Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Este pequeño juega a aprender a amarrar sus zapatos, en uno de los albergues de Cúcuta.

Hay 299 niños en Venezuela que están sin sus padres o sin uno de ellos, porque fueron deportados a Colombia. Son pequeños que hoy se preguntan dónde están su papá o su mamá o ambos, y que no entienden de cierres de frontera ni de violación a los derechos humanos, pero que lo están sufriendo en carne propia.

Hoy Colombia entera se debería poner en pie, de manera pacífica, para exigir al Gobierno venezolano que permita que esos niños y niñas se reencuentren con sus progenitores para que vuelvan a estar felices, para que sus vidas sigan en unión familiar.

Algunos de sus padres han pensado hasta irse por las trochas a rescatarlos. Pero temen que en el camino la fatalidad no se lo permita.

Un padre contó que arriesgó a su hijo por entre la trocha. Pero lo dice ya tranquilo, porque logró tenerlo consigo.

Los demás están a la espera de que el Gobierno pueda lograrlo. Que les pueda regresar a sus pequeños a sus brazos.

Hoy, los colombianos exigimos que los dejen salir de ese país. ¡Que los regresen a sus hogares ya!

El lunes 31 de agosto vi sentados en el piso, al frente del Centro Nacional de Fronteras en Villa del Rosario, municipio del área metropolitana de Cúcuta, a dos madres, un padre y tres niños que jugaban entre ellos. Pero las dos madres y el padre tenían la mirada perdida, como tratando de entender su nueva condición, pero con la gran preocupación de qué iba a pasar con sus hijos.

Me explicaron que son dos familias y que salieron corriendo de Coloncito, municipio venezolano, porque les dijeron que los iban a deportar, pero que los niños se quedaban allá.

Su reacción fue lógica: buscar las trochas para sacar a sus niños y pedir refugio en Colombia. Estaban allí, sin saber qué hacer aún, porque habían acabado de llegar y no sabían qué debían hacer. Solo tenían unos morrales con la poca ropa que alcanzaron a traer.

Historias como estas se repiten una y otra vez en los 11 albergues que hay en Villa del Rosario y Cúcuta, en donde hay 890 niños y adolescentes, según cifras del ICBF, de los cuales 332 son menores de 5 años.

Uno de esos niños, de no más de siete años, en uno de los albergues, se quedó mirando a Jean Carlo Estupiñán, periodista de Q’hubo Cúcuta, le pidió un abrazo, él lo abrazó y luego el pequeño le dijo que si se podía ir con él. Luego el niño le explicó que quería que su mami y él se fueran con él. El pequeño estaba sufriendo. Y necesitaba un padre. Y lo estaba expresando. Estaba buscando soluciones a su situación y la de su madre. No quería ser una víctima. Quería un hogar.

Por él y por todos los otros niños que hoy sufren, los colombianos, independientemente de la ciudad en la que nos encontremos, tenemos que poner nuestro corazón en esos niños, víctimas de un gobierno que se dice democrático, pero que viola los derechos humanos con el cinismo de decir que es Colombia la que lo está haciendo. Tenemos que exigirle a Venezuela ¡que nos devuelva a nuestros niños!

Foto: Este pequeño juega a aprender a amarrar sus zapatos, en uno de los albergues de Cúcuta.

 

Lea también:

¡Miente Maduro!

Maduro se está deshaciendo de los colombianos 

(Visited 708 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Con las encuestas de percepción publicadas cada mes y el incansable(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juancarlosmartinezcastro

    Sin duda alguna, la repatriación de algunos colombianos indocumentados que adelanta el gobierno de Venezuela a raíz de un operativo contra grupos paramilitares puede ser dramática si sólo non enfocamos en esa parte de la historia, pero si abordamos el problema de forma global, entenderemos que en Venezuela no hay un operativo contra los colombianos sino contra grupos paramilitares-uribistas que están contrabandeando combustible y otros productos para financiar sus actos terroristas.

    En ese sentido, también sería válido hablar del flagelo de la violencia paramilitar que de forma clara Colombia está exportando a sus fronteras y que afecta sus habitantes. Pero de lo que más se debería hablar, es de los más de 5.5 millones de colombianos que viven en Venezuela porque se refugiaron en ese país huyendo de la dictadura uribista que los quería masacrar con motosierras y que fueron acogidos con hermandad, generosidad y humanismo.

    Pienso que no debemos dejarnos llevar por sensacionalismo mediático del duopolio de RCN y Caracol e informarnos con otros medios, ojalá internacionales para así conocer la verdad y difundirla ampliamente con el fin de no generar odios entre dos pueblos hermanos como lo son Colombia y Venezuela.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar