Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No niego que en este momento la paz la tenemos más que enredada. Me refiero a la que se negocia entre el Gobierno y las Farc. Pero hoy me quiero apartar un poco de esto y hablar de una paz, que también tenemos en problemas, y es la que lleva cada colombiano en su interior.

Hacer la paz con las Farc, y de pronto con el ELN, y que se sometan a la justicia los Rastrojos, los del Clan de los Úsuga, las Águilas Negras y los otros grupos que se reproducen como conejos a partir de estos, sería el mundo ideal. Pero es que hay otra paz que me tiene preocupado, y es la ciudadana. Esa que se da entre nosotros mismos, con nuestras familias, o en la calle, o en el trabajo.

Les digo la verdad: esta entrada en mi blog la pensé cuando un mensajero en moto llegó a mi oficina a traer un domicilio e intentó cobrarme mil pesos más de la cuenta. Pensé que ese señor de pronto tiene muchas necesidades y de mil en mil que cobre de más se hace una buena platica que le puede ayudar a sostener a su familia.

Pero, ¿se atreverá a decirles a sus hijos que el sustento que les trae viene una parte del sudor de su trabajo y otra de ´tumbar´ a los demás?

No me puse bravo con el señor. Solo le pagué lo que decía la factura y los 2.000 pesos de más que me habían dicho que debía pagarle al mensajero.

Me puse, en cambio, a pensar qué pasaría si todas las personas fueran honestas. Siempre he hablado del caso del taxista que le cobra de más al pasajero y este se enfurece y empiezan a decirse cosas hasta que este último se deja cobrar más o paga lo correcto, da un portazo y se va.

Resulta que el pasajero es jefe en una empresa. Entra enfurecido a su oficina. Ese día no saluda igual que los demás. Llega el primer empleado y lo recibe con tres piedras en la mano. El empleado se va también enfurecido y les cuenta a los demás la injusticia de la que acaba de ser objeto. Los demás ya saben que el jefe viene de mal genio y cuando entran a su oficina ya van prevenidos. La relación, ese día, no es la misma. Y luego el jefe termina por creer que todo el mundo anda de mal genio y las ocho horas de trabajo son un desastre. ¿Dónde comenzó todo? ¿Y si el taxista hubiera sido honesto, qué hubiera pasado?

Sin proponérselo, ese taxista se convirtió en un generador de tensión, no en un elemento de paz. Su deshonestidad lo causó todo como una cadena.

Me pregunto entonces qué pasaría si no actuáramos para ver quién es el más vivo sino quién es el más honesto. ¿Cuánta paz habría en los hogares y en las oficinas de Colombia?

La señora en la plaza que hoy cobra más por los productos dizque porque subió la gasolina, puede que no se esté dando cuenta de que de pronto su acción lleva a que unos niños queden tristes en su casa porque su mami no les pudo hacer lo de siempre, porque no le alcanzó lo del diario. Y eso no es hacer paz.

El señor que, por salir rápido de un trabajo, lo hace mal, ¿está haciendo paz?

El constructor que se niega a hacerle los arreglos a los apartamentos que acaba de hacer, ¿está haciendo paz?

El que no es honesto con su oficio o su profesión, ¿está haciendo paz?

Creo que todos podemos ser unos soldados de la paz. Y podemos hacer un mundo mejor, sin necesidad de que las Farc o el Gobierno se pongan de acuerdo. Nosotros podemos hacer la paz en nuestros hogares, en nuestro trabajo, en la calle. Simplemente con ser honestos, muy honestos.

¿Usted qué le agregaría?

Twitter: @VargasGalvis

(Visited 1.368 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En este receso tuve la oportunidad de conectarme con algunos estrenos(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Calígula fue el emperador romano que le dio a su caballo(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. henryrueda0626

    El ejemplo del taxista es algo cotidiano, pero tambièn, lo es las deciones de algunos los jueces en sus fallos amañados y faltos de analisis de fondo,que producen rabia y dolor; aqui empieza la cadena similar como la del taxista

  2. chanel614612

    Yo le agregaría que las personas no son honestas por que sus gobernantes no lo son, el gobierno nunca la ha dado un salario digno aquellos que son la mano obrera del país, y los impuestos cada día son mas, ya no se puede crear una micro empresa por que siempre el estado se queda con nuestras ganancias, por eso es que la gente se vuelve deshonesta por que el que tiene el poder no da ejemplo a la sociedad y así no hay equidad, si le cobraron 1000 de mas no es culpa del mensajero, lo que hizo se llama sobrevivir ya que un miserable salario mínimo no alcanza en esta sociedad deshonesta que vivimos.

  3. amandacastro1118

    Lo que no es honestidad es corrupción y es correcto cuando hay injusticias el día cambia totalmente.
    Colarse en las filas, es sorprendente como las personas lo hacen con cualquier tipo de argucias… hasta lloran.. y el vigilante les cree y las pasa de primeras…
    No regresar al cajero o al conductor el dinero que nos dio de sobra en las vueltas.
    Mentir sobre las causas de llegar tarde al trabajo, una cita.
    Pasarse el semáforo en “rosadito”.
    Infinidad de casos de deshonestidad.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar