Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ni la fe, ni la ideología, ni las predilecciones sexuales ni mucho menos el hinchismo deportivo vienen en nuestro ADN, hasta que se pruebe lo contrario. Son elecciones libres o por lo menos deberían serlo.

Sin embargo, en esta época que nos corre, las tensiones aumentan porque cada día más las personas nos hemos hecho conscientes de nuestra propia libertad.

Durante mucho tiempo las jerarquías de todas las raleas, las religiones, las escuelas y los mismos padres de familia se acostumbraron a ejercer su “derecho” a imponer de manera vertical lo que pensaban, lo que querían, lo que sentían, el cómo y el por qué, el cuándo y el por dónde.

Para eso, crearon dioses y fetiches, mesías y deidades, mitos y tabúes, que durante mucho tiempo aceptamos como respuestas a todo aquello que no entendía ni nuestra razón ni nuestro corazón. Y además, y de repeso, crearon el pecado, la segregación, el escarnio, la moral y, por supuesto, las leyes.

“No ha sido fácil tener una opinión, que haga valer mi vocación, mi libertad para escoger”.

Pablo Milanés

 

Sin embargo, hubo un momento en que los repudiados y los arrinconados entraron en sana rebeldía. Y por eso se alborotaron los negros y los pobres, los campesinos y los desempleados, los jóvenes y también los viejos rechazados, los hijos y las esposas maltratadas, los ‘atardescentes’ olvidados, los homosexuales, los abandonados, los nadie y los ninguneados sempiternos, las brujas y también los hechiceros, para reivindicar su derecho a ser y a pensar distinto a los demás.

Claramente no ha sido fácil y muchos, incluso, han muerto en el intento. Las viejas estructuras de dictadores y fantoches, de godos y retrógrados, de tiranos y mandones, se resisten a entender el derecho a disentir. Por eso, les gritan a los integrantes de la Minga que se vayan a su tierra o le hacen mala cara a los pobres, le hacen el feo a los negros, condenan al infierno a los gays y a las lesbiana, ignoran profesionalmente a los mayores de cuarenta o les dicen “terroristas” a los jóvenes que salen a marchar.

Por eso, que una estructura milenaria como la iglesia católica, en cabeza de su Papa, dé signos de apertura, es un síntoma claro de que las cosas están cambiando y los ‘ninguneados’ tendrán, por fin, una esperanza, porque una cosa son los nadie y otra, los don nadie.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes 

(Visited 773 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    Los fantoches y los bobos

    El mundo está lleno de fantoches y de bobos. Los unos y los otros se auto fagocitan día a(...)

  • Opinión

    La miopía de Dios

    Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal genio un día y decide: “venga y le(...)

  • Opinión

    Las finanzas y la ideología

    No me gustan muchas cosas. Ni Uribe, ni Duque, ni Marta Lucía, ni Carlos Holmes. No me gusta el(...)

  • Política

    La libertad y el orden

    En este mundo extraño que estamos viviendo parecemos movernos en el falso dilema entre la libertad y el orden.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

La muerte del futbolista argentino Diego Armando Maradona volvió a sembrar(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De mi padre que en paz descanse, aprendí tres máximas que hasta hoy en día he procurado aplicar en vida…Me decía: “Mijo jamás permita que nadie le diga como tiene que vivir, o que debe hacer con su vida, siempre y cuando no lastime o perjudique a los demás”, la segunda: ” Respete siempre a los demás, así no esté de acuerdo con lo que piensan o lo que creen”, y la tercera: “Nunca juzgue a nadie”.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar