Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El teletrabajo es una solución a la movilidad que, ante la imposibilidad de teletransportarse o ganarse la lotería, resulta lo más cercano a trabajar de manera más cómoda y con menos estrés. También es una solución para personas -como yo- que no pueden oír un alfiler cayendo a su lado porque les parece que hay mucho ruido y por eso prefieren quedarse algunos días en la casa para avanzar más en la redacción de informes, propuestas, capítulos de libros, etc.

En el transporte, el tema del teletrabajo ha sido recibido con un amplio y largo abrazo (casi sospechoso), en particular porque reduce los kilómetros viajados, y más que todo porque los reduce en gente que seguramente habría ido en carro a su oficina. Lo último no es una afirmación suelta, es porque en realidad quienes tienen la oportunidad de trabajar desde otro lugar distinto a su oficina son quienes tienen un trabajo más “cerebral”, con mejor pago y, en general, con carro. 
El teletrabajo se trata de que aquellas personas que quisieran tener un poco más de tiempo libre y tienen un contexto favorable para trabajar desde sus casas, pueden hacerlo. Y no, nadie se va a dar cuenta si terminaron todo su trabajo del día en dos horas y de resto estuvieron bailando Zumba con el televisor a todo volumen, o si su acuerdo de teletrabajo era particularmente orientado a ganar más puntos en Farmville, Age of Nosequecosas o cualquier juego pendejo que, como el Sudoku, no deja nada al jugador más que tiempo perdido. Más allá de sus intenciones reales o soñadas, el teletrabajo puede ser bien utilizado y lograr muchas cosas útiles.
 

Couch Surfing 

En cualquier caso, lo importante de aplicar el teletrabajo para el contexto que me interesa (el del transporte) es que por cada persona que teletrabaja un día se han dejado de realizar dos viajes que se habrían hecho para ir a jugar Farmville y chismear por Facebook en la oficina, y trabajar en el entretanto (no mientan, ustedes también lo hacen, y algunos seguramente llegaron a esta página por estar viendo Twitter o Facebook un rato).
Para explicarlo de manera más teórica: hasta hace unos años, había dos velocidades para moverse en una ciudad: rápido y despacio. Desde que la globalización tuvo momentum, comenzó a suceder un proceso de compresión de espacio-tiempo que, como dicen los marxistas famosos, aniquiló estas dos dimensiones y nos dejaron con un mundo chirriquitico y con distancias realmente más cortas. Esto fue debido inicialmente a los modos de transporte (cada vez más rápidos), pero luego fue posible gracias a los modos de comunicación cada vez más versátiles.
Para darles un ejemplo: cuando el teléfono se volvió de facil acceso, las fábricas comenzaron a desvincularse espacialmente de las oficinas centrales (el “headquarter”) porque era posible comunicarse inmediatamente para regañar a la gente por hacer su trabajo mal (o bien, no importaba, lo importante era – y es – regañar). Posteriormente vinieron otras tecnologías más modernas para gritar a sus empleados y controlarlos: el fax (grito escrito), los sistemas de cámaras, los aparaticos de videoconferencias, e internet.
Las consecuencias prácticas de estos desarrollos tecnológicos tienen doble filo: podemos trabajar desde donde queramos, pero también… podemos trabajar desde donde queramos. No obstante, cuando uno aprende a ser más sensato con el uso de la tecnología, puede comenzar a gozar de sus ventajas sin caer en la adicción (estar todo el día conectado y trabajando) ni en la pereza (estar todo el día conectado y en Farmville). El buen uso del teletrabajo tiene sus ventajas, y aunque un empleador siempre va a sacar la excusa de “esque es mejor estar en la oficina siempre por eso del trabajo en equipo”, es posible convencerlo de dejar que uno trabaje desde la casa de vez en cuando.
 

Fuzzy Bunny Slippers 

 Ahora vienen las buenas noticias: En Colombia, el teletrabajo tiene incluso una ley del 2008 que lo regula. También tiene un librito lo más de inclusive respondiendo las dudas más frecuentes sobre cómo teletrabajar y bajo qué reglamento se rige esta modalidad de trabajo, pasos a seguir, pantuflas a comprar, etc. Lo pueden bajar de aquí (busque el botón de “descarga gratis” – no es un virus, aunque el estilo del botón parece indicarlo). Y, cómo no, un videillo con información útil para el ciudadano del común:
 
 Fuente: http://www.mintrabajo.gov.co/teletrabajo.html 
 Como yo viajo tanto, es realmente raro es que esté en mi oficina trabajando. Incluso he tenido la oportunidad de dar una conferencia en Villavicencio estando en Sudáfrica:
 

Telepresence en Villavo 

 (no caí en cuenta de que mi conferencia era a las 11pm de hora sudafricana) 
 Y también he podido trabajar desde lugares más paradisiacos:

Teletrabajo en Lima 

 Ahora vuelvo a lo que decía arriba: hay unos trabajos que sí pueden beneficiarse del mundo del teletrabajo, pero hay unos (varios, muchos de hecho) que no lo pueden hacer: 
 – Vendedor/a (a menos de que tuviera una cuenta en MercadoLibre, le toca salir a vender todos los días) 
 – Vigilantes (según entiendo, para ellos es simplemente imposible dormir toda la noche en su propia casa, les toca hacerlo en el edificio donde trabajan) 
 – Cantinflas (todos los papeles que hizo implicaban una presencia personal para la realización de su labor) 
BarrenderoEl.jpg
 Fuente: http://mispeliculasenlinea.blogspot.com/2012/12/cantinflas-el-barrendero-1982.html 
Entonces, si usted es una de esas personas que puede beneficiarse de El Mundo Visto Desde
Las Pantuflas, ¡HABLE HOY MISMO CON SU JEFE! ¡GOCE USTED DE ESTE MARAVILLOSO MUNDO QUE ES EL TELETRABAJO! ¡AHORRE TAMBIÉN AGUA, SI ES DE SU PARECER NO BAÑARSE! Pero, por favor, caiga en cuenta de que tiene que aprovechar su oportunidad, y si llega a poder generar una rutina de teletrabajo desde sus cobijas – perdón, desde su “home office” – va a encontrar una nueva dimensión tempo-espacial que le hará sentir como si viajara de su casa a su oficina sin moverse. Tal vez algún día lo logre de manera tan fluida que se sienta como si viviera en este video de Jamiroquai:
 

 

!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”//platform.twitter.com/widgets.js”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document,”script”,”twitter-wjs”);
(Visited 230 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Ojo y aclaro, transición segura y responsable. Es decir, vamos bien,(...)

2

Empecemos por aquello de “el amor todo lo sufre, todo lo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El mejor negocio del 2014: vender cobijas y pantuflas | Blogs El Tiempo

    […] no es bruta – El mundo está cambiando – Toca ponerse a vender cobijitas (al igual que pantuflas, como ya había yo predicho en otro post) – El transporte urbano va a dejar de ser tan interesante y nos va a tocar comenzar a trabajar más […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar