Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Cuando era niño mi padre nos prometió a mis hermanos y a mí el tradicional paseo a la costa por tierra, que nos llevaría de paso a ciudades intermedias como Medellín, Manizales, Montería y el retorno por Bucaramanga y muchos pueblitos de Boyacá. Toda una vuelta a Colombia en 20 días. Pero nuestra prioridad era conocer el mar en Coveñas, Cartagena y Santa Marta, donde nos quedaríamos la mayor parte del tiempo. Después ya de adulto, en el año 2010, cumpliendo la última voluntad de mi madre quien quería que sus cenizas quedaran en el mar, la familia regresó y volimos a pasar rápidamente por algunas de esas ciudades que conducen hacia la Costa Atlántica.

Nos quedamos una noche en Aratoca-Santander para descansar del viaje y recargar energías, aprovechamos para que nuestros hijos conocieran el Parque Nacional del Chicamocha que llevaba poco tiempo de inaugurado y a la mañana siguiente llegamos de nuevo a la capital.
Coincidentemente de un tiempo para acá he tenido la posibilidad de conocer gente muy querida (muchos de ellos clientes míos de twitter) de la acertadamente llamada “Ciudad Bonita”, Bucaramanga, que me han invitado a su ciudad y a la cual he tenido la posibilidad de visitar para hacer turismo.

Cuando a uno le hablan de la gente de esta ciudad lo primero que se piensa es que las mujeres son muy bravas y los hombres atravesados. Esa horrible manía que tenemos de generalizar y pensar que todos son así. Pues me tienen los bumangueses gratamente sorprendidos con lo buenos anfitriones que son. Las mujeres, muchas de ellas muy bellas te tratan con sencillez y calor humano, los hombres amigables y orgullosos de su tierra demuestran que son trabajadores y aunque se supone que es una región muy liberal, guardan ciertas costumbres conservadoras que son llamativas para mí, pues se asemejan mucho a la crianza que me dieron. 
Costumbres como cenar en familia sin que sea una fecha especial, lo cual se ha perdido en otras regiones como de la que yo provengo por culpa del ajetreo diario, compromisos laborales y el mismo estrés de la capital donde los desplazamientos son mucho más demorados, no hay calidad de vida y esto desintegra a la familia. Es más fácil encontrar las antiguas barberías condenadas a desaparecer en Bogotá, se siente más civismo en la calle y sus avenidas son mucho más limpias y ordenadas.
Percibo que en Bucaramanga, a pesar de las pocas oportunidades laborales, la gente vive mejor, tienen lo que a muchos de los que vivimos en ciudades más grandes nos falta: “calidad de vida“. El comercio no es esclavo de las ganancias por lo cual cierra dos horas a mediodía, sus habitantes pueden ir a la casa a almorzar y hasta les queda tiempo para tomar una siesta lo cual los hace más productivos en sus trabajos. No hay ley zanahoria para la rumba y con contadas excepciones la gente se sabe comportar. Y ni hablar de su exquisita gastronomía; hay varios sitios que me descrestaron. El primero se llama “Mercagán”, sus dueños son los ganaderos de la región y ellos se aseguran que la carne que se ofrece en los puntos de venta sea de la mejor calidad, a unos precios razonables acompañados de un servicio al cliente inmejorable. El segundo es “Hamburguesas el garaje” que para mi son las mejores de Colombia. 

2013-08-17 13.59.42.jpgPor eso quise averiguar la historia de este negocio y me contaron que es un caso de emprendimiento fabuloso, de ahí su nombre.  Sus dueños empezaron con las uñas y casi que eran una venta callejera. Ahora han crecido mucho en la ciudad y tienen un buen nombre bien ganado. Hace poco abrieron un nuevo restaurante gourmet donde los fines de semana bandas de rock locales amenizan a sus comensales.
Y por último, y aunque sitios es lo que hay para comer bueno, tengo que recomendar dos desayunaderos famosos que quedan muy cerca, les hablo de “El chiflas” donde no debe dejar de pedir la arepa santandereana con salsa tártara y su vecino de en frente, “El tony”, donde puede acompañar un calentado con una Kola Hipinto servida con zumo de limón, entre muchas otros platos que puede ordenar.
Si el plan turístico incluye religión se debe visitar el señor de los milagros de Girón, que dicen es muy efectivo; los dulces de Floridabanca son famosos, el paseo a la Mesa de los Santos donde hace un clima delicioso no puede faltar. A propósito, ¿sabían ustedes que el mejor café de Colombia ya no se da en el Eje Cafetero? Pues si, ahora es de esta región de Santander desde donde también se puede tomar el teleférico (una verdadera maravilla de la ingeniería moderna) para adentrarse en el imponente cañón del Chicamocha que tiene una vista espectacular. 
2012-12-30 14.21.00.jpg
Pero PANACHI ofrece mucho más que naturaleza, también hay historia. Cuando se visita el monumento de los comuneros reconstruyen la vida de una mujer berraca (no brava) a la que le debemos mucho, les hablo de Manuela Beltrán. Hay muchas atracciones infantiles y buenos restaurantes al interior del parque.
Pueden quedarme muchas cosas por decir de esta bella región, como la parada en San Gil para visitar el parque El gallineral y poder practicar deportes extremos, pero es que aún no termino de conocer. Lo único es que recomiendo ir a Bucaramanga y sus alrededores, es una buena opción para sus próximas vacaciones.
No se si seguiré viajando tan frecuentemente, puede que en el futuro mi destino sea otro, lo único que sé es que redescubrí a la Ciudad Bonita y me enamoré de sus mujeres, sus paisajes,  su orden y de la tenacidad de sus hombres honrados y trabajadores que siempre me reciben con los brazos abiertos, a pesar de ser un desconocido y me brindan calor humano.
(Visited 646 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¡Por fin! Restaurante Mercagán Parrilla llegó a Bogotá

    Para los santandereanos, hablar de Mercagán Parrilla es bastante familiar ya que se trata de un negocio que data(...)

  • Colombia

    Los cortes de carne colombianos

    Vivo en una constante polémica con mi hermana vegetariana por el tema del consumo de carne. Le doy argumentos(...)

  • Vida

    Restaurante Lía, un pagamento a la naturaleza

      Deambulando por el centro de Chía, y buscando en donde almorzar, me encontré con una fachada oscura pero llamativa y elegante. Al ingresar al local tuve buenas sensaciones pues el chef salió de su cocina y me abordó con gran amabilidad; me explicó (tal vez porque me vio gordito) que este no era un restaurante tradicional, con ingredientes y recetas tradicionales, pero fue precisamente eso lo que me animó a quedarme. Pablo Aya se sentó conmigo a la mesa tomándose el tiempo para contarme sobre su carta y su concepto. Todo lo que hay en la cocina del Restaurante Lía es de origen orgánico (una parte es lo que se cultiva en la huerta de su casa y otra comprada a los campesinos directamente) garantizando que no sea regado con químicos. De igual manera, lo que dice el chef tiene todo sentido, o por lo menos a mi me convenció, y es que si usted va a sacrificar un animal (porque no se trata de un restaurante vegetariano) por lo menos hay que darle una buena vida. Eso es Lía: un pagamento a la naturaleza. Es agradecerle por proveer alimento y no cocinarlo de manera 'chambona', sino esmerarse por ese ser vivo que dio su vida para que nos alimentemos. chia1 Mientras esa charla sucedía me traían una deliciosa entrada de queso costeño frito acompañado de salsa de piña, fresas, tomate miniatura o cherry y un toque de chile poblano. La presentación, impecable; el sabor, exquisito; y las combinaciones al paladar, bastante agradables. En ese momento ya estaba convencido de querer pedir plato fuerte que incluyera una proteína esmeradamente preparada, así que escogí una sobrebarriga asada a la parrilla que Pablo cocina previamente 6 horas bajo la tierra en su casa, en un fondo a base de tomate. Es un pedazo de carne de 480 gramos y tengo que decir que jamás había probado algo tan tierno al paladar. Es como si la estufa bajo la tierra hiciera el papel de una olla pitadora. El chef aprendió esta técnica viviendo unos meses con unos indígenas mexicanos, y cuando regresó al país adaptó la receta a su restaurante. Pero no solo la sobrebarriga se cocina bajo esta premisa; también lo hacen con la costilla de res, medallones de lomo, trucha, pato y otros "muertos", como les llama Pablo a sus platos. En matas y muertos se divide su carta, y aunque no es políticamente correcto decir eso, tiene todo el sentido. chia2 Después llegó el postre. Una cuajada flambeada en tequila espectacular que me hizo regresar a Lía a repetir la semana siguiente. Solo fui por esa delicia y pienso frecuentar de nuevo el sitio. Todo tiene razón de ser en este restaurante, desde las entradas, pasando por las bebidas no alcohólicas y qué decir de las alcohólicas. Cócteles con sabores del pacífico colombiano combinados con las raíces de méxico, y así. Pero mejor no contar más, es preferible que vean el video y vayan a probar. Yo me fui feliz para mi casa con unas cuantas libras de papas nativas que Pablo me regaló para que preparara en casa. Estas son las que él usa en su negocio frecuentemente para acompañar sus platos. Chía dejó de ser hace rato el lugar de los restaurantes de parrilla, los sitios de rumba, los piqueteaderos al lado de la carretera, o los puntos de postre y merengón... ¡ahora existe Lía! Un restaurante a manteles que es respetuoso de lo que la naturaleza nos da.

  • Vida

    18 de septiembre, tatuaje del alma...

    ¿Cómo poder encontrar las palabras adecuadas? ¿Cómo poder seguir siendo el caballero que admiraste? ¿Cómo poder plasmar palabras sin(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Tal vez el monopatín hizo parte de su infancia como una(...)

3

Ya lo sabíamos, no necesitábamos estudios para eso: los colombianos trabajamos(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar