Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy seré breve… bueno, un poco. Solo quiero compartir en este espacio mi orgullo por haber clasificado ¡por fin! en mis cortitos 48 años de vida, en un concurso literario. No es que participe en muchos, aunque ahora voy a revaluar esto. Y anoche recibí, en mis manos, el microejemplar (10,5 x 1cm x 10,5cm) de los mejores 100 microrrelatos del concurso Bogotá en 100 palabras en su tercera edición, en el cual en la página 81 mi nombre quedó estampado para que mis nietos (los que aun se demoran  mucho por llegar, en realidad)  puedan chicanear algún día de su persistente abuela.

Y es un orgullo porque no se presentaron 101 participantes, no señor. En esta ocasión fueron 13.960 relatos, así que para ser mi primer vuelo en cien palabras no estuvo mal, y más cuando hay tanto talento por ahí rondando. Antes de compartirles mi ‘mini-hijo’, quiero contarles de donde nació. Hace ya varios meses tomé un taller online con una gran escritora española llamada Carmé Arrufat sobre story mailing, o, en otras palabras: cómo escribir historias para cautivar la lectura de nuestros mails. En estas clases, una vez a la semana, participaban varios españoles y Flor, mexicana. Y un día todos quedamos sorprendidos al ver cómo Flor tenía en su cabeza un pájaro, como un lorito o periquito, y luego llegó otro y luego ¡otro! Caminaban tan tranquilos sobre ella, en sus hombros, como si se pasearan por la sala de su casa. Entonces la clase se detuvo, no pudimos menos que preguntarle sobre lo que pasaba. Ella nos contó cómo había salvado al primero porque lo encontró muribundo y no se quiso ir, luego otro y el tercero, hasta que se hicieron tan amigos que todos convivían libres por la casa.

Confieso que recordar esa escena aún me parece surrealista. A los pocos días me enteré del concurso y … ¡voilá! nació Juana y lo demás aquí se los presento:

El vuelo de Juana, la mujer de los pájaros

Siempre tenía pájaros en la cabeza. Tal vez por eso, siempre soñó volar. Se llamaba Juana. En la noche eran mirlas, a la tarde palomas y en la mañana copetones. Un día, las mirlas hicieron un pacto de no agresión con copetones y palomas, engancharon juntas sus patitas en el pelo de Juana y la elevaron desde los humedales de Engativá, hicieron caso omiso de sus gritos por la llovizna cuando pasaron encima del Simón Bolívar y por fin sintieron que se calmaba llegando a Monserrate. Y allí la dejaron, disfrutando la vista, arreglándose el cabello y pensando cómo regresar.

 

Afiche del concurso Bogotá en 100 palabras (III versión) , organizado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, a través de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, el Instituto Distrital de las Artes – Idartes, la Secretaría de Educación del Distrito, la Cámara Colombiana del Libro y la Fundación Plagio de Chile.

Afiche del concurso Bogotá en 100 palabras (III versión) , organizado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, a través de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, el Instituto Distrital de las Artes – Idartes, la Secretaría de Educación del Distrito, la Cámara Colombiana del Libro y la Fundación Plagio de Chile.

 

 

Si me preguntaran si representa algo, les voy a decir que sí.

Juana somos todos. Somos Juana cuando queremos hacer algo pero aun así nos asusta intentarlo.

Queremos cambiar de trabajo, pero da miedo que no haya uno para nosotros. Queremos viajar, pero asusta el precio y que no podamos pagarlo. Queremos enamorarnos y da miedo que nos lastimen. Y entonces, solo si realmente lo que queremos es eso mismo que anhelamos, comienzan a mostrarnos posibilidades y nos toman por el cabello (como los pájaros de Juana) y nos impulsan a ir tras ello y solo los más valientes nos dejamos llevar, aún cuando no sepamos el camino. Y Juana se dejó llevar, paró de llorar y terminó disfrutando la vista… No dejemos que nuestros miedos sean más grandes que nuestros sueños.


Aviso parroquial

instagram formador elite webinar

Si eres coach que dicta talleres o formaciones, docente, capacitador en cualquier área, facilitador de entrenamientos al interior de tu empresa, la Escuela Colombiana de Formación de Formadores, Ecoff, y la Asociación Iberoamericana de Formación y Certificación, Ayfic, te invitan a este espacio de una hora en donde los entrenadores de la certificación Formador Élite compartirán algunas claves para llevar tus formaciones a otro nivel en 2020. Mira quienes lo darán, y de qué hablaremos en:   http://ecofformaciondeformadores.online/#!/-certificacion-formador-elite/


 

(Visited 393 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy coach (acreditada internacionalmente como Master Coach Ontológica Profesional con más de 3000 horas de coaching ejecutivo y equipo en Colombia y Argentina), mentora y editora para escribir no-ficción (libros, blog, artículos) tanto en proyectos personales, profesionales como corporativos. Desarrollo competencias de comunicación oral y escrita en líderes y equipos a partir de técnicas de coaching, mentoria y narrativa. Escribo libros y biografias empresariales. Como coach y formadora empresarial, me enfoco en programas de entrenamiento empresarial, formador de formadores, desarrollo de competencias blandas, especialmente comunicación y liderazgo.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar