Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Esta semana se ha sabido que un grupo de multimillonarios aprovechó la crisis y los huecos legales para esconder cantidades impresionantes de dinero en paraísos fiscales. Según el análisis de un grupo de economistas británicos, serían aproximadamente quince BILLONES de dólares. Es decir, unos quince millones de millones de dólares. Es lo que los gringos llaman “trillion”, una de las mayores cifras que se pueden usar a la hora de hablar de plata.

Al leer esto, no puedo evitar pensar en los dragones.

Cuando era niño me fascinaban las historias de dragones. Esos seres mitológicos reptilianos, con alas membranosas y aliento de fuego que tenían por costumbre asaltar castillos, saquear riquezas y robar doncellas. Todavía me gustan, aunque nunca comprendí bien sus motivaciones. ¿Para qué querían las doncellas los dragones?, me preguntaba con diez años. Si es para devorárselas, pues bien pueden comerse mil vacas sin que nade se los impida. Incluso asadas, si les daba la gana.

Aun así, lo que más me sorprendía entonces -y me sigue sorprendiendo ahora-, es esa costumbre que tenían los dragones de reunir montañas de oro, piedras preciosas y objetos valiosos, para luego sentarse sobre ellos en una caverna oscura. ¿Cuál era el objetivo? Es decir, al menos a la doncella se la puede poner a bailar y cantar antes de zampársela. Pero las riquezas acumuladas no le van a servir para comprarse nada. Menos todavía: son el aliciente para que grupos de aventureros se reúnan con el único propósito de matar el dragón.

Hasta el sol de hoy sigo sin comprender esa ansia bestial que lleva a acumular riquezas sin ningún sentido, hasta más allá de donde se puede gastar en toda una vida. A mí se me ocurren muchas cosas que se pueden hacer con un millón de dólares. Incluso con diez o cien. Más allá, me pierdo completamente. Me da exactamente igual, porque soy incapaz de imaginarlos. Ni hablar de quince BILLONES de dólares (siento las mayúsculas, pero una cifra así no pude escribirse de otra forma).

Para hacerme una idea, consulté la página de Kleptocracy, donde hacen unas infografías fantásticas para ilustrar las enormes cantidades de dinero que se han malgastado o “perdido” últimamente. Por ejemplo, aquí la imagen de un millón de dólares en billetes de cien, eso que siempre vemos que se llevan los ladrones de bancos en maletas deportivas. Es una cantidad fácil de transportar y de gastar.

un millón de dólares.jpg

Cien millones, en cambio, son tan altos como una persona, y ocupan el espacio de un palet de carga: un metro cuadrado.
Es el valor de una empresa pequeña, de una casa lujosa o de un jet privado.

cien millones de dolares.jpg

Si juntamos cantidades como la anterior hasta alcanzar la cifra que los multimillonarios del mundo tienen escondida en paraísos fiscales, la imagen que nos da Kleptocracy es algo como esto:
Quince Billones de dólares en billetes de cien: 15.000.000.000.000.

15 billones.jpg

Tan altos como la Estatua de la Libertad (sin pedestal), ocupando más espacio que un estadio de fútbol, es una cantidad que supera la producción total de los Estados Unidos en un año. Con esa cantidad se podría pagar la deuda externa de los países del Tercer Mundo y sobraría dinero. Menos del 0,05 por ciento sería suficiente para erradicar completamente la pobreza en el mundo, según el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD).

Peor aún: el estudio es conservador en sus estimaciones. Podrían ser 30 BILLONES, el doble de plata escondida en paraísos fiscales. Saqueada de países como Rusia, Arabia Saudí, Nigeria (y España y Colombia), guardada como el tesoro de un montón de dragones que dormitan satisfechos sobre las riquezas robadas, sin que haya caballeros de brillante armadura capaces de acabar con las bestias.

Es el tesoro de los dragones de la especulación, del capitalismo sin escrúpulos, los nuevos monstruos que nos están llevando a vivir una nueva Edad Media.

twitter facebook feed

ENTRADAS MÁS LEÍDAS

 

ARCHIVO

(Visited 209 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quizás eres como yo, de esos que siente que marchar es(...)

2

A lo largo de los años, escucho un comentario recurrente sobre(...)

3

En un mundo lleno de voces diversas y relatos únicos, hay(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Los “reptiles” dragones que se han alimentado y mantenido gracias a la adoración, el miedo infundado y la esclavitud impuesta al lobotomizado rebaño humano, tienen sus días contados y están asustados, buscando refugio bajo tierra, ya que ojalá pronto el humano se de cuenta de su verdadero potencial y deje de ser un idiota útil para los intereses de esa cábala oscura.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar