Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Pablo el Peaton muere
La muerte del actor Pablo el  Peatón (Paul Walker) nos tiene en shock a muchos. El mayor shock que yo tengo es porque no sé si finalmente van a sacar la última película de su Saga “Rápido y Furioso”, de la cual no me he perdido ni una sola entrega y me las he visto todas por lo menos dos veces, y las que mi esposa resume perfectamente con tres palabras: “carros, armas, tetas”. Mi resumen es más largo: “una película que se trata de ir a toda mecha, burlarse de la policía, dar balazos y actuar como si todos estuvieran en segundo de primaria”.

paul el peaton

(este era Pablo el Peatón, por si acaso – Foto efe)

Y sí, hay cosas de muy mal gusto como comer con los codos en la mesa, poner música a todo volumen en TransMilenio y hablar de sí mismo en tercera persona. Pero el comportamiento de más mal gusto que puede existir es criticar a un muerto. Yo lo voy a hacer, y pido perdón pero esta crítica es irresistible (además, ya la hizo mi amigo Todd Edelman en Facebook entonces yo solo en realidad me estoy copiando).

Antes de continuar, léase esta nota aclaratoria del autor: Hay muchas historias de personas que mueren por ir a altas velocidades. Unas de ellas lo hacen embriagados con consecuencias nefastas para los demás (por ejemplo, cuando atropellan a alguien y esa persona muere). Hay ocasiones en las que la situación es aún peor porque el conductor está embriagado, atropella y mata a alguien pero él (el borracho al volante) sigue vivo. Estas situaciones las conocemos, y tristemente en Bogotá y Colombia se han visto casos de ese estilo… al ver la muerte de Paul Walker, quien murió en un carro y contra un poste y no hirió a nadie más que él mismo, hay que admitir que no es justo compararle con un borracho que atropella, mata a alguien y después se escapa. A raíz de muchos comentarios que llegaron a este post cuando lo publiqué la primera vez, me parece justo y necesario hacer esa aclaración: no estoy diciendo que Paul Walker haya sido una mala persona, sino que su personaje (y las circunstancias de su muerte) actúan como una señal de que algo anda mal en la forma como percibimos la velocidad, la hombría y, en general, nuestra posición ante la vida y la muerte propia y de los demás. Pero no por eso deja de ser ilustrativo el hecho, y de ahí que este post fue modificado para dejar de ser tan ácido como antes pero sigo teniendo la misma posición ante el fenómeno de la velocidad y su percepción de parte de la sociedad contemporánea. Al respecto sugiero al lector que consulte la obra de Paul Virilio, la de Barbara Adam, la de Carl Honoré, James Gleick, la de Ivan Ilich (el de “Energía y Equidad”) y cualquiera de los que aparece en las referencias de esos libros. En cualquier caso, agradezco a los lectores por dar su opinión (a veces de manera no muy cortés) y a los editores de los blogs de El Tiempo por darme también su punto de vista (de manera muy franca pero muy respetuosa y cortés). Ahora sí sigo describiendo mi posición:

La historia de la muerte de Pablo el Peatón a más de 200 km/h cuando iba con un amigo para un acto de beneficencia de su ONG en el Porsche Carrera GT  que destruyeron es infaliblemente simbólica (es cierto, el no iba manejando, pero iba en el carro). Mejor dicho, es una de esas noticias que uno pensaría que está inventada por un tabloide si no fuera porque es totalmente cierta, y el sarcasmo de la situación es tristemente irresistible:

– La persona que se murió era de apellido “Peatón” (o caminante, pero ese sirve menos para mi retórica), y al mismo tiempo era la estrella de seis películas que se tratan de circular en automóviles a velocidades ilegales por vías urbanas donde podían estar caminando niños, personas ancianas y en general cualquier ciudadano que no tendría por qué sufrir por las consecuencias de la adrenalina de otros. Esta situación y la triste relación entre el apellido del actor (Walker) y la labor de su personaje (conductor a toda velocidad) me acuerda de esta estrella del cine animado (cuyo nombre, coincidencialmente, también es “Peatón” – el Sr Walker) que se convierte en un personaje totalmente distinto al ponerse al volante (“Mr Wheeler” – algo así como “el del volante”):

Mr Walker 

– El Sr Peatón murió en un carro a toda velocidad sobrepasando tres veces el límite de velocidad permitido de la calle por donde iba. Y no estaba en una película. Es decir, se perdió la diferenciación entre la persona que vivía una vida normal y fuera de peligro (Walker) y la del personaje que sí vivía su vida al borde de abismos (O’Conner, el personaje). Mejor dicho: la situación de la muerte de Walker hizo parecer que vivía su vida de manera tan inusualmente peligrosa como la de O’Conner, y asemejarse a una persona que tal vez no quería ser en la vida real. Finalmente, pareciera como si esa inmortalidad de las películas, donde todos salen ilesos después de una explosión mayor a la de Hiroshima (bueno, con un raspón leve), fuera algo que se les diera para su vida aquí en lo terrenal. Y, muy tristemente, no fue así. El de verdad se murió. Y creo que esto nos da una lección a todos los que a veces (o todos los días) nos tenemos que poner al volante… en resumen: no conduzca su carro como O’Conner porque usted y tal vez alguien más termina como Walker. Solo es en las películas que se sobrevive a esas situaciones espeectaculares. Y uno comienza a comprender que el mensaje del final de todas las versiones de Rápido y Furioso tienen una razón de ser: el texto que dice algo así como “no trate de hacer esto… lo hicieron personas experimentados en lugares cerrados y controlados”. Pero el problema es que la película entera nos lo hace ver como si fuera verdad, como si Rome y O’Conner y Mia y Letty y Toretto estuvieran de verdad conduciendo a muchos kilómetros por hora por calles transitadas por peatones, niños, señoras con coches, y todo como si nada. Eso, perdón, está mal.

Paul Walker a bordo de un carro

(foto de @realpaulwalker)

Entonces la reflexión de Todd Edelman cae como anillo al dedo (gracias a Claudio por traducirlo):

“Ok, él era un tipo simpático que amó a su familia y a su perro, etc. Él era un adicto a la velocidad, un “romantizador” de lo rápido. Esto anula sus buenas acciones. ¿Necesitó tratamiento? ¿Nuestra estúpida sociedad considera siquiera la adicción a la velocidad como una enfermedad? Es triste cuando alguien muere, pero muchos más morirán mientras se continúe la adoración a personajes como él”.

Y sí, estoy totalmente de acuerdo con cada palabra que dice Todd y no tengo mucho más que agregar. Ahora: atrévanse a pasarse el semáforo en rojo o a dárselas de los muy machitos en piques a las 4am. Eso que le pasó al Sr Peatón es de verdad verdad verdad, solamente era en la película donde rompían las reglas del tránsito, la gravedad y la vida y les perdonaban culpas y terminaban todos felices echando birra en un asado riendo de lo acontecido. Aquí en lo terrenal la cosa va en serio. Y si van a actuar como si estuvieran en segundo de primaria, háganlo como Danny Macaskill.

(y espero que esta vez lo haya podido explicar mejor que la primera vez que escribí este post)

(Visited 1.136 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hoy tengo un compromiso con mi sentir, más que con la(...)

2

Sucede mucho, posiblemente más de lo que uno quisiera. Y no(...)

3

Ciudadanos Colombianos en Venezuela ven violados sus derechos y hasta tras(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De qué sirve ser altruista, ciclista y cínico en Dakar | Blogs El Tiempo

    […] es una manera de pedir disculpas, o explicar más en detalle, la razón de ser del lenguaje de mi post sobre Paul Walker, que ofendió a muchos en su primera e incluso segunda versión. Creo, y no soy el primero en […]

  2. Es muy interesante ver como la sociedad actual se lamenta ante el sufrimiento de sus “estrellas”, la muerte de este personaje o de cualquier actor o cantante siempre va dar de que hablar y los medios de comunicación se alimentaran con el morbo y harán mercadeo con dicha noticia, pero lo paradójico del 99% de la población es como la muerte de un personaje de estos los afecta como si fuera la muerte de un familiar pero a la vez mostramos la mayor indiferencia hacia las tragedias de personas “comunes” y “corrientes”, muertes hay todos los días y de todos los tipos, la diferencia es que no es un actor o una persona reconocida por la cual lamentarse, podríamos suponer que si una persona muere de hambre en una esquina de nuestras civilizadas ciudades no nos afectara en lo mas mínimo por el simple hecho que esta no sale en televisión o en las grandes pantallas de los cines, estoy de acuerdo con la opinión del columnista con sarcasmo y todo, esa tendencia de endiosar a todo personaje que aparezca en cualquier pantalla es prácticamente enfermizo, supongo que el dolor que produce en la gente es tal vez porque no creen que la muerte le llegue a personas con dinero y “poder”, el problema es que olvidamos que esta , la muerte nos llega a todos independientemente de nuestra posición o el dinero de nuestra cuenta, o nuestra ocupación, la muerte es algo natural, y mas natural que alguien se muera en un vehículo corriendo sobrepasando los limites en una carretera que no se ha dispuesto para dichas velocidades, o cuantos muertos entrega pistas como la formula 1 que están diseñadas para correr?, sentir dolor por la muerte de una persona querida y cercana es algo normal, pero sufrir o lamentarse por la muerte de un famoso si es algo que hay que examinar y sobre todo hay que comprender que la muerte es algo natural y hace parte de la vida.

  3. Las cosas están mal con la sociedad y no diría algo sino todo, el que se haga una leyenda es cuestión de carisma, le simpatiza a la gente, siguiendo esa lógica entonces los campeones de F1, adictos a la velocidad, figuras publicas a nivel mundial, anuladas sus buenas acciones??? diría que un motivo mas contundente seria la violación de las normas establecidas para generar seguridad vial brindando un mal ejemplo siendo una persona tan reconocida, pero de ahí a pensar que endiosarlo es el motivo de nuestra podredumbre, de nuestra ceguera mental pues… no se, estamos lejos muy lejos de encontrar motivos reales, murió como quería, a su manera, para eso no se pide permiso, este mundo esta cayéndose a pedazos y aun asi no queremos ver que somos nosotros mismos los responsables, disfrutamos ‘encontrandole’ las falencias a los demás, nos hace sentir mejores personas pero eso de generar cambios reales, útiles, de concentrarnos en lo importante, de eso mas bien poco, no culpemos mas a la tv, al cine, la diferencia esta en nosotros

  4. De acuerdo con la idea más no con el sarcasmo. Respecto a la traducción del nombre realmente sería Pablo Caminante, pués en buen inglés la palabra ‘Pedestrian” es la que se utiliza para referirse a un peatón.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar