Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Crecí jugando banquitas en la calle, bolitas de cristal, ponchados y soldados libertados. Como no existía el whastapp, aprendí a chiflar. Sin pena confieso que robé mucha uvas y ciruelas en Carulla y que me gozaba estrenar la ropa que dejaban mis hermanos. El típico clase media, con más calle que mundo.

Me gradué en colegio franciscano, sin saber mucho de la vida, más allá del amor al fútbol, el valor de una cerveza y la forma de colarse en los buses y en los cines. Un diletante que hablaba y decía mucho, sin saber nada de nada. Lo más cercano a ser rebelde fue un grupo de teatro y mi colección de música protesta: Quilapayún, Inti- Illimani, Quinteto Tiempo, Mercedes Sosa, Violeta Parra y Víctor Jara. Fidel era una figura lejana y el Che, la imagen de una camiseta.

Por esas cosas de la vida, terminé estudiando en universidad privada, que en mi caso resultó literal (privado de plata para un tinto, para comer algo entre clase y clase o para comprar un libro nuevo). Como buen primíparo, intenté ser juicioso, asistir puntual a todas las clases, visitar la biblioteca y a sacar un promedio que no diera grima. Pero algo cambió, cuando de la mano de un amigo conocí La Maza de Silvio Rodríguez y por supuesto, Yolanda, que muchas veces dediqué. A partir de entonces, Cuba, la nueva Trova y la Revolución, cobraron otra dimensión. Seguí siendo el mismo clase media varado y arribista, pero con una pizca de conciencia social rascando en los bolsillos. Dicen que universitario que se respete tiene su fase proletaria, de saco de alpaca, mochila y vino caliente de dos pesos.

La Cuba de Fidel marcó de alguna manera lo que soy. Ecléctico, lleno de contradicciones, obstinado y terco. Como hijo mantenido primero y luego como padre de familia, he sido lo que llaman un revolucionario de nevera llena, a quien la vida le sonríe a pesar de las muecas cotidianas.

Ahora que se murió Fidel, desempolvé mis discos viejos. Los años me han enseñado que Castro, pese a todo lo que se diga, es y será una figura histórica, llena de excesos y defectos, pero también un tipo que forjó con puño de hierro una nación. Quienes nombran el mismo día a Chávez con Fidel, les falta mucho por leer. De Correa, Maduro, Evo y Ortega, mejor ni hablar.

Fidel no fue monedita de oro, pero pocas veces peló el cobre. Yo sigo siendo el típico clase media al que no le falta nada, que tiene todo menos plata, pero que se las arregla con el crédito Codensa y las promociones del D1.

(Visited 1.036 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Duran Duran Grupo de Rock-Pop Británico, creado en 1980 y está(...)

2

[caption id="attachment_918" align="aligncenter" width="1024"] Caso de blefaroplastia del Instituto de Ortopedia(...)

3

En un mundo cada vez más competitivo y tecnificado, notamos con(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Efectivamente la figura de Fidel Castro nos genera sensaciones contradictorias. No porque el haya sido contradictorio en su pensamiento, todo lo contrario, sino porque no tuvo recato en acudir a los medios necesarios para llevar a cabo su idea de revolucion por la gente, incluso ir contra la gente misma. Lo que si no me cuadra es la vida de lujos que llevaba con un pueblo empobrecido, supongo que la vanidad y el ansia de poder termina pervirtiendo hasta al mas incorruptible, el propio Marx decia que el no era comunista y menos su amigo Engels. Yo tuve mi educacion basada en fuertes valores cristianos y de capitalista, y mas bien fue ya viejo que empece a valorar el ateismo y el socialismo como opciones unicas de llegar al humanismo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar