Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Partamos de un hecho cierto y real: A ningún político se le niega un chiflido. Ni aquí, ni en ninguna parte del mundo. Y valga decirlo, no solamente una chiflada, porque muchos se merecen también una madreada.

Sin embargo, los recientes episodios de chiflidos a Santos, que bien hubieran podido ser para Uribe, o Gaviria, o Pastrana o el mismo Rafael Núñez, nos desnuda de cuerpo entero. Los colombianos somos expertos en la gavilla, la mansalva, el bullyng comunitario. Nos gusta putear en grupo, ser valientes en masa, agredir en montonera y no porque nos falten razones para hacerlo en forma individual, sino porque nada nos produce más satisfacción que quejarnos en conjunto, tirar la piedra y poder esconder la mano.

Vociferar en muchedumbre nos salva de las responsabilidades, de poner la cara y sobre todo de ofrecer soluciones. Nos gusta quejarnos, gruñir, renegar, reprochar y si es en medio de una batahola de insultos y algarabía, más nos gusta. Colombiano que se respete no resiste la orgásmica sensación de insultar en público y con coro.

Chiflar no es sólo el acto prosaico de hacer un ruido estridente con los labios mientras se llena de babas al vecino. Es de alguna manera, la identificación de la manada y por eso chiflamos al policía que agarra al raponero, chiflamos a la selección cuando pierde, a la estudiante que se tropieza, al peluquero amanerado, al arbitro que se equivoca y al bus que no nos para. Chiflan los medios cuando algo no les gusta, chifla la iglesia cuando de derechos reproductivos se trata, chifla la Procuraduría cuando algo huele a libertad, chifla la Fiscalía cuando alguien llama al juicio a su poder omnímodo, chifla la derecha a Petro, Piedad Córdoba y a Robledo y chiflan los mamertos porque si. Y porque no.

Es de alguna manera un acto hipócrita pero un acto libre al fin y al cabo, por lo que resulta ridículo, aunque no extraño, la bobada de evitarlas por decreto como hicieron los alcaldes de Barrancabermeja y de Pasto para “ salvar” de la chiflatina pública, al Vicepresidente y al Presidente respectivamente, como si ellos, viejos lobos de mar, con más cuero que piel, les importara.

Sin embargo, chiflar, chifla cualquiera,¿ pero silbar? El silbar implica alguna forma de elaboración, de construcción de una idea, de un trabajo de preparación, de una posición individual, porque el silbido, como las cocacolas de cada pueblo, saben distinto.

El que silba propone, piensa, entiende, opina, expresa, plantea y lo asume, se hace responsable porque el silbido es en voz baja, casi en minúsculas pero al que atrapa, no lo suelta porque lo convence con la fuerza melodiosa de su argumento. Y no se trata de volverse turpial o ruiseñor de la noche a la mañana, sino tal vez, tan sólo de alejarse de la estridencia iridiscente del loro resabiado.

Chiflar es demoler, devorar, desmantelar y por eso es un acto irracional, sanguíneo y pasional. Silbar, por el contrario, es construir, proponer, opinar, es un acto en el que interviene el corazón y la razón, meditado y de alguna manera, cariñoso. Al chiflar pintamos una mueca y al silbar dibujamos un beso y por eso, tal vez, lo que estamos necesitando es menos saltimbanquis estruendosos y más muestras de cariño constructivo…

@malievan

www.circobits.com

(Visited 4.976 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_83" align="aligncenter" width="1024"] Crédito: Revista Diners[/caption] Hablemos de Encanto y(...)

2

Mientras que en Latinoamérica no se aprenda a valorar el mundo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Y no es sólo que nos guste chiflar o atacar en montonera…sino que, seamos realistas, ¿cómo podríamos chiflar o madrear individualmente al presidente o a cualquiera de los otros politicuchos sinvergüenzas que nos tienen hastiados con sus embarradas? ¿Cuándo tendría el ciudadano común de encontrárselos frente a frente y cantarle sus cuatro(cientas) verdades? De ahí que toque conformarse con la chiflada colectiva, que claro, además, es más sonora y tiene mayor repercusión y difusión.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar