Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En días pasados, mientras saltaba de un canal a otro de la televisión por cable, me tropecé con un episodio de la serie ‘Modern Family’ donde actúa nuestra querida y admirada Sofía Vergara. Me detuve ahí un rato para distraerme con el episodio que transmitían. Sin embargo, poco después, me sentí decepcionada porque el argumento de la historia consistía en presentar al personaje interpretado por la Toti como una persona habituada a sobornar para conseguir sus propósitos. Por eso me dolió la frase que le dirigió su hijo en la serie: “parece que en tu país torcer las reglas es parte de la vida”. Sobra aclarar que el personaje encarnado por la barranquillera es oriundo de Colombia como lo es ella en la vida real.

Varias sensaciones me asaltaron en ese momento. La primera fue de dolor por la manera indignante de tratar a todo un país. Creía que la época en la cual desde el exterior los colombianos éramos vistos como indeseables y sospechosos de facto de cualquier felonía, era un asunto del pasado. Pero la actitud de los productores de esta obra me demostró que aún quedan rezagos de esa mala leche. La segunda fue desilusión porque siento que la Toti Vergara debió rechazar el libreto de ese episodio. Ella es un emblema de nuestro país ante el mundo y ha demostrado hasta la saciedad el orgullo que le inspira ser colombiana. Seguramente tuvo razones suficientes para aceptar el argumento pero no por eso dejaré de estar en desacuerdo.

Ese mismo día, en horas de la noche, en Noticias Caracol presentaron un informe relacionado con los resultados arrojados hasta ahora en los procesos judiciales que se adelantan contra los autores de varios delitos de los llamados de “cuello blanco” como el proceso de Interbolsa, y otros por el estilo. La conclusión del informe fue terrible. Tenemos una justicia que es implacable y dura contra ladrones de caldos de gallina pero complaciente, morosa e ineficiente con quienes esquilmaron a miles de colombianos que les confiaron sus ahorros con la expectativa de verlos crecer. Me conmovió la cara de frustración de los ahorradores entrevistados, algunos de avanzada edad, que se sentían desprotegidos por la justicia mientras sus victimarios se paseaban tranquilos por las calles o, en el peor de los casos, tenían sus mansiones por cárcel.

Me acordé, entonces, de la frase que me hirió en horas de la mañana: “parece que en tu país torcer las reglas es parte de la vida” y esta vez me dolió de manera diferente. Viendo el informe de Noticias Caracol se vino a mi mente otra frase ya desgastada por el uso: “la justicia es pa’ los de ruana”. Duele reconocerlo pero la sensación que dejó el informe es que en Colombia las reglas, las leyes, los códigos o como se quieran entender las normas, siempre se acomodan a la interpretación que favorezca a los poderosos. No por eso le doy la razón al insulto (así lo considero) expresado en la comedia porque lo que dice no es cierto. Creo en la rectitud de la mayoría de los colombianos. Creo en la bondad y la solidaridad demostrada por muchos en esta cuarentena cuando salieron a las calles a compartir sus alimentos con los menos favorecidos. Creo en la imparcialidad de los jueces probos y diligentes que diariamente dictan fallos impecables. Muchos en el pasado, incluso, ofrendaron la vida misma cumpliendo su deber, pero quienes brillan en los titulares como imagen de la justicia son aquellos cuyas decisiones nos ponen a dudar de su honestidad.

Lamentablemente no existen estadísticas de buenas acciones, actos de honradez o de obras de caridad del mismo modo que la policía y las autoridades judiciales las llevan en relación con los delitos que se cometen a diario. En términos prácticos eso significa que la bondad no cuenta pero la maldad sí. No lo discuto. Ser buen ciudadano y buena persona es la regla general y ser malo es la excepción. El problema surge porque el impacto social lo causan los actos indeseables de la gente mala y pocas veces las buenas obras de las personas decentes.

En conclusión, creo en la bondad y honradez del 99.9 % de los colombianos. Por eso me siento orgullosa de ser colombiana y así lo he expresado cuando he participado en eventos o en programas de televisión o de radio en el exterior. No tolero que delante de mí alguien hable mal de mi patria, ni siquiera en broma. La razón es muy sencilla: la dignidad no se negocia. Por eso no entiendo por qué la Toti aceptó representar el papel de una colombiana para la cual sobornar a los demás (según su hijo en la serie) “es una costumbre que enseñan desde niños en tu país y por eso te comprendo”.

P.D. Los sábados estoy realizando video reuniones por Zoom en las cuales trato con los participantes todas las inquietudes relacionadas con los sueños. Los interesados pueden solicitar sus cupos vía WhatsApp a los celulares 3002491691 y 3204574114.

El Portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

Youtube

(Visited 627 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    ¿Dónde está mi madre?

    La pandemia que agobia al mundo entero está ocasionando, por lo menos en Colombia, un dolor adicional a los(...)

  • Colombia

    La dignidad no se negocia

    En días pasados, mientras saltaba de un canal a otro de la televisión por cable, me tropecé con un(...)

  • Mundo

    Crónica de un encierro

    Cuando la alcaldesa de Bogotá anunció su propósito de decretar la medida que denominó “simulacro de aislamiento” a mediados(...)

  • Opinión

    La mujer frente al reto de la pandemia

    La pandemia causada por el coronavirus ha significado un reto para la humanidad entera en distintos aspectos pero especialmente(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muy bueno su optimismo acerca de los colombianos pero desafortunadamente su cifra de 99.9 pct está muy lejos de la realidad. Considere los políticos deben ser como 3 pct de la población, gente que trabaja la industria de la droga, deben ser como 5 pct, gente que vive del rebusque ilegal, guerrilleros, bandoleros, rateros, etc debe ser 3 pct por lo menos. Otros varios corruptos en el sistema de justicia y policia y de administración pública, pueden ser 3 pct; como ve son por lo menos 14 pct de los Colombianos sino mas porque el estado maneja 40 pct del producto bruto interno. Correspondientemente la sociedad acepta ya esas actuaciones y muchos jóvenes están tratando de entrar en ellas. Sería bueno que Ud publicará la realidad y se olvide de los paños tibios que no ayudan en nada.

  2. filemon821452

    Sino es cierto lo que dicen, por qué no rectificar en lugar de ponerse rabiosa. O, mejor si lo que dicen es cierto, que muy probablemente lo sea, será que podemos hacer algo diferente e tapar el sol con un dedo. Claro que la descomposición social de Colombia es enorme y parece que ya es imparable. Sí creía que ya había pasado, increiblemente siendo usted escritora, lo que ha pasado es lo contrario se ha oficializado. Y la corrupción esta institucionalizada desde la presidencia hacia todos los horizontes. Lo brotes de sociedad bestial y salvaje es corroborada a diario por cientos de casos. Ya sin ninguna vergüenza por los medios y por personajes de farándula como se ve por TV en programaciones para todos los públicos en espectáculos de cantantes besandose, gogiendole los genitales a los niños, comprando muchachas wuayu virgenes,etc. Y, en el resto del país, saqueo a manos llenas, asesinatos sin ningún limite, como si fuera con licencia del Estado, etc.

  3. morrison1008

    Lamento desilusionarla, la triste realidad es que vivimos en un platanal, en una republica banana, donde la corrupción campea, y con un narcogobierno mafioso corrupto compravotos. Mejor dicho vivimos en un estado fallido.

  4. olgabeltran0629

    Lo dice en serio? Yo no estoy tan segura de la bondad y honradez del 99.9% de los colombianos, yo creo que usted escribe con el deseo, no sé engañe. Y si, en mi mundo ideal los colombianos somos 100% bondadosos y honrados, desafortunadamente eso es en mi mundo ideal porque cuando aterrizo al real dan ganas de llorar, obvio que hay gente muy buena, bondadosa y honrada pero 99.9%? No soy tan ilusa

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar