Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Los animales andan sueltos. El individualismo  camina exacerbado. El egoísmo circula desprolijo y vivimos presos en nuestra misma mismidad. La frivolidad y la bobada parecen ser el sello que marca nuestros tiempos y confundimos la banalidad con los bananos.

Vivimos tiempos difíciles, ¿quién lo duda? Y sin embargo pareciera que no nos damos cuenta, porque en esta era posmoderna, donde todo es relativo y la verdad es cuestión de perspectiva, vamos todos a bordo de un barco a la deriva, inestable, frágil, inseguro, eventual y transitorio, o como mejor lo diría Bauman, líquido. Y eso, que no es ni bueno, ni malo, simplemente es, impregna todos nuestros actos.

Vamos todos a bordo de un barco a la deriva, que no sabemos quién comanda

Son otros los ritmos, otros los sonidos, diferentes los acentos. Las melodías han cambiado. En esta sociedad del espectáculo, todo es marketing y por eso el carácter y la personalidad han sido reemplazados por la marca personal. La imagen es privilegio que nos permite una construcción artificial de la propia realidad. Lo que dicen los medios y las redes pesa más que la experiencia viva, como cuando  los viejos vintage de hoy íbamos al estadio con un radio pegado de la oreja para escuchar al narrador gritar un gol que estábamos viendo en ese instante. Por eso preferimos el whatsapp a los abrazos y los memes a las bromas simples y sencillas, los likes y los emoticones a compartir una gaseosa con boronas. Hoy conocemos más gente que antes pero tenemos menos relaciones. Se nos olvido chiflar para avisarle a los amigos que los estábamos  esperando y los recordatorios celulares son la única manera de acordarnos que nuestros padres cumplen años

La soledad y el individualismo son la cueva que nos salva de los abrazos que no damos, de las palabras que no somos capaces de decir, del dolor que no nos atrevemos a  sentir, de los miedos que nos aprietan la  garganta y que ahogamos con un simple bloqueo en la lista de contactos. Las mascotas han dejado de ser los perros de la cuadra para convertirlos en modelitos de Instagram, que cagan y orinan sin olor,que no se ensucian las patas porque les ponen zapaticos, que no le ladran al cartero por el hecho irreversible que los carteros ya no existen porque ya nadie escribe cartas. Y eso para no hablar de los gatos, que de a pocos terminarán reemplazando a los hijos y  a las parejas, porque se saben solos y no botan ni una lágrima, porque no necesitan de nadie, más allá de aquel que les provea la comida, porque hacen lo que les da la gana y  por encima de todo, porque no joden y cuando joden, poco joden.

Las mascotas han dejado de ser los perros de la cuadra para convertirlos en modelitos de Instagram

Estamos infoxicados hasta el cuello porque los datos nos brotan en la licuadora y en los hornos microondas. Sabemos  de todo y no sabemos nada porque somos mar de orilla, poco profundos, llenos de algas, basura y plástico que nunca se degrada. La ética fue reemplazada por la estética  porque es la única forma de sobrellevar esta cultura del empaque donde nada se arregla ya que todo se reemplaza. Los influenciadores arrasan en las redes, exhibiendo sus cuerpos y hablando fruslerías y por eso los seres influyentes parecen ser hoy  piezas de museo, que nadie quiere ya escuchar.

Vivimos tiempos difíciles, sobre todo, porque no logramos distinguir ni el espasmo, ni mucho menos la bobada.

 

 

(Visited 241 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Me quedé tres noches seguidas donde mi novia. Cuando regresé a(...)

2

La oscura excentricidad del director de El Joven Manos de Tijera(...)

3

Cambium

Y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño...(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar