Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A partir de ahora hablaremos un tiempo de cocina. Hace varios años leí una experiencia interesante que se realizaba en España, en donde alrededor de la elaboración de un plato específico se vivenciaba y reflexionaba sobre elementos cruciales del trabajo en equipo como fijación de objetivos, cooperación, pertenencia, comunicación, servicio y obviamente, resultados a partir de esta experiencia colectiva.

Tanto me llamó la atención que, con un experto en cocina a bordo, desarrollé varios talleres en Colombia y ahora en Neuquén, Argentina, con esta técnica, en donde también se pueden descubrir las distintas personalidades que componen un equipo, e inclusive niveles de tolerancia a la presión de cada uno de sus integrantes, para luego, como sobremesa, identificar caminos y estrategias a seguir para mejorar el rendimiento del equipo

Pero hasta aquí no llega el alcance que puede llegar a tener la combinación de la gastronomía con procesos de crecimiento y lo viví en carne propia cuando hace dos años en mi vida personal elegí acercarme más a la cocina para continuar saboreando nuestra sazón colombiana en tierras argentinas y, a la par me vi aprendiendo cocina argentina básica, hago énfasis en BÁSICA, hecha a la colombiana.

Así que de repente me observé con miga de pan (pan rallado) y huevos cocinando mi primera milanesa de carne y preguntándome por qué me sentía tan incómoda con el desorden que yo misma iba formando en frente mío, porque por mi inexperiencia, la miga de pan volaba a voluntad y los restos de huevo inundaban el mesón.

La respuesta iba llegando mientras las milanesas se iban dorando, algunas más de lo necesario: en mi vida no me gusta el desorden, ni el físico, ni el mental. Tener estructura básica y cumplirla a la hora de emprender un objetivo siempre ha sido un eje fundamental que me ayuda a gestionar mi tiempo y mis actividades. Y lo que tenía en frente mío, poco de organización y mucho de “despelote”.

Así que hice un pare. Apagué el fogón donde estaba el aceite y me decidí a organizar el asunto. Ya con algunas milanesas fuera que se veían apetitosas, es decir aprobé el resultado, puse el ojo en el proceso y lo ajusté para sentirme más a gusto. Ubiqué los ingredientes de forma tal que secuencialmente podía ir pasando la carne por cada uno de ellos (al final daré la receta), sin generar tanto desorden, léase “quilombo” para los argentinos.

Esto redujo las salpicaduras, y ví con satisfacción cómo más miga de pan y huevo permanecieron en su lugar. Sin embargo, y como era obvio, el desorden aunque minimizado, estaba allí, así que observé lo que había y decidí incorporar un nuevo aprendizaje: estructura y rigidez es clave, pero un cierto grado de flexibilidad también es fundamental para tener la capacidad de ajustarse a cambios y resultados no esperados, y con base en ello generar nuevas acciones, y lo más importante, disfrutar de los procesos.

¿Qué hice? Sonreí, me felicité por haberlo logrado y salido ilesa, trapito y agua, limpiar el desorden, compartir mi experiencia en la mesa y disfrutar de una deliciosa milanesa de primeriza colombiana.

Rigidez Vs Flexibilidad

Los chinos comparan la fortaleza del roble con la del bambú. A pesar de que el roble se ve mucho más fuerte y sólido, no aguanta, por su rigidez, las tormentas tal como lo hace el bambú, que gracias a su flexibilidad puede soportar los fuertes embates del tiempo.

En esta metáfora se encierra un mensaje claro y tiene que ver con la necesidad de inyectarle flexibilidad a nuestra vida, adaptarnos a las circunstancias y realizar los cambios que, sin afectar nuestra esencia y valores, nos ayuden para obtener mejores resultados.

No se puede avanzar en un proceso personal, profesional o corporativo parado solo desde uno de los dos espacios. Ni tan rígido que termines haciendo siempre lo mismo pero esperando resultados diferentes, o peor aun dejando siempre el mensaje de que solo tú tienes la razón; ni tan flexible que te termines adaptando a lo que otros digan, al que dirán, sin defender tus propios valores, principios y objetivos.

Encontré una frase perfecta para tener en cuenta: Ensaya, chequea, explora y actúa. Notarás la diferencia.

Y he aquí la receta amateur para una rica milanesa de carne (o pollo):

Ingredientes: lonjas de carne magra de máximo un centímetro de espesor, dos huevos, miga de pan y aceite.
Pasos a seguir:

  • • En sendos platos esparces la miga de pan a la que le puedes mezclar orégano, perejil o las especies que quieras
  • • En plato aparte revuelves los huevos con sal y pimienta
  • • Tomas cada uno de los pedazos de carne lo mojas bien en el huevo y luego lo cubres por los dos lados con la miga de pan, haciendo presión con la mano o con un pisa carne para que se extienda a lo largo y luego al aceite que debes haber precalentado unos minutos a fuego medio.
  • • Lo dejas allí hasta que se dore por los dos lados y luego la colocas en una bandeja con servilleta de papel para que absorba el aceite sobrante.
  • • Lo puedes servir, al estilo argentino, con papas fritas, huevo frito y ensalada de lechuga y tomate. En mi flexibilidad y objetivo de comer pocos fritos cambio por pure de papa y elimino el huevo frito. Haz los ajustes que hagan feliz a tu estómago.

Nos vemos en la próxima con una nueva receta para vencer miedos que no permiten avanzar.

Sígueme en Twitter @liderazgoarriba

Lanzamientos en Amazon

Diario Portafolio. 7-02-2014.

La coach y periodista colombiana Sandra Mateus, lanzó en Amazon, la mayor tienda virtual de la red, una colección de cuatro e-books con temas relacionados con el liderazgo personal.

“Los formatos digitales están tomando cada día más fuerza y la preferencia por internet ya no es solo de los jóvenes, por lo cual se convierte en un espacio interesante para promover este tipo de reflexiones alrededor de aspectos que mejoran no solo nuestra vida personal sino la profesional, pasando por temas como la planificación hasta las relaciones familiares y románticas”, afirmó Mateus. La colección llamada ‘Coaching para la Vida’, contempla tres ebooks.

E-books disponibles en Amazon

“Hora de enamorarme de la persona correcta”, Elige a quienes quieres atraer a tu vida en mi colección “Coaching para la vida” Coaching emocional para trabajar en las relaciones que estamos generando a nuestro alrededor, y a quienes estamos atrayendo a nuestra vida

Manual digital de entrenamiento para construcción de Huella PersonalEs la clave para mejorar relaciones y resultados. Más de 15 ejercicios prácticos, herramientas de coaching, enlaces a videos de reflexión

Legado de Vida un Libro para Aprender a Volar con Nuestros Niños Para padres, educadores o quienes quieran trabajar en si mismos para generar crecimiento en nuestro niños, ahora también el Libro

 METAS EFECTIVAS. Proceso guiado de coaching para planificar y alcanzar objetivos 

Nace de la serie de artículos publicados en este blog y se enriquece con herramientas de coaching, Programación Neurolingüistica e Inteligencia emocional.

Con la compra de cualquiera de estos ebooks envía un mail a contacto@coachsandramateus.com y recibe en tu correo el documento: “Planificación personal: Como establecer metas realistas y efectivas”

Otras entradas recientes 

(Visited 991 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sandra Mateus. Crecí profesionalmente en las salas de redacción de medios como La República, Todelar y el extinto más no olvidado diario La Prensa. Con estas experiencias a cuestas transité el camino de ser estratega en comunicaciones corporativas y desde hace varios años elegí incluir al coaching y al liderazgo en mi vida certificándome como Coach profesional, porque gracias a eso adquirí competencias para facilitarle a personas y empresas la búsqueda de los bloqueos que no les permiten avanzar hacia donde quieren. Viví cuatro años en Neuquén, entrada de la Patagonia Argentina, y allí no solo me sumergí en la práctica y docencia del Coaching Ontológico, sino en el mate, bebida que me traje a mi Colombia a donde regresé hace ya casi tres años para volcar mi experiencia y pasión al desarrollo y entrenamiento de personas y organizaciones, en las competencias conversacionales y de liderazgo necesarias para lograr mayor efectividad en la consecución de objetivos que nos ayuden a ser cada vez mejores como personas y como sociedad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar