Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los espíritus suelen sorprender cuando se aparecen en los sueños a personas con las cuales durante su existencia física no tuvieron una buena relación. Incluso, cuando a pesar de no haber existido trato alguno con esas personas, los sentimientos recíprocos eran de animadversión. Sin embargo -no es algo nuevo porque lo he dicho varias veces- los espíritus lo ven todo, lo saben todo y lo comprenden todo. Por lo tanto, no son egoístas ni rencorosos y procuran desde su dimensión el bienestar de sus seres queridos. Para lograr ese propósito piden la ayuda de quienes, según su percepción, están en capacidad de prestarla. Por eso no les importa recurrir con ese fin, si les parece conveniente, a viejos rivales o enemigos.

El preámbulo anterior es necesario para comprender por qué una mujer soñó con la expareja de su esposo después que ella falleció por causa del covid 19.

Antes de narrar el sueño es preciso contextualizar los hechos que lo precedieron. Conozco la situación de primera mano porque se trata de una persona a la cual presté mi asesoría .

La señora que tuvo el sueño conoció a su esposo cuando él estaba separado de su anterior pareja y era padre de dos hijos varones muy jóvenes. La relación marital precedente de su marido fue tormentosa por causa de diferencias irreconciliables que desembocaron en la inevitable separación. Él resolvió marcharse de la casa y vivir solo. Su expareja siguió con su vida pero alimentando la esperanza de la reconciliación. Muy a su pesar, no valieron los ruegos ni las amenazas para lograr que él regresara. La decisión del señor de ponerle punto final a la convivencia fue definitiva. La ruptura había llegado al punto de no retorno.

Con el transcurso del tiempo él fijó sus ojos en otra mujer. Encontró en ella virtudes que lo enamoraron y lo motivaron a llevarla al altar (la relación anterior fue de convivencia sin vínculo matrimonial). Procrearon una linda niña y esta suma de acontecimientos exacerbó la rabia y el resentimiento de la expareja del señor. Además, deterioró la relación que él tenía con sus hijos varones porque sintieron que su papá le había fallado a su mamá y empezaron a compartir el odio que ella sentía por la esposa de su exmarido.

La relación entre ambas mujeres pasó de inexistente a convertirse en una guerra de odios y discordias. Los ataques iban y venían. La vida de todos los involucrados se convirtió en un pequeño infierno hasta que sucedió un hecho inesperado.

La expareja del señor se enfermó. Al principio, por los síntomas, ella supuso que se había resfriado pero al cabo de unos días y después de realizarse la prueba se comprobó que estaba contagiada de covid 19. No se encontraba vacunada porque el caso ocurrió el año pasado cuando en Colombia no se había iniciado el plan de vacunación. Los médicos que la trataron no alcanzaron a ingresarla a una UCI y en 8 días perdió la vida. Este hecho sorpresivo ocasionó el replanteamiento de las relaciones personales entre sus hijos y la nueva familia de su exmarido. Él llevó a sus hijos mayores a vivir en su casa pero la presencia de los jóvenes incomodó a la esposa quien consideró que ellos representaban un problema en el hogar y una perturbación en la relación con su esposo. Los reclamos y las quejas de ella hacia él por esa causa fueron constantes. Finalmente, para evitarle disgustos a su padre, los muchachos resolvieron regresar a la casa que compartieron con su mamá. En medio de estas circunstancias y de la tirantez con su esposo, la señora tuvo el sueño que anuncié anteriormente.

En ese sueño se le apareció la expareja de su esposo y le dijo que estaba viva pero que quien había fallecido era él. Se expresaba con amabilidad y buenos modales lo cual la sorprendió porque en vida nunca se trataron. El odio que sentían entre sí surgió por los rumores infundados contra su buen nombre y dignidad que puso a circular la antigua pareja de su esposo.

En la continuación del sueño la esposa se acercó a la ex para consolarla y le dijo que no se preocupara, que entre las dos sacarían adelante a los muchachos y ellos, a su vez, cuidarían a su hermanita. Los jóvenes aparecieron en el sueño abrazando a la niña pero se veían tristes. La ex la miró con ojos suplicantes mientras le señalaba a sus hijos. En ese instante, dice ella, se despertó confundida y alterada por las imágenes del sueño.

Cuando terminó su narración me sentí conmovida al extremo. Las lágrimas brotaron incontenibles de mis ojos porque comprendí cuán grande y sin límites es el amor de una madre. Le expliqué a la señora que el espíritu de su antigua enemiga se le había presentado para suplicarle que acogiera a sus hijos, para decirle, además, que ante su ausencia física ellos debían contar con la protección de su padre. Que la perdonara y no permitiera que ellos perdieran también a su papá. Que los dejara compartir con su hermanita.

Sé que para los seres humanos perdonar no es fácil. Tampoco lo es pedir perdón. Ambas actitudes son dos caras de la misma moneda. Para asumir una u otra se requiere de una grandeza de espíritu y de un enorme sentido de humanidad que no son accesibles para cualquiera. Olvidar las ofensas recibidas y despojarse del resentimiento y el deseo de venganza, es una misión imposible para muchos. También lo es reconocer con humildad los errores propios. Pero para el espíritu de una madre no hay imposibles ni barreras cuando se trata de la protección de sus hijos. Máxime cuando entiende que se equivocó al odiar gratuitamente a una persona que no fue responsable del fracaso de su relación marital.

Espero que, así como el espíritu de una madre fallecida pidió perdón para ella y comprensión para sus hijos, la esposa de su exmarido tenga la capacidad de perdonar y acoger a los hermanos de su hija. Ella también es madre y por eso debe saber que esos muchachos necesitan a su padre.

El Portal de los Sueños

Facebook

Twitter

Instagram

(Visited 264 times, 6 visits today)
PERFIL
Profile image

Nací en Barranquilla, Colombia, en 1949. Desde muy niña, a la edad de seis años, descubrí que poseía el don de interpretar los sueños. Al principio supuse que era una facultad natural que poseían todos los seres humanos. Sin embargo, con el transcurrir del tiempo observé que no era así. Entonces, al llegar a la adolescencia, decidí ocultarlo para evitarme problemas y malos entendidos con quienes suponían que lo mío era un arte adivinatorio. Después de haber educado a mis hijos, de verlos casados e independientes, y ya retirada de mis ocupaciones laborales, consideré que había llegado la hora de desempolvar el don y ponerlo al servicio de los demás.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: María Camila Bernal G. Cerca de 7,000 enfermedades huérfanas han(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

El fichaje de Falcao por el Rayo Vallecano le permitirá competir(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar