Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cercano al centro de Madrid y en el límite con el castizo barrio de Chamberí, abrió hace 128 años el Café Comercial. A los pocos años empezó a tener fama por chocolate con churros, sus platos de comida abundante y a buen precio, y su buen café, probablemente traído de La Habana de donde era originario uno de sus propietarios. Hace pocos días se supo de su cierre repentino, y la noticia causó mucho pesar entre los madrileños que expresaron su tristeza en las redes sociales y en el propio establecimiento, llenando sus ventanas de mensajes.

El Café Comercial fue uno de esos locales que vieron pasar la historia de Madrid y fueron también protagonistas de ella. Lo visité por primera vez hace una década, atraído por la inspiración que le habían dado sus salones de columnas y espejos a muchos grandes de las letras ibéricas como mi tocayo José Cela. Supe que desde Antonio Machado hasta Arturo Pérez Reverte, muchas generaciones de artistas habían pasado por allí para convertir el Café en parte de sus obras, como en los textos de Benito Pérez Galdós, los versos de Joaquín Sabina, o las películas de David Trueba.

placa-situada-en-el-cafe-comercial_447777

Todavía recuerdo mi expectativa al traspasar por primera vez las puertas cromadas giratorias del emblemático sitio, y encontrarme con lo que desde fuera se veía como un imponente recinto de techos altos y mármol. Me sorprendió que en un Café tan conocido, representado y comentado, hubiera tan poca gente, pero eso me permitió sentarme junto a uno de los grandes ventanales con vistas a la Glorieta de Bilbao. Mis emociones se fueron asentando a la vez que mi culo en una silla vieja que crujió como si escasos setenta kilos fueran a hacerla pedazos. El cuaderno que traía se quedó adherido a la mesa, todavía sucia con pegotes de bebidas consumidas por clientes anteriores. Tuve que esperar un buen rato antes de que uno de los pocos camareros, con aires de no entusiasmarse mucho, se acercara a mi mesa para fruncir el ceño con algo de desprecio cuando le pedí que por favor la limpiara un poco. Al volver con el café, entendí por qué había trazas de otras bebidas en la mesa: lo dejó allí con brusquedad y derramando una buena parte, a la vez que me dejaba un platillo metálico con la cuenta.

cafe-comercial

Lo que no recuerdo bien es qué me causó más indignación, si el exorbitado precio del café o su despreciable sabor. Lejos habían quedado los tiempos en los que los versos de escritores reconocidos hablaban de las bondades del café servido allí; en este local también se cumplía la máxima que acompaña la mayor parte del territorio español: el café que se sirve es malo. Otra cosa es que estuvieran aprovechando la fama de un siglo para venderlo además al triple de lo que podía costar en cualquier otro sitio cercano. Pasaron años hasta que volví de nuevo. Me había citado otra persona con la que tenía relaciones profesionales y no me venía mal el sitio para el encuentro. Mala idea: se repitió la experiencia, casi calcada pero esta vez en compañía de alguien que compartió mi opinión. A lo largo del tiempo me cansé de escuchar impresiones similares en boca de otros conocidos sobre el terrible servicio y no volví nunca más.

Por todo esto no lamento el cierre del Café Comercial. En el vecino barrio de Malasaña, muy de moda desde hace algunos años, han comenzado a abrir sitios con propuestas novedosas y muy interesantes, tanto para tomar café como para degustar muchos tipos de comida, internacional o española, pero siempre con algún detalle que marca la diferencia. Incluso sobreviven locales de ambiente castizo como el Café Manuela, Casa Julio, Bodegas la Ardosa o el Café de Ruiz, que han sabido combinar las necesidades de un público más joven con el estilo tradicional del Madrid de siempre. Nada que ver con el Café Comercial, que se quedó anclado en un pasado rancio y casposo, de pésimo servicio, malos precios y peor café.

Curiosamente acaba de abrir, justo enfrente, una sucursal de la conocida cadena colombiana de restaurantes Crepes & Waffles, la primera en el centro de Madrid. La atención es tan agradable como los platos, y tan suave como el aroma de ese café aromático y sabroso que sirven. Detalles que hacen placentera la visita y hasta agradable el pagar por unos buenos productos y servicios. Algo que el Café Comercial olvidó en su siglo de historia, con el consabido destino que le espera muchos otros negocios madrileños que siguen anclados en un pasado deslustrado.

twitter facebook feed

ENTRADAS MÁS LEÍDAS

 

ARCHIVO

(Visited 275 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Los buenos muertos

    Nunca conocí a mi abuela Marina. De ella me cuentan que era enérgica, decidida, que tenía un carácter guerrero. Cuando(...)

  • Vida

    El Sorteo de Navidad: a ver si hay suerte

    A pesar de la crisis económica y el desempleo, hay un pequeño local de la Gran Vía madrileña que por(...)

  • Colombia

    Narcos en la Puerta del Sol

    La alcaldía de Madrid no va a retirar de la Puerta del Sol, sitio emblemático de la capital española, la(...)

  • Colombia

    Cómo explicar el NO desde este lado del charco

    Es difícil intentar explicar por estos lares el resultado de las votaciones del plebiscito en Colombia, ante el lógico desconcierto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El día del debut de la Selección Colombia en el Mundial de(...)

2

Muchos emprendedores ven en Internet una gran posibilidad para dar a conocer(...)

3

La influencia social es la capacidad que tienen algunas personas, conocidas como(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar