Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si un político aspira a ser endiosado por “su pueblo”, y por más de medio mundo, todo lo que tiene que hacer es declararle la guerra, atrapar, o abatir a un enemigo de carne y hueso.

No existe otra forma, todos los gobernantes latinoamericanos que se comprometieron con “sus pueblos” a acabar con la pobreza, o con la desigualdad, fracasaron e incumplieron sus promesas. Sus votantes terminaron decepcionados y arrepentidos de haber votado por ellos.

Mientras que los que optaron por declararle la guerra a un bandido o se comprometieron con “su pueblo” a darle de baja, tipo Bukele en el Salvador, o Uribe y Luis Carlos Galán en Colombia, gozaron de una excelente imagen y se aseguraron un lugar de privilegio en la historia. Así sus resultados en lo económico y en lo social hayan sido nulos, o nefastos. Así ni siquiera hayan gobernado. Pese a esto, el resplandor de su figura alumbrará con tal intensidad el camino de sus herederos que les permitirá, aún después de 34 años, vivir de su memoria y ser elegidos senadores o alcaldes.

Y es que por muy malo y poderoso que sea, al enemigo de carne y hueso se le elimina dándole plomo, bombardeándolo, masacrándolo, o, si se quiere ser un poco más condescendiente, dialogando con él y sometiéndolo a la justicia. Pero ¿cómo se mata al desempleo, cómo se le da plomo a la pobreza? ¿Cómo se dialoga con el subdesarrollo, se encarcela a una pésima economía, se bombardea a la injusticia, se masacra a la exclusión social, o se abate a la desigualdad?

No cabe duda, el enemigo más fácil de eliminar es aquel que se elimina por la fuerza.

O sino que lo diga Bukele. Toda su popularidad se la debe a esas pandillas que, acertadamente para su imagen, eligió como sus únicas enemigas. Una lucha a la que le ha sacado provecho político de lo lindo y ha usado, no sólo para ocultar la falta de resultados en otros ámbitos, como el económico y el social, sino para desviar la atención de los verdaderos problemas estructurales.

Enteramente consciente de que combatir a estos delincuentes es el único aspecto en el que ha podido, y podrá ofrecer resultados, todo su plan de gobierno ha girado en torno a ellas. Las maras son la causa y el fin de todo en ese país. La educación no funciona, “culpa de los maras que tienen amedrentados a los estudiantes”. La salud es un desastre, “culpa de los maras que tienen amedrentados a los médicos”. Los políticos son corruptos, “culpa de los maras que los corrompieron”. Solución a todo lo anterior: rapar, encarcelar y fotografiar maras. A los que les preocupa la inseguridad alimentaria (la FAO incluyó en el 2023 a este país, junto a Guatemala y Nicaragua, como puntos críticos de hambre) pueden dormir tranquilos, hoy en la dieta de todo Salvadoreño no falta un plato, salvatrucha al grillete.

Algo similar a lo que sucedió en este país con el narcotráfico y la famosa cultura traqueta, a la que se le culpó de todo, incluso de que a los colombianos – solamente a los colombianos – nos gustaran las mujeres tetonas y nalgonas. Prototipo de belleza que por lo visto llegó hasta Chile y le atrofió el sentido del gusto a Condorito y a Pepe Cortisona. No de otra forma se explica que se la pasen babeando y peleando por esa célebre pechugona llamada  Yayita.

De regreso al Salvador, gravitar todo su programa de gobierno en combatirlas no sólo le allanó el camino de la reelección sino que le permitió erigirse como el héroe y salvador de su pueblo, luchar desde su mismo bando y contra un enemigo común. Logro esquivo para cualquier gobernante cuando de fijar salarios, impartir justicia social, decretar impuestos, o combatir el alto costo de vida se trata. Causas, estas últimas, en las que pueblo y estado siempre serán antagonistas y nunca van a estar del mismo lado.

Ahora bien, si tú, gobernante de país subdesarrollado, aspiras a ser el próximo Bukele, debes seguir al pie de la letra su misma receta. Presta atención: Una vez eliges al bandido debes presentar el aniquilarlo como la solución mágica a todo. Debes prometer contra él mano dura y, durante tus discursos, salir a bravearlo. A lo Milei, puedes inventar cualquier cosa, o gritar la primera barrabasada que se te venga a la cabeza. Algo del siguiente talante: “antes de los maras El Salvador era el país más rico del mundo”. Fresco, “tu pueblo” no se va a poner en la tarea de corroborar si lo que dices es cierto o si tiene el más mínimo sentido. Se va a tragar todas tus mentiras sin masticarlas. Ahora, si lo que pretendes es desatar una histeria colectiva, con cara de rabón y en su misma jerga, búscale camorra, rétalo a los puños. Vas a ser testigo de excepción de cómo “tu pueblo” se viene, se derrama en loas y aplausos sobre ti. De sus bocas saldrán disparadas en dirección hacia el cielo frases estridentes como: “¡ese mandatario sí tiene huevos, “¡ese mandatario sí tiene pantalones!”. Van a votar por ti las veces que sea necesario, tenlo por seguro.

No te preocupes, al igual que Uribe – quién nunca se enfrentó cuerpo a cuerpo contra ningún guerrillero-, tú tampoco vas a tener que irte a los golpes con ningún hampón. Toda tu alevosía se te puede ir en fanfarronería y bla, bla, bla. No importa que en el caso hipotético, e improbable, de un enfrentamiento se te arrugue, o que el maleante te dé tu zurra. Es lo más seguro, bandido que se respete nació y creció en el bajo mundo, mientras que tú, político latinoamericano, salvo contadas excepciones, procedes de una cuna noble. Aun así, la opinión pública no te va a “bajar” de macho. Comprobando de esta forma que lo único que le importa al pueblo es que su líder sea un man “parado”. Con “parado” se refieren a que te pongas de bocón y de alzado tras todo el aparato de seguridad del estado. Muy fácil ser valiente cuando son otros los que ponen el pellejo, y los muertos.

En fin, los pueblos latinoamericanos estamos tan familiarizados con estas bravuconadas y estos despliegues de hombría que hemos aprendido a sacarle gustico. Porque, eso sí, muy en el fondo de nuestro corazón ya perdimos la esperanza, y somos conscientes de que jamás veremos a ningún Bukele – así sea en medio de un show barato y fantoche- confinando en una cárcel de máxima seguridad a los bajos salarios, capturando al subdesarrollo. Mucho menos tendremos la dicha de escucharlo en una alocución vociferando: “¡Anoche, en un intenso bombardeo abatimos a la pobreza!” “¡Dimos de baja al desempleo y a la injusticia social!”.

(Visited 1.316 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jorge Amado.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Economía

    El da Vinci de los negocios

    Si lo más importante en el mundo de los grandes negocios es el talento, el mérito y la experiencia,(...)

  • Mundo

    Galán sí sabe gobernar

    No puedo dejar pasar este tema del agua sin preguntarme: ¿y si hubiera sido Petro el que como alcalde(...)

  • Sin categoría

    Reforma a la salud

    Se hundió la reforma a la salud y me quedé con las ganas de escuchar por parte de los(...)

  • Opinión

    “Nayib Bukele sí tiene huevos”

    Si un político aspira a ser endiosado por “su pueblo”, y por más de medio mundo, todo lo que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

  Depeche Mode (Rock - Electrónico), New Wave y Alt Rock,(...)

2

Aunque el plato actualmente goza de fama mundial, se cree que(...)

3

En Colombia nos acostumbramos a ver sillas vacías en las sesiones del Congreso,(...)

12 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlos345023

    Señor columnista, lo voy a ilustrar porque veo que está más perdido que perro en misa. Si usted como gobernante quiere enviar un médico a trabajar a un territorio que está dominado por los grupos narcoterroristas, no querrán ir. Si usted quiere enviar maestros a las escuelas rurales, sencillamente no quieren ir porque corren el riesgo de ser asesinados. Si usted quiere hacer presencia como estado con funcionarios como inspectores, comisarios de familia, sicólogos a una zona dominada por los delincuentes, ocurre que se los secuestran o se los asesinan o simplemente los expulsan. Si quiere que esos funcionarios se queden para ayudar a las personas mas desfavorecidas primero tiene que brindarles seguridad. ¿captaste capullo? o te hago dibujitos o figuras en plastilina.

  2. otiliovelasqu0531

    Casi que no termina. Pregúntele a los del partido comunes(farc) como era que luchaban contra la pobreza. Robaban a los niños de sus hogares pobres, asesinaban a sus progenitores si no aceptaban, destruían las casas de los pobres en las tomas guerrilleras, destruían las iglesias con la gente pobre refugiada dentro.

  3. Le recomiendo que cambie hábitos de consumo, más si se toma o fuma el mismo café que el presidentico mamerto. Acá hay que tener en cuenta dos cosas y es que lo que ofrecieron AUV y Bukele fue seguridad. Y le recuerdo que este diario publicó un informe del Banco Mundial dónde nunca antes había crecido tanto la inversión extranjera como en el gobierno de Uribe. Por otro lado quiere acabar con la pobreza, la delincuencia, inseguridad, hacinamiento carcelario, quiere subir el ingreso percápita? Sencillo: todo eso se arregla con limpieza social que tanta falta hace en este platanal. Cómo dijo Godofredo: bala señores bala. Le recomiendo un análisis más a conciencia y que se informe bien antes de escribir porque de lo contrario hace el ridículo

  4. vashista204075

    Por si no se han dado cuenta, quien escribe esto es un Mamerto Petrista, pues no menciona para nada a los tiranos asesino salvadores como Chávez, Fidel Castro, Ortega, Maduro, y al actual “presidente” (jaja) que perteneció al movimiento terrorista genocida M19. El quiere que sigamos aguantando que Petro libere a todos los maleantes (incluidos los Primera Línea), que deje hacer y deshacer a los asesinos del ELN, de las FARC, para exterminar al mayor número de colombianos. Por eso critica tanto a Bukele y a Milei porque ello si a poner en su sitio a todos los asesinos que tortura a la población civil.

  5. edgar286403

    SE sea muy provechoso que estudiares el caso de singapur, de donde viene el modelo del Salvador, pero no puedes mejorar la vida de un pueblo sin empezar por erradicar y atacar sus graves problemas, en este caso la inseguridad y caso argentino la corrupcion. Descalificar estas acciones de estos presidentes nos vuelve a la idea que no podemos cambiar y resignarnos a lo mismo y a los mismos,

  6. juan785036

    Pues para acabar con la pobreza se empieza acabando con la criminalidad porque con el crimen a sus panchas nadie invierte un peso ni crea empleo, acaba con el turismo, etc. Más bonito suena cuando el populista habla de proceso de paz y se gana un nobel y como deja el país? Igual o peor y sin plata. Esa es la diferencia señor columnista

  7. verdad453355

    En aras de la discusión…¿Pero no es también muy malo no tener un Bukele a mano?…O sino mire como en Colombia toda clase de delincuentes, hampones, guerrillos, narcotraficantes, políticos corruptos, se pasean y se campean orondos y soberbios tanto en las ciudades como en los campos cometiendo toda clase de fechorías, delitos, violaciones, porque no hay quien imponga AUTORIDAD, o a usted no le pasó, o no fue de casualidad uno de los millones de colombianos que durante la época de Uribe no podía ni salir a Melgar porque lo secuestraban?. U hoy en día usted sale tranquilo a montarse en un Transmilenio? o sale en su bicicleta sin temor de que se la roben y de paso lo maten?, o que le roben el celular en la esquina de su casa?, o que le hagan el paseo millonario?, o lo atraquen en un restaurante o en una cafetería mientras se está tomando un tinto?, o en el campo las familias recluidas en su rancho porque la guerrilla les prohibió salir?, o en su defecto los amenazó si no van a desterrar a los soldados que patrullan, y obligarlos a irse de la zona para poder seguir con sus negocios? o será que usted es de las personas que opinan desde la comodidad de su poltrona en la casa, y no está viendo la realidad de la situación?… Entonces…”Ni tanto que queme al santo, pero tampoco que no lo alumbre”.

  8. verdad453355

    En aras de la discusión…¿Pero no es también muy malo no tener un Bukele a mano?…O sino mire como en Colombia toda clase de delincuentes, hampones, guerrillos, narcotraficantes, políticos corruptos, se pasean y se campean orondos y soberbios tanto en las ciudades como en los campos cometiendo toda clase de fechorías, delitos, violaciones, porque no hay quien imponga AUTORIDAD, o a usted no le pasó, o no fue de casualidad uno de los millones de colombianos que durante la época de Uribe no podía ni salir a Melgar porque lo secuestraban?. U hoy en día usted sale tranquilo a montarse en un Transmilenio? o sale en su bicicleta sin temor de que se la roben y de paso lo maten?, o es usted de las personas que opinan desde la comodidad de su poltrona en la casa?… Entonces…”Ni tanto que queme al santo, pero tampoco que no lo alumbre”.

  9. libertadexpresion

    Porque será que para “argumentar” se cae en facilismos (sin demostrar) lo que se afirma, como lo dice irresponsablemente el “columnista”. Se hablan “verdades” a medias y resultan en contradicciones, tales como el resultado económico de los gobernates de turno. Porque no mejor enfatizar porque piensa que no es correcto simplemente, sin sesgos que lo que hacen es generar poca credibilidad en lo que se argumenta. Gajes de la polarización que denota “ignorancia” colectiva y que ciega el intelecto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar