Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

Giovanni Acevedo, escritor bogotano, columnista de opinión, asesor en asuntos políticos.

¿Y por qué no? ¿Porque los reinados son solo para mujeres? O ¿Porque los hombres solo debemos ver jugar al fútbol?

Pues, no. A mí me resulta mucho más divertido acostarme con mi mamá a ver el reinado de lo que sea, que aprenderme de memoria los cánticos escandalosos y repetitivos que identifican a los que dicen llamarse hinchas.

Ahora resulta que de la nada aparecen hombrecitos con presunciones de sacerdotes, y por las redes sociales nos dicen qué es bueno y qué es malo, qué es vergonzoso y qué es glorioso, de qué nos debemos indignar y de qué nos debemos enorgullecer. Es verdad, los colombianos hemos adoptado y construido costumbres que si las comparamos con las de países del primer mundo, vamos a encontrar un sin número de razones por las que somos un país en vía de desarrollo. Pero las peras no se deben confundir con las manzanas en ese afán repentino de educar y reprender a los que nos gusta ver desfilar trajes de gala, o a los que les gusta ver patear un balón durante varios minutos. Las sociedades demandan costumbres y gustos que tienden a convertirse en colectivos multitudinarios, y esos gustos son tan respetables como los de los que prefieren no seguir lo que la mayoría decide seguir. Esas costumbres y esas tradiciones y gustos colectivos son los que finalmente van enriqueciendo nuestra cultura con el pasar de los años, ojalá, eso sí, sin descuidar las que nos identifican ancestralmente.

Lo que no entiendo, es por qué les molesta que un pueblo se una en la emoción de apoyar la victoria de una joven, muy joven además, en un reinado de belleza, que generalmente termina como un motivo para reunirse en familia y opinar de esto y de aquello. Pero les parece totalmente normal, hacer filas enormes para entrar a un estadio de fútbol, apoyar a su equipo “del alma” como antesala de la barbarie y destrucción que en nuestro país, ya estamos acostumbrados a ver cada vez que ganan y pierden los equipos de las almas de todos los hinchas. Y es que el problema no es si preferimos ver reinados o ver el fútbol, o ir al cine o cerrar la calle y bailar a todo volumen Diomedes Díaz y Los 50 de Joselito, el problema real es que los colombianos no respetamos las diferencias ni respetamos al de al lado, no entendemos que nuestra libertad llega hasta donde comienza la del otro, y que sin importar cuál sea nuestro gusto, ese no puede convertirse en un motivo para dañar a los demás. Por eso es que muchos no respetan los semáforos, o no entienden la necesidad del otro por utilizar también el asiento del bus urbano, por eso es que a nadie le importa nadie y en Colombia cada vez nos odiamos más, y cada vez nos respetamos menos.

114315cq

Y aquí, es cuando un político, con vena académica aparece. Antanas Mockus, un colombiano tan colombiano como cualquier otro, así su nombre sea Antanas y su apellido sea Mockus, ha dedicado gran parte de su vida al estudio del comportamiento del individuo como ciudadano, de nuestras prácticas, de nuestras costumbres y de nuestros motivos para actuar como actuamos. El problema real de los colombianos no son nuestras costumbres y gustos, el problema real es que la educación no cumple con su cometido porque no tenemos un patrón educativo que tenga como pilares fundamentales el respeto a las libertades y la convocatoria de valores día tras días. En Colombia cada quien hace lo que se le da la gana, y entre esos están, los que piensan tener la verdad absoluta.

 

Feliz Navidad y hasta el próximo año.

 

Giovanni Acevedo

Twitter: @acevedocol

Facebook: Giovanni Acevedo 

(Visited 1.006 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Consultor en proyectos de innovación social y participación ciudadana. Impulsor de proyectos sociales en América Latina. Espacio público, urbanismo táctico, empoderamiento social. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Mochileadas de autor

    A lo largo de los últimos 16 años, he mochileado de diversas maneras y por diferentes razones: por trabajo,(...)

  • Opinión

    Cocalombia

    Tremendo revuelo armó la miniserie de Netflix que protagoniza la colombiana Sofia Vergara y en la que se muestra(...)

  • Colombia

    ¿Me voy a morir?

    El senador tiene piel de lagarto. Nada lo debilita. Ha librado tantas batallas durante años de carrera pública que(...)

  • Bogotá

    Colombia sin PETROleo

    La ministra de minas y energía de Colombia anunció hace unas semanas en el Foro Económico Mundial de Davos,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Alguien que repase brevemente los titulares de las agencias de noticias(...)

2

Surge una nueva vitrina para los artesanos nacionales. El popular sombrero(...)

3

A papá, ese hombre dulce que se evaporó… En la casa(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Partiendo de la perspectiva de que puedo dar mi opinión libre, considero que no hay diferencia alguna entre un partido de fútbol y reinado de belleza, considero es el mismo derroche mediático y ridículo. ¿le pregunto al escritor cuál es la tradición o costumbre trascendental arraiga a nuestro pueblo que envuelve a los reinados? Otra pregunta ¿Ha estado el escritor, o ha asistido a un reinado de belleza durante todo el tiempo que este dura? umm, él solo lo observa por la televisión con su madre, no, no ha estado en uno, por ende no sabe como se mueve un reinado de belleza, ni que existe detrás de él, le invito a que observes dentro y no mire solo la caja. Es un espectáculo que solo los países tercer mundista le dan tanta relevancia. Pero bueno si para el escritor es mejor que un partido de fútbol, es su gusto. Sólo aguarda en mi una última pregunta, si el escritor tuviera una hija, o una mujer amada, y en sus manos estaría la decisión de permitir que entrará a un concurso de belleza, con todas las presiones, y pasiones a la cual se expondría, el escritor lo permitiría, o le daría todo su apoyo incondicional, sin miedo alguno?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar