Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todos estamos aterrados con el caso Odebrecht, pero la verdad verdadera es que este no es el primer caso, ni será el último en nuestro país. Es más, si el escándalo no hubiera estallado con fuerza en otros países del continente, incluso menos serios que el nuestro, con seguridad este caso estaría oculto debajo de las piedras. Según el diario El Tiempo, “el Departamento de Justicia y las fiscalías suiza y brasileña hablan de 439 millones de dólares en sobornos, de los cuales 11,2 se habrían pagado en Colombia. Pero esa suma puede aumentar porque el periodo indagado es solo del 2009 al 2014 y Odebrecht llegó al país en los 90 con el mismo esquema de sobornos”. Aquí entre nosotros y en voz baja, si descubrieron que fueron 11.2 millones de dólares, es porque el soborno tuvo que ser, por lo menos tres veces más grande. Igual hemos dicho de Reficar, del Guavio, de la calle 26, de la licorera de Caldas, de Interbolsa, de Saludcoop, por nombrar algunos.

Como para variar, en el medio aparecen los nombres de políticos, que sin importar partido u orilla que defiendan, siempre están presente para embolsillarse una plata. Gente pudiente, geste prestante, lo que habla a las claras del drama que vivimos porque si bien la ignorancia y la pobreza no disculpan el delito, el estudio, el estrato y el haber gateado en tapete desde niños, si lo agrava.

Pareciera que agotado el tema de la paz, la corrupción será el eje central de la próxima campaña presidencial. Nos gastamos una millonada en organismos de control y se nos llena la boca de babas al decir que tenemos Zar anticorrupción, un estricto Estatuto Anticorrupción que, como los lamentos y las serenatas en los parques cementerios, poco sirven. Y es que hasta día de la lucha contra la corrupción, tenemos (18 de agosto) y después nos extraña que se burlen de nosotros.

En Colombia, sólo uno de cada cuatro corruptos paga cárcel. Apenas la mitad son condenados con esta pena y de ellos, el 25% obtiene detención domiciliaria. El porcentaje de condenas efectivas no supera 2 años. El promedio de las penas para los delincuentes de cuello blanco es de apenas 24 meses y en muchas ocasiones es un periodo que se purga en pabellones especiales que les ofrecen privilegios con relación a los presos del común. De acuerdo con las cifras de Transparencia por Colombia, para el 83% de los colombianos, la situación en vez de mejorar está empeorando y la crisis se está profundizando. Existen varios estudios que afirman que a nuestro país le cuesta la corrupción, cerca de 4 puntos del Producto Interno Bruto, es decir más de 20 billones de pesos. Eso para hablar del sector público y no nombrar a las empresas del sector privado, que aunque con mejor imagen, delinquen y corrompen en iguales proporciones. O más.

Tal vez será nuestra herencia española o alguna jugada cruel del universo, pero los colombianos tendemos a la trampa. Le echamos agua a las naranjas, vendemos carne dura, mezclamos el pan viejo con el que acaba de salir humeante de los hornos, hacemos fraude en los exámenes, y sobornamos a policías y a porteros. La única forma que entendemos de ponernos en el lugar de los demás, es cuando nos colamos en la fila. Somos pícaros, ladinos, marrulleros, pillos, estafadores, truhanes y bribones.

Creemos socarronamente que la marrulla y la engañifa sólo existe cuando se habla en miles de millones. Pero no. Para no ir más lejos, Transmilenio calcula que el año pasado las cifras diarias de colados llegaron a los 200 mil, los que se traduciría en cerca de 120.000 millones de pesos, al año. El llamado robo hormiga en los supermercados puede llegar a los 150 millones de dólares, lo que significa que son muchos los desodorantes, cremas de afeitar y camisetas manga sisa que nos robamos a diario. Nos metemos la mentira que llevarnos las cobijas y hasta los chalecos salvavidas de los aviones, no es robar, como tampoco pegarnos subrepticiamente de la señal de cable del vecino, no pagar los trabajos recibidos, cambiarle el kilometraje al carro que vendemos o dejar un billete falso en la limosna.

Sin embargo, este país aguanta todo. O tal vez no y ese es el drama.

(Visited 449 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Continúa amenazando la desinformación, la mediocridad y el cansancio por la(...)

2

Y REGIONAL PARA SACAR A SUCRE DEL AISLAMIENTO AÉREO. Érase una(...)

3

Por: Mildre Yurani Hernandez Ramirez Rafael Díaz Vásquez Docentes de la(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. leonvargas0905

    Lo dice el cínico y sin tapujos Fernando Vallejo: en Colombia se podrán acabar los guerrilleros, los paramilitares, los delincuentes comunes, los usureros, los narcotraficantes, las prepagos, los vividores y la corrupta clase política, la rancia oligarquía santafereña, todo eso se podrá acabar pero aún seguiríamos muy mal pues quedarían los colombianos . . .

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar