, que lo siguieran más bien. En segundos todos entendieron, corrieron hacia donde estaba el profesor Pékerman y se unieron en uno solo, con el técnico en el centro y con las lágrimas rodando en sus mejillas.

A todos se nos arrugó el corazón, porque sabíamos lo que había pasado: la madre del profesor había fallecido. Y él, allí, junto a la línea lateral, estaba con el corazón roto, pero al frente de sus muchachos, impulsándolos, cuidándolos, con su alma colombiana que lo hizo querer por todo un país.

Él es Pékerman. El nuestro. El argentino de nacimiento y colombiano de adopción que un día vivió la amargura de ser rechazado por muchos de aquellos a quienes bien sirvió, que se tuvo que ir del país por unos necios que se creen dioses, por unos pontífices del mal, por quienes no saben el valor de un hombre, aunque los haya hecho vivir y soñar en grande.

El martes pasado, Colombia entera volvió a saber, a través de esos abrazos a Pékerman, el valor de ese hombre que se ha ganado el corazón de los suyos a punta de sencillez, de amor, de comprensión, de guía, de tirones de orejas y palmadas en la espalda. Un hombre que quiere a los demás. Un hombre al que no dejaremos de querer jamás.

Un abrazo, profesor Pékerman. ¡Un inmenso abrazo!

Twitter: @VargasGalvis

Otras entradas sobre Pékerman en este blog:

Mundial Brasil 2014: Anoche soñé…

Dejen quieto a Pékerman

Pékerman, ¡gracias!, ¡inmensas gracias!

(Visited 1.603 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

¿A quién se quiere más, sino a los hijos. Son la(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. nadacontralacalvicie

    Que tristeza la de este país, duramos 20 años con el tema de Maturana y Bolillo., creyendo que eran los salvadores, los únicos técnicos en el mundo; ahora el eterno salvador va a ser Pekerman. ¿Cómo los brasileros y los argentinos cambian de técnico y siguen adelante? En eso sí deberíamos copiarlos.

  2. mario437021

    Peckerman esta sobrevalorado, en resultados no gano nada importante, hizo buena presentacion pero nada descollante. Maturana es el unico que le ha dado un titulo a colombia, el si merece todo el reconocimiento, pero como no era amigo de la prensa, lo han insultado y vituperado horrible. Grande Maturana, el mejor de la historia del pais

  3. rafaelo1008

    Yo pensé que Pekerman se había ido de la selección porque se sentía cansado. Pero me equivoqué. Si Rueda no le hubiera hecho caso a Jesurún y hubiera permanecido con la selección de Chile — donde la tenía muy en alto y era admirado por los fanáticos — hoy seguramente hubiera clasificado Chile y Colombia con Queiroz al mundial de Catar. Los Alemanes no botan a un técnico cuando ha perdido dos partidos. Esto es un proceso.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar