Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Colombia puede ser de lejos el país con mayor número de intermediarios por metro cuadrado. Nos hemos acostumbrado a utilizar a terceros para alcanzar lo que el sistema nos niega o nos problematice conseguir. Todo hay que decirlo, colombiano que entorpezca y le dificulte la vida a otro colombiano, es un colombiano satisfecho.

El intermediario en nuestro país es el camino más largo, más costoso, más dispendioso pero en muchos casos, el único posible para obtener lo que necesitamos. Y aunque todos los usamos en algún momento de nuestras vidas, la intermediación también tiene estratos: Los ricos los llaman lobbystas, la clase media, tramitadores y los pobres lo llaman calanchín, el propio, la ficha, el sabecositas.

Son de una  clase especial. Tienen el cuero duro, son mañosos, detallistas, simpáticos, trepadores, saben de lo que hablan, saben con quién hablar y tienen memoria de elefante.  Suelen ser melifluos, entienden la importancia de la adulación y la melosería. Aunque se parecen y muchas veces los confunden,  los intermediarios  no son unos lagartos  por definición, aunque sin duda, muchos pueden serlo. Son ante todos seres pragmáticos  que no les importa ponerse de tapete con tal de conseguir el resultado.

En un país como el nuestro tan propenso a la leguleyada y la tramitomanía, es fácil que surjan estos personajes. Se requiere de un tercero para conseguir un cupo en un jardín infantil de alta alcurnia como para un colegio distrital, para conseguir un trabajo, para obtener un contrato, para ganar una licitación, para gestionar una pensión,  para una beca, para  un préstamo bancario, para el traspaso de un carro, para obtener un descuento, para una cita médica, para aparecer en un medio, para la boleta de un concierto y  hasta para un cupo en el SISBEN, entre otras muchas cosas.

En Colombia hay tantos intermediarios y tramitadores como diligencias haya que hacer. Los hay ministros, súper ministros, magistrados, jueces, políticos de cualquier pelambre, relacionistas,concejales, ediles, funcionarios de cualquier nivel, gerentes de oficina, cajeros bancarios, secretarias, porteros, buscadores de talento, calibradores de ruta y bulteadores de Corabastos, porque colombiano que se respete siempre tiene “alguien que le puede ayudar con la vuelta”.

Y aunque no es un espécimen colombiano ( de hecho el término surge de los grupos de presión de la Cámara de los Comunes de Inglaterra y en Estados Unidos está debidamente reglamentado) en nuestro país, la actividad se ha perrateado porque generalmente hay plata y trampa de por medio. El tráfico de influencias es pan de cada día y colarnos en la fila es la forma colombiana de ponernos en el lugar del otro.

La intermediación es la pértiga que nos permite saltar el enorme muro que ha construido el sistema para impedir que el ciudadano de bien satisfaga sus necesidades. Y es que el lobby es como Dios, todos saben que existe, pocos lo ven y todo lo puede…

@malievan

www.circobits.com

(Visited 187 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Que buena radiografía hace usted don Mauricio. Esta práctica como recurso para obtener lo que debería ser algo sencillo, se ha entronizado porque nuestro Estado, de hecho, fue asaltado por los mayores calanchines, los políticos. Ellos han dibujado el estado actual de cosas. El clientelismo, la dedocracia, el guiño, tápame que yo te tapo, etc., son mañas que nacen desde el Estado y sus arquitectos, los políticos. En Colombia no existen los llamados derechos adquiridos, a estos hay que volverlos a adquirir en los juzgados, cortes y tribunales. ah, eso sí, con la ayuda de la trama de tramitadores, o, en el mejor de los casos, mediante el lobby de costosos abogados quienes finalmente se llevan mejor parte de los derechos adquiridos que fueron negados. Un antídoto contra este flagelo podría ser la utilización de la meritocracia que podría ser una buena barrera a la corrupción. Corrupción, Madre de todos nuestros males.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar