Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Buenaventura

Siempre me pregunté por qué me conmovían tanto un par de líneas de Buenaventura y Caney, donde Álvaro del Castillo, cantante de Niche en aquel momento, decía: “Ahora me voy a meter un pargo rojo con bastante salsa. Y un sancocho de ñato. ¡Y te cuento compa!”. Luego me di cuenta de que esas frases me llevaban años atrás al local de doña Mery, un puesto en la galería de Buenaventura que era el preferido de mi papá y parada obligada antes de regresar a Cali, luego de nuestros paseos a Piangüita, una playa a media hora en lancha del puerto.

Hace poco volví a Buenaventura a trabajar, pasé por la galería, que no ha cambiado mucho en todo este tiempo, y por recomendación de una negra muy querida, que se conoce -creo yo- casi todos los laberintos de esta ciudad, nos sentamos esta vez en El sazón de la ñata, un sencillísimo local, como todos aquí, donde evité improvisar y me dejé llevar por lo que mi compañera de mesa ordenara. Así que por $35.000 llegó un plato de jaiba, piangua, camarón, calamar y, lo digo desde mi trinchera, carne de tollo (sí, tollo), el tiburón azul que está en peligro de extinción y que se vende sin ningún problema en gran parte del Pacífico colombiano. Duro.

No esperaba otra cosa y antes de probar todo ya sabía que esos sabores me acercarían al cielo, como efectivamente pasó. Pero tampoco puedo negar que quedé con esa angustia del pecador, esa que entiende que algo estuvo mal. Sin embargo, dejando todo esto a un lado, que no es de poca monta, también digo que estas cocineras con esa humildad que las cobija y ese peso de la vida que llevan en la cara, no tienen ni idea de lo bien que lo hacen, porque preparan los más sofisticados platos, solo que sin tanta bulla, pero eso sí con todo el gusto. Todo.  

Por eso no me queda duda de que a la galería hay que volver, repetidas veces. Solo que para la próxima trataré de ser un comensal responsable, que, a la final, también hace parte del plan, mi gente.

VEA EN ESTE ENLACE MÁS IMÁGENES DE ESTA ENTRADA

ENCUENTRE EN ESTE ENLACE ANTERIORES ENTRADAS DE WHATEVER GASTRONOMY

(Visited 1.743 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy periodista. Trabajé en Caracol y EL TIEMPO. No soy crítico de nada. Me gusta la cocina y cuando puedo visito restaurantes.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un tesoro por descubrir en Cajicá

    [caption id="attachment_508" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa criolla del restaurante Balú.[/caption] Todavía me cuesta creer que en Bogotá la gente salga(...)

  • Entretenimiento

    Hamburguesas, una cuestión de detalles

    [caption id="attachment_500" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa Empire State de Downtown Burger.[/caption] Escoger la mejor hamburguesa siempre será -como les encanta(...)

  • Entretenimiento

    El méxico que yo conocí

    [gallery ids="478,482,466,470,472,474,480"] ¿Qué se puede decir nuevo de México cuando ya se le ha botado toneladas de tinta? Seguramente(...)

  • Opinión

    Hay vida después del uribismo

    [caption id="attachment_440" align="aligncenter" width="580"] Caminata con una brigada móvil del Ejército en el Caquetá.[/caption] El 6 de diciembre de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Como extraño algunas comidas de mi puerto,aunque no estoy de acuerdo con el dicho porteño de que pajàro que corre y vuela a la cazuela,de eso nada,y tambien extraño mucho la comida de mi segunda tierra mi huila querido en especial los biscochos de achira y los asados.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar