Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

teatroTwitter: @jeronimorivera

Soy cinéfilo. Escribo sobre cine, doy clases de cine en una universidad, investigo temas de cine y, por supuesto, veo películas. Sin embargo, paradójica y tristemente, cada vez voy menos a cine. Estoy seguro de que a ninguno de ustedes le importa esto, pero creo que las razones que comentaré harán que más de uno se sienta identificado.
Es claro que para ver películas no hay que ir al cine y que muchos espectadores van al cine sin importar la película que verán.  No hay que culparlos por esto, pues la cartelera comercial está inundada de películas llenas de efectos y sin mucha historia que son perfectas para pasar el rato, divertirse, compartir en familia o en pareja y salir de la sala sin angustias existenciales. Eso no está mal, por supuesto, pero el cine es mucho más que comer crispetas.
Ir a cine tiene un ingrediente mágico que sedujo a los primeros espectadores y que, en menor medida, sigue cautivándonos. Estar en la oscuridad durante más de 60 minutos, concentrados en una pantalla, con un sonido envolvente y absortos en una historia, es una gran posibilidad de aislarse de la rutina para vivir otras vidas, ver otros mundos y conocer personajes maravillosos. 
La industria de Hollywood, sin embargo, tiende hoy a estandarizar para que cada película se parezca a la anterior y nuestra conexión emocional esté dada exclusivamente por el presente de la experiencia en sala, como si estuviéramos en un parque de diversiones.  El cine es arte, cultura y entretenimiento y en diversos espacios he sostenido que una buena película debería tener ingredientes de al menos dos de los tres. 
Volviendo al tema inicial, cada vez voy menos al cine porque las películas que se presentan están en su mayoría dirigidas a un único público: el adolescente, y conste que no hablo mal de los adolescentes sino del pobre concepto que los productores tienen de ellos (no es gratuito el comentario de un colega fan de Star Wars que me confesó que se sintió viejo con la última película de la saga). Digo público adolescente y no infantil porque, curiosamente, muchas películas animadas han logrado el justo equilibrio entre dar gusto a los niños y al público adulto que por obligación debe acompañarlos a sus películas (a veces disfruta más el adulto).
proyector
Cada vez voy menos a cine también porque las películas que quiero ver pasan muy poco tiempo en cartelera, están en muy pocas salas alejadas de mi casa o no me entero que existen.  Hay un gran desbalance en los procesos de oferta, mercadeo y publicidad entre el cine de Hollywood y el del resto del mundo y esto lleva a se estandarice la cartelera con un supuesto cine para todos (del que hablé aquí).  Cada vez tenemos más salas de cine, con menos películas y pocos títulos ocupando la inmensa mayoría de ellas. 
En el caso de Bogotá, por poner el ejemplo de la ciudad con la oferta más variada y multicultural, las salas que presentan mayor variedad de películas quedan en el norte de la ciudad, en muy pocos teatros y con funciones a veces inaccesibles (cerca a la hora del almuerzo o tarde en la noche), por lo que quienes están interesados en verlas deben hacer un gran esfuerzo logístico para dirigirse a los teatros, con la mala sorpresa de que cuando sí se puede, la película ya no está.  En las demás ciudades no pasa esto, porque lamentablemente esas películas ni siquiera llegan a la cartelera.  Muchos dirán que esas películas son de nicho, que eso no le gusta a nadie, que es puro cine arte maluco (como me pusieron en un comentario hace poco) pero basta mirar las cifras de los festivales y muestras de cine alternativo para constatar que sí hay interés y hace falta presencia de otro cine en las pantallas.
A todo esto hay que sumarle la comodidad de las plataformas digitales que cada vez tienen una oferta más interesante y para todos los gustos.  A la logística de planear un viaje de más de 10 kilómetros a una hora complicada, muchas veces accedemos a la web, sacrificando la experiencia de la sala.
El otro factor, relativamente reciente, que nos ha alejado a muchos de las salas es el aumento inusitado del doblaje para la mayoría de las películas.  Por supuesto, las películas infantiles deben ser dobladas y también las de contenido familiar, pero no hay derecho a que, por la supuesta pereza del público de leer subtítulos, tengamos ahora la obligación de ver una película que queremos sin poder escuchar a los actores originales. Dirán que sí hay funciones subtituladas, pero miren, de nuevo, los horarios y las salas en donde pueden verse.
Todo esto, sumado a algunas razones del comportamiento de los espectadores en las salas (que ya expuse aquí) han llevado, a mi pesar, a que no solo yo sino muchos colegas cinéfilos nos alejemos cada vez más de las salas.  No todo es malo, por supuesto, y hay que valorar el aumento de los festivales de cine en el país, los esfuerzos de los exhibidores por programar contenidos alternativos y de clásicos del cine, las promociones y rebajas en el costo de la boletería y otras iniciativas que compensan este panorama gris; pero nuestro clamor va hacia la variedad.  El público tiene derecho a escoger lo que le gusta, y a todos no nos gusta lo mismo.

Si te sientes identificado con este artículo, compártelo con tus contactos.

Aquí puede ver el listado de las mejores 25 películas de 2017.

Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Facebook y en Twitter
Suscríbete a mi Canal de Youtube
Aquí pueden mirar información sobre mis libros

(Visited 2.963 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Engañar al algoritmo

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

    -->

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

  • Entretenimiento

    Diez grandes directores de cine con más de ochenta años

    Twitter: @jeroriveracine Agosto es el mes del adulto mayor y en los difíciles tiempos actuales mucho se ha discutido sobre las(...)

  • Colombia

    Repensar el cine colombiano

    Twitter: @jeroriveracine La década de los años 90 fue una época oscura para el cine latinoamericano. Los países líderes(...)

  • Entretenimiento

    La sinfonía final de Ennio Morricone

      [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine Nos ha dejado un maestro de la música,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jeronimorivera

    Muchas gracias a todos por sus comentarios. Veo que no soy el único que se molesta con estas cosas. Es una lástima que el sagrado ritual del cine parezca cada vez más una plaza de mercado. Llámenme romántico, pero nos están echando de las salas.

  2. adolfo229655

    todo tiempo pasado fue mejor las épocas donde hacer fila para ver una pelicula eran de 3 cuadras la mas pequeña esto es cosa del pasado aparte de las palomitas de maiz q tienen el descaro de pedir 15 mil pesos o sea casi el doble del valor de la boleta y unas películas remalucas que sales aburrido haber este negocio debe desaparecer y colocar in parqueadero poe favor barato y con una tarifa justa no sean tan guevones

  3. gustavoamezqu0917

    Estoy de acuerdo con el comentario de las películas dobladas y no subtituladas. Cada vez es mas difícil ver una película en el idioma original. Y si está subtitulada, la función es en un horario muy tarde.

  4. Totalmente de acuerdo, creía que mi familia y yo éramos problemáticos. Buscamos horarios super temprano para que esté la sala vacía y no dañarnos la película con gente grosera. Lo malo es que por lo general están dobladas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar