Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Giovanni Acevedo El Tiempo

Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Llegué a una oficina en el norte de Bogotá, lo hice justo quince minutos antes de la hora acordada. El político que me había citado no había llegado, estaba en camino según la señora de vestido morado que le toma todos los recados y le hace las llamadas, y le recuerda sus compromisos y le hace las reservas en los hoteles y le compra los tiquetes de avión. No estoy ansioso ni estoy nervioso, el político que en ocasiones atiende sus compromisos en este espacio en el piso decimo no me hace sentir mayor excitación, estoy aquí exclusivamente por curiosidad, quiero saber qué tiene por decirme el señor gordito. Por algún motivo la señora del vestido morado me hizo seguir a una pequeña sala de juntas con vista a la estación del ferrocarril de Usaquén, y no me pidió como a los demás que esperara en la sala que fue instalada frente a su escritorio. Me ofrece café, me pide paciencia. Casi con treinta minutos de retraso el político llega y saluda a las personas que con tranquilidad aguardaban su arribo, no las atiende, pregunta por mí y viene sin esperar más a la sala de juntas pequeña.

Solo me da la mano, tampoco esperaba un fuerte abrazo o un beso, pero si una disculpa mínima por su retraso, no lo hizo. El hombre antes de ser político había estado en las responsabilidades del periodismo, pero como casi todos los políticos, o comienzan o terminan siendo periodistas. Un amigo suyo, también político, le habló de mí y le dijo que yo era el indicado para una labor importante que debían emprender en poco tiempo. Es un hombre de poca estatura, gordito, curioso, es divertido. No había hablado nunca antes con él, lo vi algunas veces en eventos públicos, pero nunca había estado frente a él escuchándolo con atención. Me explicó su postura política, me habló bien de Uribe y de Zuluaga, me habló mal del presidente Santos, me habló mal del santismo, me habló mal de Petro y me habló mal de Chávez y Maduro.

Mi trabajo era sencillo. Recoger muchas firmas, no tenía claro cuantas, solo sabía que tenían que ser muchas y en toda Bogotá. En medio de una de sus historia anecdóticas la señora de vestido morado entró y le paso un celular, el salió de la oficina, regresó sonriente, quien sea que le haya hablado por el celular hizo que su rostro reflejara felicidad. No acepté su propuesta, entonces su sonrisa decayó brevemente. No la acepto porque no comulgo con el uribismo, no me gusta Uribe ni sus amigos, ni sus hijos, ni sus asistentes jóvenes gais, ni me gusta la asesora bonita y delgada de Zuluaga, ni me gusta nadie que guste de Uribe. A mí me gusta Santos, y prefiero seguir del lado santista. Se molestó, y no supo disimularlo, me dijo que yo estaba hipnotizado por las mentiras del santismo, me invitó a pasar un día con sus colaboradores y me pidió me informara bien, me pidió que no dejara más que me metieran los dedos en la boca ni en la cola, me pidió que oyera “la hora de verdad” un programa de radio dirigido, conducido, producido, vendido y presentado por el ex ministro de Uribe, el señor Londoño, él que debió dejar de ser ministro por sus negocios raros.

Le agradecí su invitación al uribismo y su propuesta laboral pero la rechacé. Salí de su oficina con el compromiso encontrar a alguien que pudiera ayudar con la labor de las firmas. Nunca más volvimos vernos, ni volvimos a hablar.

Ahora, varios meses después, ya cuando las elecciones pasaron y las firmas que alguien recopiló han caducado, algunos jóvenes no cercanos al político regordete, pero si feligreses del uribismo, dicen entre ellos que yo soy una loca, que yo soy santista, que soy amigo de Nerú, que dentro de mí se esconde una señorita delicada y asustada. Dicen que Nerú me invito a su iglesia como el político me invito al uribismo, pero yo me negué, que yo no quise entregármele al señor, por lo menos no al señor de la iglesia de Nerú. También los jóvenes seguidores de doña Cabal, esos jovencitos con trastornos delicados que dicen ser la restauración nacional, y son en realidad un manojo de jóvenes desordenados, agresivos, impulsivos. La última vez que los vi, escupían en frente de mí, y me advertían que me buscarían y me golpearían. Eso por supuesto no ha sucedido. Ahora para todos tengo una loca dentro de mí. Para los uribistas, para los de restauración nacional y para los amigos y defensores de la señorita Nerú, quienes me han hecho conocer su indignación por medio de correos, comentarios y mensajes en mis redes sociales.

Giovanni Acevedo

Instagram: Acevedocol
Twitter: Acevedocol
Fanpage: Giovanni Acevedo

Facebook: Giovanni Acevedo

(Visited 194 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Consultor en proyectos de innovación social y participación ciudadana. Impulsor de proyectos sociales en América Latina. Espacio público, urbanismo táctico, empoderamiento social. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    ¿Quién es Pedro Castillo?

      Hace tan solo año y medio, el señor Pedro Castillo lucia su icónico sombrero de paja y su(...)

  • Bogotá

    El chantaje de Argentina

    Sergio Massa llegó al gabinete del presidente Alberto Fernández como ministro de economía con dos tareas; frenar la inflación(...)

  • Bogotá

    Me enamoré de Benjamín.

    Al principio teníamos una rutina y códigos. La rutina nos garantizaba que una o dos veces a la semana(...)

  • Colombia

    América Latina, el diamante en bruto.

    Pereira y Bogotá serán las ciudades anfitrionas de la V Cumbre de Gobernabilidad y Democracia ODM, organizada por jóvenes(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

2

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

3

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. BUENO NO SE QUE ES PEOR SI EL BLOG O EL TIEMPO, O NOSOTROS QUE ADEMAS DE PERDER NUESTRO TIEMPO NOS TOMAMOS LA MOLESTIA DE ESCRIBIR AQUI…. EN FIN RESPETADO SEÑOR ACEVEDO NO HOS PREOCUPIES POR LAS POSTURAS POLITICAS, NI SEXUALES DE NADIE, DE SEGURO A NADIE LE PREOCUPAN LAS SUYAS, LOS BORREGOS DE URIBE QUE SIGAN A URIBE, LOS DE SANTOS A SANTOS, LOS PETRISTAS A PETRO Y A LOS QUE NOS IMPORTAN UN CU… EL RESTO DE LA HUMANIDAD PUES NO VAMOS A SEGUIR A NADIE, AHH PERO ESO SI NOS VAMOS A SEGUIR CAGANDO DE LA RISA CON MANES TAN DESOCUPADOS CON USTED; UN INTERROGANTE ME SURGE EL GORDITO TE HIZO ALGO????JEJEJEJ

  2. gonzalocruz0725

    Ahí están pintados los uribistas Mark 21 lo que no los adule no les sirve. EXCELENTE escrito Giovanni, aumque existan los que quieran poner mordaza existan y quieran seguir manejando este país a su antojo, leáse corrupción, los que no compartamos tenemos derecho aexpresarlo sobretodo de manera higiénica como lo hace usted con su escrito.

  3. Giovanni hijo, como bien dices en tu perfil eres un escritor mediocre, pero yo diría algo más, es una pérdida de tiempo leer tu blog. El problema es que ahora todo el mundo quiere ser “bloguero” y es por eso que se ha llenado el espacio de gente mediocre o más bien, pésima como tú. Hoy ha sido la primera y última vez que pierdo mi tiempo leyéndote.
    Hasta siempre.

  4. Totalmente de acuerdo con Mark21 en sus apreciaciones. Tampoco volveré por aquí a perder mi tiempo leyendo majaderías. Y la loca que lleva adentro, ya es hora de que la saque a dar una vueltica..Eso se nota a leguas.

  5. Para eso escribió esta columna? para contarle a la opinión pública su filiación política, quienes le caen gordos y que todos dicen que usted es una loca? bueno igual …. a nadie le importa, pensé que iba a leer un artículo diferente pero como usted lo hizo con el señor gordito, no volveré por acá nunca mas. Que pérdida de tiempo….. quejetas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar