Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No se puede menospreciar el potencial gastronómico de una ciudad turística como Santa Marta; pero si bien se le apunta al foráneo cuando se abre un restaurante, también se debe pensar en el residente permanente, el que busca opciones para alguna ocasión especial o simplemente quiere cambiar e innovar cuando le hace una invitación a un ser querido. Y en esa permanente búsqueda que hago, tal vez rechazando a los que dicen que aquí no hay nada, me encontré al restaurante Marmi en pleno corazón de la samaria. Bastó con abrir la puerta del sitio para sentirme cómodo con su ambiente romántico, fino, lleno de detalles y de buen gusto. Sus trabajadores están bien entrenados para hacer sentir al comensal de una manera confiada y agradable. Anclado dentro de un pequeño centro comercial (Prado Plaza, carrera 4 No 26-40), Marmi me reconfirmó que sí se pueden hacer las cosas bien gastronómicamente hablando, en una ciudad pequeña. Al mirar hacia las otras mesas pude ver una familia costeña que estaba celebrando un bautizo, que estaban con sus mejores galas y que tal vez habían hecho un esfuerzo para que todo saliera bien, porque se les veía departiendo muy contentos. Al otro lado del salón, una pareja de “tortolitos” tomando una copa de vino y comprometiéndose en matrimonio, y por último un grupo de empresarios, tal vez cerrando algún negocio importante.

Cuando me percataba del entorno, me interrumpió el mesero sacándome de mi letargo y ofreciéndome la carta para que pidiera algo; había llegado la hora de comprobar si el agradable restaurante, también era fuerte en lo más importante, la cocina. Me incliné por una entrada que llaman Arancini, unas croquetas de arroz arborio y queso parmesano, rellenas de queso mozzarella acompañadas de salsa pomodoro picante. Tal vez una mezcla de algo samario pero con estilo italiano; satisfacción, diez puntos. Ya para ese momento me estaba enterando que son los mismos de Oliva (ver Oliva, sinónimo de buen gusto a la hora de desayunar), que queda justamente en el local de al lado, los de la panadería maravillosa que se inventaron la milhoja de zapote costeño y que ostentan positivas referencias en Santa Marta por tener muy buenos pudines (torta o ponqué para nosotros los cachacos). Ahí ya todo tomó sentido, pues la calidad estaba garantizada, inclusive me informaron que si quería pedir algún producto de la panadería estando en Marmi lo podía hacer, igualmente si te encuentras en Oliva, te llevan platos de la carta del restaurante, que se concibió como italiano en su menú, por el gusto de los dueños por este tipo de comidas.

Yo soy de los que corcho mucho a los meseros de los restaurantes porque siempre pregunto muchas cosas fuera de lo común, sobre todo de los inicios, del porqué del concepto, de la antigüedad del restaurante, de en qué se inspiraron y cómo escogieron el mobiliario, por nombrar algunos aspectos. Pues en Marmi fueron bastante diligentes sus meseros para lograr despejar todas y cada una de mis dudas. Ya teniendo esa confianza le pedí a la persona que me atendía que me recomendara algo, y no dudo en ofrecerme la pizza trufada (pate de truffe, queso fontina, champiñones, trompetas de la muerte y aceite de trufa blanca) ¡Que cosa tan deliciosa! de verdad que es una de las mejores pizzas que he probado en el país y no exagero. Aunque tienen otras opciones de pizza, esa es la que hay que pedir si se va a Marmi.


Carnes, pollo, frutos de mar aprovechando lo que da el inmenso mar atlántico, pero manejado con mucho juicio a la hora de presentarlo al comensal. Claramente en pastas también son fuertes, los raviolis en salsa de queso azul (raviolis rellenos de ricota y espinaca, en salsa de queso azul, crocante de nuez pecan y tocineta) también pasaron la prueba. También probé “La Burrata de Oliva”, una burrata con pesto, jamón serrano, tomates cherrys y sourdough. La plata no alcanzó pa más, y no les quiero contar qué más vi en la carta para que se animen a visitar el restaurante, pero muy seguramente yo volveré pronto a Marmi para seguir mirando opciones de platos cuando tenga algún invitado especial que me venga a visitar.

¡Les dejo las redes sociales y el menú para que chismoseen!

Instagram: @marmiristorante

Menú: Marmi carta

(Visited 1.000 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar