Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
maleducados3

Ir a cine hoy

Cuando yo era niño, ir a cine era muy distinto.  Quienes pasamos de los 30 vivimos la experiencia de ir a una sala ubicada en el centro de la ciudad o en nuestro barrio y teníamos que elegir la película antes de salir  de casa pues, a diferencia de hoy, cada sala proyectaba una sola película en cuatro funciones (aunque algunas pasaban el mejor plan para el desprogramado: Rotativo de dos películas).

Las salas eran gigantes y, muchas de ellas, elegantes teatros en donde era mal visto comer y hablar en voz alta.  No había celulares que interrumpieran la función, ni combos extragrandes que nos distrajeran de la historia mostrada en la pantalla. Pero ver cine entonces también tenía sus inconvenientes, pues cuando llegaba la mejor parte aparecía un chocante letrero en la pantalla que decía: “Los invitamos a disfrutar de nuestra confitería”.  En ese momento salíamos de la sala y de la historia y regresábamos a la realidad, de la que después nos costaba desconectarnos.

maleducadosHoy llego a la taquilla del centro comercial a ver una de las más populares películas de la semana (hay que ver de todo) y la chica de la taquilla me mira como a un perro sin dueño cuando le digo que vengo solo.   Decido no comprar nada para comer y me encuentro con una fila de espectadores “encartados” con monumentales y costosísimos combos que dejarán el piso de la sala llena de crispetas y gaseosas regadas y a nuestros zapatos con el fastidioso rechinar del caramelo adherido.

No vuelvo a cometer el error de sentarme en una esquina del teatro y perderme la película por ver en vivo y en directo algunas escenas que escandalizaría a Von Trier o un derroche de cariñitos melosos de tortolitos que encontraron en el teatro al mejor cómplice de su aventura.  No señor, hoy me hago justo en la mitad de la sala en donde puedo ver mi película en paz y tranquilidad.  Pero mi tranquilidad no dura mucho cuando siento justo en mi espalda las patadas rítmicas de alguien acostumbrado a poner los pies sobre los muebles en su casa y que ahora disfruta a sus anchas de la película a costa de mi neurosis.  Respiro profundo y pienso en la paciencia que hay que tener con los niños, que aún no se acostumbran a ir a cine, hasta que descubro que el niño en mención tiene 20 años y se ríe con sus amigos a carcajadas ante mi reclamo de “por favor no me patee”.

Justo en la butaca de adelante está sentada una parejita.  Él se mete grandes manotadas de crispetas a la boca y mastica ruidosamente y ella se aferra a su brazo como si se le fuera a escapar. Él ya vio la película y nos regala su versión con comentarios hechos con la boca llena de crispetas mientras ella, que no ha entendido nada desde el principio, pregunta hasta lo más obvio.  Dos filas adelante oímos la discusión entre dos espectadores porque, al parecer, uno de ellos lleva media hora tomándose la gaseosa del otro.

Pagar una boleta para ir a hablar por celular

Luego te llamo que estoy en cine…

A pesar de que al inicio de la proyección salió un letrero gigante pidiendo que apagáramos nuestro celular, la sala parece ahora un inmenso campo de cocuyos.  En todos los rincones se ven lucecitas y me cuesta creer que algunos hayan pagado una costosa boleta solo para ir a hablar por whatsapp o jugar.  En la mejor parte de la película suena el éxito reguetonero del momento y un señor contesta con un tono bajo de voz que poco a poco va subiendo.  Dice que está en cine, viendo una película buenísima, que no puede hablar, que se demora, que el papel lo tiene la secretaria, que no puede hablar, que se encuentran más tarde, que el carro sigue en el taller, pero que no puede hablar.  10 minutos después cuelga.

Es una buena vida esta de ver películas, leer sobre películas, enseñar a ver películas y descansar viendo películas; pero ir a una sala de cine comercial se ha vuelto cada vez más intolerable para nosotros, los neuróticos puristas del cine.  Por eso ahora busco la soledad en las salas, las películas que pocos quieren ver y los horarios extremos a los que nadie quiere ir.  No sé si soy más cinéfilo, más exigente o si, como Caicedo vaticinó, me estoy convirtiendo en otro nosferatu del cine.

Pd: Para elegir la película que verás, te invito a conocer mi nuevo proyecto: ALUCINE. Conócelo y suscríbete aquí.

Espere en mi próxima entrega: Maestros de película  Para ver otros textos sobre cine y cultura visita Jerónimo Rivera Presenta Sígueme en twitter: @jeronimorivera  Escucha “Tiempo de Cine”, jueves 8 pm en www.unisabanaradio.tv Anteriores entradas:

(Visited 689 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur. Magister en Educación y candidato a PhD en comunicación. Autor de cuatro libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y Director de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, profesor y cinéfilo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos de(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¿Por qué ya no voy (casi) a cine? | Blogs El Tiempo

    […] esto, sumado a algunas razones del comportamiento de los espectadores en las salas (que ya expuse aquí) han llevado, a mi pesar, a que no solo yo sino muchos colegas cinéfilos nos alejemos cada vez […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar