Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ya tenemos que superar la discusión sobre las plataformas digitales que les ofrecen a los ciudadanos el servicio de transporte. Estas llegaron para quedarse, aunque no les guste a algunos taxistas.

Que estos últimos tienen que pagar planillas, impuestos, cupos de los carros, etc., no es ninguna limitante para que los privados puedan prestar el servicio. Tampoco es cierto que se vayan a quedar sin trabajo. Lo que tienen que hacer es reinventarse y unirse a la nueva realidad.

Poco a poco el valor de los cupos de los taxis va a dejar de existir y seguramente se va a reducir en algo el número de amarillos que circulan por las calles, no porque las plataformas los vayan a acabar, sino porque estos van a resultar trabajando para aquellas. Como ya lo están haciendo muchos, que decidieron vender sus vehículos y comprarse uno particular.

Ya es hora de legalizar las aplicaciones de transporte (Foto El Tiempo)

Ya es hora de legalizar las aplicaciones de transporte (Foto El Tiempo)

Además, muchos de los que decidieron seguir con sus taxis, se hermanaron con las plataformas y están haciendo un buen negocio, porque ya se puede pedir un taxi a través de Uber, o Didi, o Cabify (Tappsi Easy) y hasta existen plataformas de los propios taxistas como la de Taxis Libres.

Les va mejor con las plataformas, porque cobran más que la carrera normal. Y saben de antemano para dónde van, sin necesidad de andar rechazando carreras en la calle. Toman solo aquellas que les convienen, sin pelearse con nadie. Y hasta hay la posibilidad de que el pasajero dé propinas, desde 1.000 pesos, para que llegue más rápido uno de los servicios en momentos de congestión. El mundo ideal para los taxistas.

Lo que sí hay que hacer es reglamentar muy bien esas plataformas. No es solo aprobarles el servicio y mirar cómo se les puede sacar plata cobrándoles impuestos. Hay que exigirles calidad en la prestación del servicio, respeto para con el pasajero y transparencia. 

Hasta el momento las plataformas han carecido de esa transparencia. Son unas aplicaciones que existen ahí, pero que nadie sabe dónde funcionan, qué teléfonos de servicio al cliente tienen, dónde se pueden quejar (aparte de los limitados servicios de ayuda), ni cómo se pueden defender de ellas cuando lo necesitan.

Nadie sabe cómo escogen los conductores, si en realidad todos ellos son fiables (aunque se piensa que sí), dónde se puede impugnar una decisión en contra de un pasajero.

En una reglamentación de las plataformas se deberían incluir aspectos como los siguientes:

  • Exigirles que tengan una línea telefónica gratuita para atender los reclamos de conductores o pasajeros o para solucionar cualquier inconveniente.
  • Deben tener también un link en su página web, fácilmente visible, a través del cual los pasajeros y conductores puedan poner una PQRD o dar sus opiniones o resolver sus dudas, con la obligación de responder en determinado tiempo.
  • Deben tener un reglamento disciplinario para los conductores, en el que se incluyan unas reglas estrictas para que puedan trabajar con la aplicación. Entre estos, que no tengan comparendos, antecedentes penales, fiscales, disciplinarios, de policía. En esta selección está el valor agregado de las aplicaciones.
  • Entre esas normas debe haber unas que sancionen a los conductores que dejan esperando a sus pasajeros o a los que cancelan los servicios cuando ya han reservado, que son dos de las costumbres más arraigadas.
  • Debe establecerse, desde un comienzo, un debido proceso para cuando decidan bloquear a un pasajero o a un conductor o cuando requieran tomar una acción sancionatoria.
  • Y debe designarse un responsable de la inspección, vigilancia y control de esos servicios. Sería lógico que lo hiciera la Superintendencia de Industria y Comercio y no la Superintendencia de Transporte. Ninguna de las dos ofrece garantías de una buena labor en ese sentido, pero hay que escoger una. No debe quedar en manos del Ministerio de Transporte ni del Mintic, porque ahí sí jamás serán fiscalizadas.

@VargasGalvis

Lea también:

Carta a mi hijo Bachiller

La tarde que Iván conquistó el mundo

Madrugada de padre e hijo

(Visited 242 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

2

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De acuerdo, exigir transparencia a las plataformas, pero, a los taxistas aparte de transparencia, honestidad, muchos esconden la tarjeta de tarifas, cobran lo que quieren. Además, son groseros, presentación personal cero, carros sucios, huelen mal, música ni hablar, limpiar el gremio, varios participan en hurtos y complicidad con el hampa. Sería estupendo también reemplazar esos cofres funerarios (zapaticos) por carros más seguros, de ellos depende que la ciudadanía cambie de parecer.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar