Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En realidad, el menor de los males que tenemos es padecer a  un poco de barrigones anquilosados en el tiempo, que por alguna razón no especificada, se abrogaron el derecho de luchar por los demás, sin que nadie se los hubiera pedido, para hacer de la guerra un gran negocio.

Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, se nos inoculó un virus, tan potente y mortal como el SIDA mismo, con el agravante que no queremos darnos cuenta. Dicen que corre por nuestras venas desde el momento mismo en que un puñado de españoles, lo peor de la ralea, llegó a nuestras tierras, pero para ser sinceros, los hemos superado y de lejos.

Somos un país de tramposos, bribones, pícaros, ladinos y como si fuera poco, de taimados. No hay contratación pública que no se roben, ni presupuesto que no desfalquen. El soborno, el fraude, el engaño son pan de cada día. La trampa cotidiana no tiene color, ni raza, ni edad, ni lugar de origen. Nos ha permeado de tal manera que ya nos penetró hasta los huesos.

Sin embargo, eso que parece insuperable, no termina siendo lo peor, porque como el avestruz, hemos metido la cabeza entre la tierra para pasar de agache y meternos el cuento que el problema es de los otros, sin aceptar que el dolo y el engaño duerme en nuestra cama. Creemos que colarnos en el Transmilenio, robarnos la señal de cable, pagar una mordida para evitar el parte, echarle agua a las naranjas, no hacer nada en el trabajo, copiar en los exámenes, torcer las verdades, comprar música pirata, meter una moneda falsa a los mendigos y hasta fingir los penales, los orgasmos y el dolor, no hacen parte de una misma tragedia. La corrupción la medimos en millones, como si los centavos no contaran.

Los valores se han perdido y los pocos que quedaban en la Bolsa, se los birlaron los niños bien de la alta sociedad. Nuestra moral, tan laxa y genuflexa, ha terminado por convertirse en doble, con cara y con sello, para usarla en el día y en la noche. Tenemos uno de los aparatos judiciales más grandes del mundo y lo que menos tenemos es justicia. Tenemos una constelación de estrellas y sabiondos que repiten las leyes al derecho y al revés y la verdad es que no nos cabe una inmoralidad más. Contralores, procuradores, auditores, concejales, congresistas, ojos vigilantes y catones deberían darnos la tranquilidad de salvaguardar nuestras finanzas, pero en realidad no son más que ratones cuidando el queso.Por lo pronto, estamos condenados y la esperanza, una joya a la que muchos le tienen el ojo encima, dispuestos a robársela.

La gran revolución entonces, seria empezar por lo pequeño, por lo que nos toca a cada uno, iluminar nuestro rincón antes de querer electrificar el mundo. La solución entra por casa, pero por lo pronto hay que cerrar bien las ventanas…

@malievan

www.enmodoquicly.com

(Visited 230 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Según la imaginación desbocada de una parte de la opinión pública,(...)

2

El primer trabajo de Zanja Records (Cuban Jam Session Vol 1),(...)

3

    El sueño también nos permite consolidar los aprendizajes, reparar(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar