Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hice una búsqueda rápida en Google de “el amor en tiempos de pandemia” y encontré un total de 64.800.000 resultados (0,77 segundos). No voy a decir que los revisé (también trabajo), pero sí abrí algunos y la mayoría de los que leía abordan un solo enfoque, el amor de pareja: cómo fue el asunto de estar separados, cómo fue el asunto de “sobrevivir” a estar juntos, como fue el asunto con los que acababan de romper con la pareja y ¡zas! les agarró el virus solos y para colmo despechados, en fin, amor de a dos… o tres en algunos casos.

En fin, muy interesante me pareció todo, sin embargo, de lo que yo quiero hablar hoy no es precisamente de eso, sino del verdadero amor que puso a prueba esta pandemia, el que deberíamos sentir hacia nosotros mismos y hacia los demás (que no me refiero solo a una pareja, insisto).

Hace varias semanas escribí  Hagámonos un favor: dejemos de alimentar miedos encuarentenados un poco basada en lo anterior, porque definitivamente una de las emociones que tomó protagonismo fue el miedo. A contagiarnos, a contagiar a otros, a perder el empleo, a no cumplir nuestros objetivos e, incluso, a salir a la calle. Y aquí el amor es el antídoto porque para mí en el extremo opuesto al miedo no está la valentía, sino el amor. Valiente es el que coloca su convicción y compromiso hacia lo que quiere, por encima del temor a las circunstancias; el que se atreve a cambiar a pesar de los miles de “yo soy así” que se ha dicho en su vida. Y cuando hablamos de compromiso estamos hablando de amor.

Si armara una lista de categorías de amor, la encabezaría con toda seguridad el amor propio.

No se trata de narcisismo, se trata de que si yo no he practicado amarme, difícilmente voy a amar a otros. Si no sé lo que es ser generoso, fiel, leal, honesto y comprometido conmigo mismo, es muy difícil que vaya a ser generoso, fiel, leal, honesto y comprometido con otros (sí, aquí también podemos hablar de pareja). Si yo no genero alegría en mi propia vida, o vivo enojado conmigo y con el mundo, o no me acepto como soy, con la carita y el cuerpito que tengo, ¿cómo voy a generar alegría en otro, o aceptarlo cómo es, o a no escucharlo desde mi enojo? Es probable que siempre esté buscando al perfecto/a y es probable que no lo encuentre, porque siempre encontraré “el centavo que le falta al peso”

Esto también se aplica al ámbito laboral. ¿Al trabajo? ¡Y claro! Aquí estaría la segunda categoría de amor, porque cuando no soy feliz conmigo, es altamente probable que no sea feliz con lo que tengo o hago. Es más, es altamente probable que incluso permanezca en lugares en los que no me siento cómodo e incluso sienta que no se me valora, pero no he sido capaz de dar un paso para salir de allí, así lleve años “sufriéndolo”. Y es probable que en el fondo lo que siento es miedo a no ser aceptado en ningún otro lugar…

Y en tercer lugar yo colocaría el amor hacia los demás, esa mirada de respeto al otro, esa mirada en la cual tristemente parece que estamos perdiendo el año. Y antes de  que lleves tu mente hacia los otros, la crítica porque “es que los otros y esta sociedad”, lleva tu mirada hacia ti mismo. El virus nos dejó un mensaje: cuídate a ti mismo porque de esa manera cuidas al otro. Yo se los compartí en mi artículo Bloguera de EL TIEMPO sale covid positiva, mi autocuidado ni siquiera fue por mí, siempre tuve la convicción que estaría bien, era por quienes me rodeaban.

En conclusión: amar en estos tiempos o en cualquier otro nos invita a reconciliarnos con quienes somos, con esa parte de nosotros que en ocasiones rechazamos, con esos períodos de nuestro pasado en los que hicimos cosas de las cuales de pronto no nos sentimos muy orgullosos, en donde causamos daño colateralmente dada nuestra forma de ser y hay que tomar los aprendizajes de allí, porque de lo contrario es probable que repitamos la historia. No se trata de olvidar, se trata de encontrarle un significado y propósito a lo que hemos vivido.

Te invito entonces a que tomes un papel y te escribas una carta. Imagínate que eres tu mejor amigo, esa persona que te quiere mucho y es capaz de decirte las cosas sin pelos en la lengua. Entonces, vas a iniciar “Querida Sandra” (tu nombre), y vas a decir qué aprecias de ti en tu forma de relacionarte, en tus talentos, en tus dones, en aquello que haces bien. Luego, y si hay una parte en la que te das cuenta que quien estas siendo o actuando no te genera paz, escríbelo también, inicia con una frase que puede ser  “y sobre esa manera de ser tuya con…. Sé que puedes hacerlo mejor, así que te propongo que….” y aquí describe el comportamiento que le aconsejas ( te aconsejas) empezar a adoptar. De pronto hace falta una conversación en la que pidas perdón a alguien o cumplas una promesa… de pronto, solo de pronto… esa conversación de perdón o esa promesa no cumplida es contigo mismo…


INVITACIÓN. Hace unos días, Santiago Ríos, bloguero también de EL TIEMPO, con su blog Mil Palabras, me invitó a su podcast para hablar de una de de mis últimas entradas de ¿Miedo a hablar en público? ¡Se le tiene la solución!, los invito ahora a ustedes a pasarse por su blog y escuchar este podcast aquí Mil Palabras


Te invito a que te pases por mis redes, son varias pero todas giran alrededor de mis pasiones: coaching, formación y escritura.

Instagram coach_sandra_mateus  Los martes hacia las 6 p. m. hora Colombia generalmente hago un live con temas que impactan nuestra vida y escritura o entrevistas a escritores, periodistas y blogueros con los que conversamos sobre su pasión por escribir.

Facebook  Sandra Mateus Coach y Escritora / Escribir un libro sin ser escritor es posible

YouTube  Coaching para escritores


Y si te gusta la literatura fantástica, te invito a leer mi novela Skïnjola, Reino de dragones. Puedes leerla en  https://www.amazon.com/gp/product/B08926553L

Todos mis libros en Amazon https://www.amazon.com/Coach-Sandra-Mateus


Mi pasión es la formación, los juegos para el aprendizaje (modalidad virtual) y el coaching. Te invito a conocer cómo puedo apoyarte a ti o a tu empresa en el desarrollo de competencias de comunicación y liderazgo en tus formadores, instructores internos y equipos en www.ecofformaciondeformadores.online 

Contacto: contacto@coachsandramateus.com o en el whatsapp +57 315 4786927

Suscríbete a este blog y así no te pierdes ningún artículo.


Email address

(Visited 271 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar