Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Salvatore Mancuso es un delincuente. Lo será hasta el último día de su vida porque bajo su mando y, con su participación directa, civiles inocentes perdieron la vida en las formas más atroces e inimaginables en las que un ser humano pudiese morir. Ningún acuerdo o pacto con el Estado le va a quitar ese Inri.

Pero los acuerdos del Estado sí pueden quitarle otras cosas. La cárcel y las largas condenas son algunas. Salvatore Mancuso firmó como paramilitar levantado en armas un acuerdo con el Estado que consistía en entregar sus fusiles y desmontar las estructuras ilegales, a cambio de que el Estado cesara la persecución judicial en su contra luego de que este pagara cárcel efectiva de ocho años, contara la verdad y reparara a las víctimas. Para ese entonces, en el 2006, Colombia estaba aterrizando de un vuelo tormentoso. 

Las décadas anteriores, los años inmediatamente anteriores, fueron una constante espiral de violencia que perfectamente pudo haberse convertido en un trabajo más de Dante. Campesinos masacrados, bombas, iglesias destruidas con cilindros artesanales, explosiones en las ciudades, en los centros comerciales, helicópteros con sus ráfagas de acero, sicarios, miles de desplazados, niños y niñas reclutados, uniformados y expuestos a la guerra. Líderes políticos asesinados, humoristas acribillados en sus vehículos ante el llanto masivo del país que los reconocía, palacios tomados y bombardeados por los tanques de las fuerzas del Estado. Magistrados pidiendo clamor al teléfono sin escuchar a nadie al otro lado. En fin, los años antes del 2.000 fueron un interminable cuadro de Dante, una selección cuidadosa de lo peor del ser humano, de su desafiante violencia, de la tragedia anacrónica y de la barbarie. 

En ese escenario, la desmovilización de los paramilitares no podía concebirse como nada más que un logro para Colombia. Para que los campesinos pudieran sentirse menos expuestos a la muerte. Mancuso inició en las audiencias de justicia y paz a contar y detallar los hechos que conoció y que cometió y se convirtió así en uno de los paramilitares más comprometidos con la verdad. Luego llegó el 2008 y la extradición de los cabecillas de las AUC que, ante supuestos incumplimientos, los llevó a Estados Unidos a pagar sus penas en las condiciones más estrictas.

Vino entonces el proceso con las Farc. Mucho más inteligentes y cautos, los guerrilleros lograron un acuerdo a la medida de sus objetivos. El Estado prometió la creación de una nueva justicia, en la que la consecuencia penal solo fuese una posibilidad ante los incumplimientos. Consiguieron curules directas por dos periodos sin votos. La cesión de la persecución judicial del Estado por sus delitos y penas alternativas, además de subsidios del erario para sus bases. Así fue a pesar del plebiscito, y así lo firmó el Estado. Ambos acuerdos deben respetarse. 

Mancuso estuvo en prisión doce años en Estados Unidos más dos en Colombia. Justicia y paz exigía ocho. Y una decisión del tribunal le dio la libertad en noviembre de 2019 por haber cumplido la pena. Mientras estuvo aquí relató en detalle y con información probatoria los hechos en los que participó. Además, ha dicho ante la Corte Suprema de Justicia y en sus peticiones de aceptación a la JEP que está comprometido a contar la verdad que aún falta por conocerse. Esa verdad debe ser relatada con pruebas, sea cual sea, y para eso tiene por lo menos cuatro caminos: las audiencias de justicia y paz, la aceptación en la JEP tras la apelación, la JEP sin ser beneficiario, pero como voluntario, o la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas. Lo realmente trascendental no es la extradición de Mancuso, es que cuente la verdad de lo que hizo y lo que supo.

La incoherencia y el doble rasero deben tener límites. A Mancuso no se le puede pedir en Colombia para que continúe pagando cárcel, mientras que con el otro sector del conflicto que lo enfrentó, dejando el mismo dolor para miles de víctimas, las penas alternativas sí son una opción. Los colombianos debemos hacer un acuerdo sobre lo fundamental en la forma en la que entendemos y comprendemos los difíciles acontecimientos de violencia de nuestro país. Juzgar a unos con la complacencia de las curules gratuitas del Congreso y las penas alternativas, aún sin que hayan aceptado sus crímenes y contado la verdad, y a otros con la cadena perpetua en los términos más inobjetables, no solo es desequilibrado e injusto. También es insensato, desleal con el dolor de todas las víctimas y arbitrario. 

Los jóvenes estamos llamados a rescatar el centro y la sensatez y a exigirles a quienes fueron asesinos, pero tuvieron oportunidades, que cuenten la verdad, reconozcan sus delitos y reparen el dolor de las víctimas en lo posible. Eso no puede ser con dobles estándares y complicidades por afinidad ideológica.

Los asesinos son asesinos y lo serán siempre, sin importar la bandera a la que le recen, los ismos que profesen, o las imágenes de revolucionarios con boinas y dictadores militares que cuelguen en sus habitaciones. Los asesinos son asesinos. Pero si firmaron pactos con el Estado en pro de la democracia, hay que respetarles sus beneficios y exigirles que sigan cumpliendo. A todos con la misma vara, no solo a los que nos caen bien.

@santiagoangelp

(Visited 1.310 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista en la mesa de La FM. Investigación.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace cuatro años el país protagonizó un hecho que durante muchos(...)

13 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De acuerdo. La ultraizquierda guerrillera pide mas cárcel para Mancuso y trata de enjuiciar desperadamente a quienes los combatieron, al tiempo que aplaude las curules para sus cabecillas y guarda silencio sobre las masacres que cometen sus sectores armados.

  2. Muy De acuerdo con las apreciaciones anteriores, es una realidad que a unos criminales, porque son criminales, les dieran más que a los otros, a quien se le ocurre que a unos se encarcelen y se extraditen y a otros les den curules gratis en el senado y una justicia hecha por ellos mismos? no por favor, eso es aberrante, ahí esta la consecuencia, gano el NO, y ganaron la presidencia, más razones de PESO quieren?.

  3. Muy buena la columna Santiago, pero en Colombia estamos lejos de una equidad de justicia. Aristoteles, al respecto afirma que la equidad es muchas veces la corrección de la misma justicia. A demás decía, la rigurosa aplicación de una norma a los casos típicos que ella regula pueden producir efectos injustos.

  4. marinamaldona1116

    Veo que no se habla del marcuso mafioso, de reparar victimas ?? como ? que den el primer nombre y muestren con video si es verdad ante el pais, o solo usa le recogio la $ y las victimas cero$ ? Un acuerdo se respeta cundo hay acciones al menos a las victimas, con $ y trabajo social economico educativo, de salud continuo. donde?

  5. Excelente columna,si se firmo acuerdo con ambas partes cumplirlas pero no tratar de traer a Mancuso para que las cortes y Cepeda lo presionen con más cárcel para hacerle leer un libreto en contra del pdte Uribe

  6. DEFINITIVAMENTE CUALQUIER PARLANCHIN A QUIEN LE PERMITEN DECIR ALGO EN UN PERIODICO COMO ESTE, DEBERIA SER MAS SENSATO, MAS PRUDENTE Y MAS JUSTO CON SUS CONCIUDADANOS. COMO ASI QUE MANCUSO NO PAGUE POR LAS ATRICIDADES QUE HIZO? ESTE AL IGUAL QUE LOS DE LAS FARC Y ELN TIENEN QUE PAGAR Y REPARAR POR LAS VICTIMAS Y MALES QUE CAUSARON.
    PERO DESAFORTUNADAMENTE EN NUESTRO PAIS POR FALTA DE JUSTICIA JUSTA, SEGUIRA HABIENDO IMPUNIDAD ANTE ESTOS HECHOS. GRACIAS

  7. Desafortunadamente esos malos o buenos acuerdos en pro de la paz deben respetarse. Cuando el país se enfrentaba al monstruo del paramilitarismo y no había solución aparente para este desaforado conflicto, estos asesinos decidieron entregarse a la justicia sin estar necesariamente acorralados. Creo que el estado debe entender que esa hipocresía oficial de dar “cualquier cosa” para solucionar su incompetencia para combatir al terrorismo y luego de firmados los acuerdo tomar represalias a mansalva no puede seguir repitiendose. Ese cambio súbito de condiciones de parte del gobierno colombiano ya se ha dado en legítimas entregas de delicuentes como Pablo Escobar, M 19, ELN, y ahora las FARC, trayendo únicamente desconfianza y desinterés en ese tipo de amnistias de parte de los actores directos de la guerra en Colombia. Ahora me pregunto, qué no daría Colombia por ver en este mismo momento que esos maleantes de las Bacrim, los asesinos que están matando a nuestros líderes sociales, los bandidos del ELN, y las disidencias de las Farc, entre muchos otros grupos armados, se entregaran? Acaso no estaríamos dispuestos a firmar lo que fuera para frenar esta barbarie? Creo que es mucho más valiosa la información que Mancuso puede aportar para la reparación y verdad en este conflicto que si lo metieran de por vida en una cárcel de este moribundo país.

  8. Si los guerrilleros de las farc hubieran cumplido lo que ese hombre, Colombia estaría satisfecha con su justicia y absolvería a las farc! pero aca hay un sesgo, un doble racero: absolucion total para unos y persecucion con saña contra otros y eso es injusticia! Mientras eso persista, Colombia no tendrá paz.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar