Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Para un país como el nuestro que tiene un abogado por cada mil doscientos habitantes, es muy poca la justicia que disfrutamos. Según cifras de la Corporación Excelencia en la Justicia en Colombia hay más de 400 mil tarjetas profesionales de abogado, expedidas para personas que han hecho sus estudios en cerca de 100 facultades que se dedican a impartir formación en Derecho. Aunque hay de todo y muchos se quejan, el salario promedio de un abogado recién egresado en nuestro país es de cerca de US$833 dólares, lo que no es poco frente a lo que ganan otros profesionales.

Si a eso le sumamos que los cálculos indican que en Colombia hay casi seis millones de leyes vigentes no se explicaría nadie el nivel de impunidad, de abuso, de arbitrariedad, de libertinaje, de ilegalidad y de transgresión que vivimos en nuestro país. Esa es tal vez la tragedia que vivimos, la maldición que padecemos, la desdicha que nos mata a cada día, porque la sumatoria de leyes y de agentes de la ley, no nos funciona.

Sin importar la cantidad de abogados y de leyes que tengamos, la verdad verdadera, es que justicia no tenemos.

En Colombia hay más leyes que delitos y no es porque seamos visionarios, ni porque la justicia avance más rápido que la propia realidad. Pasa, porque somos un país lleno de tramposos y de vivos, los reyes de la letra chiquita, los patrones del enredo, donde la palabra ha perdido su valor y necesitamos que todo nos lo firmen y que todo quede escrito. Por eso, hacerse a una notaría es como ganarse el Baloto y la revancha.

Así como una barriga no garantiza una buena nutrición, el que haya muchos abogados no significa que haya más justicia. Y no se trata de hablar mal de ellos, porque como en todo, hay buenos, malos, maletas y remalos, sino de la tristeza infinita de ver como el país se nos deshace entre las manos por la falta de equidad y el temor que eso suscita. En Colombia, nada asusta más que un policía nos pida los papeles o que nos llame un abogado, porque todo termina en amenaza. Acá no hay tal que el que nada debe, nada teme o que todos somos inocentes hasta que se nos pruebe lo contrario. Si usted ve dos abogados reunidos, corra, corra, así sea en sentido figurado.

Estamos llenos de abogados pantalleros, de divos de baranda.

Capítulo aparte merecen los abogados pantalleros, porque tal vez nuestro país terminó de joderse cuando los juristas se volvieron más populares que las leyes. Van a cocteles, viajan en avión propio, los entrevistan cada día, tienen redes sociales, jefes de prensa y columnas de opinión. Cada pleito se convierte en un tropel mediático, como en las viejas peleas de Frazier contra Alí. Se insultan de día y fuman puros y juegan póker entre ellos, en las noches. Visten elegantes y ya no toman tinto en los cafés. Desde los tiempos de Jorge Eliecer Gaitán, manipulan a la prensa, con argumentos y detalles, tesis y minucias, teorías y poquedades que lo que único que buscan es la siembra diaria de dudas y misterios. Hoy se dan en la jeta por un cliente y mañana se dividen la defensa de alguien importante atrapado en malos pasos. Son una especie de divos de baranda, estrellas del código, deidades de juzgados, a los que pareciera que les importa poco el concepto de justicia y entonces parece cobrar sentido el hecho que el Ley ya no existe porque lo compró el Éxito.

(Visited 743 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que declara(...)

2

    Del primero Julieta estaba completamente enamorada, le parecía un(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar