Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El mundo está lleno de fantoches y de bobos. Los unos y los otros se auto fagocitan día a día en las redes con sus likes y naderías. Por eso, en una época donde todos hacemos lo que nos da la gana, parece un contrasentido que exista eso que llaman influencers, una palabra marketera y vendedora que define a unos personajes que dicen y hacen tonterías y que divierten y entretienen a miles de personas. Pero no nos digamos mentiras: seguidores y fanáticos tenían Los Beatles, Maradona y Jesucristo. Los demás son unos mercachifles.

Aunque no sea para reírnos, somos un chiste, porque así estemos en una era donde los datos nos brotan de las licuadoras o los hornos microondas, donde incluso podemos decir que estamos mejor informados que formados, donde sabemos de todo y no sabemos de nada, los influenciadores arrasan en las redes, exhibiendo sus cuerpos y hablando fruslerías y minucias. De repeso, les pagan millonadas, que es en últimas el menor de los problemas, porque cada quien se gasta la plata en lo que quiere.

Los fantoches y los bobos se auto fagocitan sin descanso.

Vivimos presos de la imagen y la nada, de los likes y seguidores, necesitamos ser reconocidos y ser vistos como importantes para alguien, porque precisamos que nos quieran, que alguien nos dé palmaditas en la espalda, ya que nuestro corazón y nuestra alma son huecos negros que nadie llena ni repleta. Somos seres fragmentados, urgidos de sentirnos parte de algo, sin importar el cómo ni el por qué.

La banalidad se tomó nuestra existencia porque la puerilidad y la chabacanería han terminado por ser la esencia que nos mueve. Por eso, aparecen tipos que engañan a unos viejos con paletas de jabón o tipas que se divierten haciendo putifiestas o dañando una estación de TransMilenio. Hay gente que come mocos o salta de un puente sin ninguna protección. Allá ellos. El problema es que haya alguien a quien guste o interese. Por mí, pueden cogerse a cachetadas.

Necesitamos ser reconocidos y ser vistos como importantes para alguien.

Llegará el momento en que la nada nos aburra como forma de vivir, que lo trivial y lo fútil nos canse y nos moleste, que la frivolidad nos empalague como tres cucharadas soperas de arequipe Alpina. Tal vez en ese momento, estos tipos y estas tipas dejarán de hacer bobadas. O por lo menos, no habrá nadie que los mire.

(Visited 887 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hay personas talentosas que andan haciendo bien las cosas desde hace(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar